Una política perversa

Nuevamente el foco de los medios se colocó en niños que mueren por desnutrición. En esta oportunidad le tocó a la provincia de Salta.

 
(Analia Rodriguez- Red Eco) Salta- Mientras los medios se esmeran en sumar niños muertos por desnutrición, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey se ocupa de deslindar responsabilidades manifestando que las “muertes de niños en el norte de esa provincia, son un problema cultural, no sanitario ni social, porque los aborígenes no concurren al hospital”.
Esta excusa que atribuye “diferencias culturales” a un problema estructural como el abandono y maltrato a las comunidades originarias y los sectores económicamente más pobres de la sociedad, es ampliamente utilizada por gobernantes y funcionarios no sólo en Salta sino en cada provincia en la que resurge el tema.
Salta, Chaco, Formosa, Misiones, esporádicamente esta problemática vuelve a aparecer en los medios. Cuando sucede, se inician campañas que para sanearlo, se realizan visitas sanitarias, se destinan partidas presupuestarias, pero cuando la atención mediática se corre hacia otros temas, todo vuelve a la “normalidad”, una normalidad que para los niños y niñas desnutridas/os y sus familias representa abusos, malos tratos y discriminación, en los hospitales y centros de salud.
En 2009, el foco se puso en Chaco, la respuesta del ministro de Salud local, Ricardo Mayol, fue: "hay casos que no solamente son infecciones crónicas, sino que también muchos aborígenes evitan ser atendidos y no quieren concurrir a los centros para su sanación. Estas son cuestiones que se deben respetar".
Volviendo a Salta, mientras el Gobernador ponía el acento en las pautas culturales, su Vice, Andrés Zottos, lo hacía respecto al uso que los miembros de las comunidades dan al dinero que se les otorga mediante tarjetas de compra, los Wichis, según Zottos, “la gastan en celulares o artículos de consumo”.
En una nota de COPENOA publicada el martes (Desnutrición y muerte de niños indígenas en Salta ), se hace hincapié en que el problema no es sólo por una deficiencia en el sistema sanitario, sino de un mecanismo perverso que tiene varios ejes: oculta y tergiversa información (fraguando actas de defunción que no detallan las causas de las muertes) con el objetivo disminuir las cifras reales de las muertes por desnutrición en la provincia de Salta.  Otro eje son las internas de poder, sobre nombramientos en el servicio de salud, directores de hospitales, jefes de centros de salud, han contribuido al decaimiento de las prestaciones del servicio de salud, también denunciado por los pueblos originarios.
A su vez, la salud pública no contempla un cambio de concepto sobre las pautas culturales de salud en respeto a los pueblos originarios, sometiendo a esta población a un sistema invasor, que los aborígenes rechazan.
Por ejemplo, en la nota mencionada indican: “en los planteos realizados por distintas comunidades aborígenes, sobre la problemática en cuestión, estos insisten en la dificultad sobre la comunicación entre médico, agente sanitario y paciente, ante el desconocimiento de los facultativos de las lenguas ancestrales, como del idioma español por parte de los originarios.
Cabe destacar otro tema que intencionalmente es dejado afuera, que también da cuenta del no respeto a la cultura de las comunidades aborígenes y que está fuertemente vinculado a la problemática de la desnutrición. Se trata de la propiedad de las tierras y el desmonte para la introducción de ganado y más recientemente de cultivos como la soja, que los gobiernos provinciales y nacionales apoyan y fomentan. Estas comunidades son empujadas a salir de sus territorios, circunscribiéndolas a pequeñas parcelas o hacinándolos en la periferia de las ciudades,  quitándoles así el alimento, la medicina y el cobijo que siempre les brindó el monte. Es decir, asesinando su cultura, se convierten en cómplices de la muerte. Muertes que no se producen esporádicamente como indican las noticias, sino sistemáticamente desde hace siglos.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd