Red Eco Alternativo ***

Continúa el acampe de aceiteros frente a la planta Cofco

El gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal extendió por 5 días la conciliación obligatoria en este conflicto iniciado hace casi un mes cuando la multinacional cerealera Cofco ex Nidera anunció el cierre de la planta de Valentín Alsina, en el partido de Lanús, y dejó en la calle a 195 trabajadores. Los aceiteros despedidos denuncian la militarización de la planta y el riesgo de contaminación con el posible desborde de tanques con deshechos.

Mientras desde Cofco anuncian que la empresa atraviesa una crisis producto de la baja de rentabilidad, los trabajadores nucleados en el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera (Soyeia) aseguran que no habían bajado los ritmos de producción y que la planta funcionaba en todos los turnos con total normalidad. El 28 de diciembre, la patronal determinó que comenzaba el período de vacaciones y a los pocos días los trabajadores comenzaron a recibir sus telegramas de despidos.
Si bien la conciliación obligatoria exige a la empresa a retrotraer la situación de los aceiteros al momento anterior a los despidos, la patronal no la cumple.
Cofco International Argentina, en su sitio web, afirma: “ya no participará en el negocio de aceites refinados (actividad que se desarrollaba hasta diciembre en su planta de refinación, fraccionamiento y distribución en la localidad de Valentín Alsina) y focalizará las inversiones en garantizar la continuidad y expansión de la principal actividad: la originación, el procesamiento de semillas oleaginosas, y la comercialización de cereales y otros productos derivados de la molienda de soja y girasol, cuyo principal destino es la exportación”.
Teniendo en cuenta este “cambio” en la orientación de la producción, es que los aceiteros de la ex Nidera afirman que la empresa no está en crisis y que los despidos son ilegales, “ni siquiera presentaron un proceso preventivo de crisis y esto se explica porque es una multinacional grande que compite directamente con Cargill, a la que hoy le es rentable la producción de la materia prima (semillas) para industrializarlas en el exterior”.
Los trabajadores alertan que, al cerrar, la multinacional abandonó piletones donde van a parar desechos de la producción que bajo tratamiento de purificación se transformaban en agua, todo esto bajo el control de Acumar. Frente al cese de actividades, las lluvias aumentan el nivel de los piletones y el paso del tiempo la descomposición si no se controla por personal capacitado, lo que significa un grave riesgo de contaminación para el barrio apostado en los alrededores de la planta.

Fuente: La Izquierda Diario

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd