Red Eco Alternativo ***

La salud mental en pandemia

Como flexibilización de algunas actividades en el marco de la pandemia, los psicólogos han vuelto a atender en forma presencial aunque la mayoría seguiría atendiendo en forma virtual dadas las condiciones de contagio que existen. Además de evitar movilizarse hasta los consultorios operan otras cuestiones que han instalado la “virtualidad” en esta actividad.

(Red Eco/Mario Hernandez) Ciudad de Buenos Aires- “Más allá de que es una herramienta que en una situación como la que estamos atravesando obviamente tiene un grado de positividad, a mí me preocupa que esta instancia quede de una perspectiva más mercantilista, con esto del teletrabajo. Que a todos los colegas que están trabajando bajo la perspectiva de prepagas y obras sociales, creo que esto va a permitir que manejen el mercado y bajen costos”, aseguró el psicoanalista Ángel Barraco en una entrevista realizada por Mario Hernandez

Su opinión es que el teletrabajo, aplicado a las sesiones de terapia, es una forma que ha llegado para quedarse. Su preocupación es que a las grandes empresas que manejan la medicina y la salud, esto “les viene ‘como anillo al dedo’: “Una cosa es pagar una cápita por un profesional que atiende en su consultorio, que ya están bastante abatidos los honorarios que hacen por las prestaciones, pero con esto creo que le va a permitir bajar mucho más sus costos. Y esto va a tener una influencia porque no es lo mismo, desde una perspectiva de la transferencia entre el terapeuta y el paciente una terapia o un tratamiento presencial que uno virtual”.

El aislamiento está ocasionando un gran impacto en la población. Según reflexionó el psicoanalista, el coronavirus se sigue encarando como si solo fuera un tema exclusivamente orgánico, físico, relacionado solo con lo médico: “No hay una política que se aplique tanto de Nación como de las provincias para hacerse cargo de lo que todos a nuestro alrededor verificamos, la angustia, la ansiedad, depresiones, intentos de suicidio.
Cómo se ha profundizado el tema de los consumos problemáticos, el estar en soledad o aislamiento es propicio para el consumo de drogas, de alcohol. Y esto desde una perspectiva de política pública del Estado no está siendo considerado. La misma concepción que se está dando respecto al problema del coronavirus en cuanto a tirar la responsabilidad sobre la individualidad, el problema es qué hace cada uno, cuando lo que hay que verificar es que una política sanitaria integral que considere a la salud mental como corresponde, no está siendo aplicada.”

En este marco, Barraco asegura que no se han estructurado dispositivos desde una perspectiva de salud mental comunitaria, “equipos que puedan hacerse cargo y ante el llamado y la emergencia de demanda poder dar respuesta: “Sobre todo en los sectores más precarizados es muy preocupante y ya vemos que también en sectores medios, con la desocupación, la pérdida de las fuentes laborales, el cierre de negocios y fábricas. El impacto en la salud mental no está siendo considerado”.

En el diálogo con Mario Hernández, el psicoanalista también abordó el impacto que la pandemia ha traído en los niños y niñas, e incluso adolescentes que han perdido lo que era su vida cotidiana: “Si a nosotros nos produce angustia o ansiedad y todo este espectro de padecimientos como adultos, en los niños y niñas es más preocupante porque sabemos que hay síntomas y no pasan por la expresión de la palabra. Habría que darles una atención para que desde sus posibilidades puedan dar cuenta de cómo están viviendo esto desde una perspectiva de temer, de la incertidumbre, que si cuenta para los adultos obviamente para los niños también. Lo que pasa es que tiene otro tipo de significación que es más detectable desde la perspectiva de la intervención profesional. Pero no deja de ser impactante el hecho de la pérdida de la escolaridad y el encierro. Es un problemón para los padres pero cómo lo viven y lo sufren los chicos es otra perspectiva”, reflexionó.

Para cerrar la entrevista, Ángel Barraco aseguró que a pesar de las expectativas respecto a que las autoridades reaccionen sobre estas problemáticas, cree que existe aun mucha quietud: “Lamentablemente esto está amparado por muchos referentes de la salud mental muy conocidos que por alinearse partidariamente están permitiendo que esto se silencie y esa es una cuestión ética que se debería rever y que como problema no puede entrar en la consideración de la grieta. Porque es una cuestión o es otra que confronta, y en el medio hay un montón de estas situaciones que sufrimos adultos, niños y niñas. Espero que haya algún tipo de reacción en algún momento”, finalizó.

 

Logo agenda

 
Our website is protected by DMC Firewall!