Red Eco Alternativo ***

El ‘terrorismo’ entra en campaña

A poco menos de un mes de que comience oficialmente la campaña electoral, la palabra “terrorismo” ya ha vuelto a aparecer insistentemente en los medios de comunicación. Tras dos semanas de juicio a Askapena, organización internacionalista vasca a la que la Audiencia Nacional acusa de ser el “aparato internacional” de ETA, le ha tocado el turno a los “nuevos terrorismos”.

(Ter García – Diagonal) España - “Nueve detenidos en una operación antiterrorista de los Mossos en Barcelona y Manresa”, titulaba el pasado 28 de octubre el diario La Vanguardia. “Nueve detenidos por su relación con un grupo terrorista de carácter anarquista”, titulaba 20minutos.
El viernes siguiente, de nuevo el “terrorismo”, ahora unido a Galicia. “La Guardia Civil asesta otro golpe al brazo político de Resistencia Galega”, publicada La Voz de Galicia. Pero, ¿de dónde salen estos ‘nuevos grupos terroristas’ de los que no se conocen víctimas?
Resistencia Galega
El punto de partida fue la publicación en varias páginas web de un texto anónimo titulado “Manifesto pola Resistencia Galega” en julio de 2005. Éste defendía la necesidad de luchar por la independencia de Galicia, también a través de acciones “ilegales”.
Cuatro meses después, el 14 de noviembre de 2005, coincidiendo con el segundo aniversario del desastre del Prestige, la Guardia Civil asaltó tres centros sociales de Santiago de Compostela, Vigo y Ourense, además de varios domicilios. La operación Castañeira se saldó con once personas detenidas, militantes de la Assembleia da Mocidade Galega (AMI), y con el cierre de varias páginas web que defendían el independentismo gallego.
La Guardia Civil acusa a los detenidos de formar parte de una “asociación ilícita”, aunque no especifica el nombre y, después de los agentes les ofrecieran ser confidentes pagados del cuerpo de seguridad, según afirmaron, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz les deja en libertad con cargos. Tres años después, el magistrado decide archivar la causa, en la que a la acusación de “asociación ilícita” se sumaban ya las de enaltecimiento del terrorismo, daños, alteración del orden público, quema de banderas, agresiones a agentes de la autoridad, incendios en cajeros y mobiliario urbano, pintadas e injurias a la monarquía y a las fuerzas de seguridad. Cargos ya típicos de las movilizaciones sociales, pero muy lejanos al ámbito del terrorismo.
Pasaron tres años más hasta que la palabra “terrorismo” apareció vinculada en los medios a la ya bautizada Resistencia Galega. Fue a raíz de otra operación de la Guardia Civil, ordenada por la Audiencia Nacional, que se saldó con la detención de cuatro personas. El alto tribunal les atribuyó la autoría de pequeños ataques con explosivos contra cajeros automáticos, algunas sedes del Partido Popular y PSOE, en locales de empresas. La acusación: delitos de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos y estragos en grado de tentativa. El juicio se celebró dos años después y la sentencia, dictada por el magistrado Alfonso Guevara –"El ‘antijuez’ que nunca rectifica", le llamaba un artículo publicado en la web El Confidencial–, ya daba por probada la existencia de Resistencia Galega como organización terrorista. La condena ha sido recurrida ante el Tribunal de Estrasburgo.
En mayo de 2014 se celebró un nuevo juicio vinculado a Resistencia Galega. Carlos Calvo y Xurxo Rodríguez fueron condenados a doce y seis años de prisión respectivamente por delitos de tenencia de explosivos y, en el caso de Calvo, también pertenencia a banda terrorista. Como prueba principal: una carta de la novia de uno de ellos en la que le recriminaba “andar poniendo explosivos por ahí”. El Tribunal Supremo rebajó después la condena de Calvo a siete años, absolviéndole del delito de pertenencia a banda terrorista, pero un nuevo juicio, en abril de 2015, le sumó siete años más.
La última acción contra el ente Resistencia Galega fue el pasado 30 de octubre. Un gran operativo de la Guardia Civil, acompañado desde primera hora de la mañana por los medios de comunicación, según señala a Diagonal Nahuel, testigo de una de las detenciones, hizo registros en once viviendas y en la sede de Causa Galiza, organización política de carácter independentista a la que ahora la Audiencia Nacional acusa de ser el “aparato político” de Resistencia Galega.
Nota completa: https://www.diagonalperiodico.net/libertades/28252-terrorismo-entra-campana.html

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd