Red Eco Alternativo ***

Nuevo atropello a las comunidades mapuche

El 20 de febrero una empresaria/periodista/politica reconocida de Esquel decidió anular con una gran zanja de lado a lado, el único acceso a los campos y viviendas de varias familias de la comunidad Nahuelpan, quienes usaban ese camino hace, al menos, 70 años. Para visibilizar el reclamo decidieron cortar el acceso al callejón sobre la ruta 40, y marcharon hasta tribunales de Esquel y a la casa de esta señora exigiendo la resolución de la justicia. Por Agencia de Noticias Prensa del Pueblo.

María Elena Paggi, periodista, candidata a Intendenta de Esquel en 2015 (Agrupacion Miguel Falcón- FPV), quien posee campos linderos a la comunidad Nahuelpan, llegó el sábado con un camión y una maquina y realizó una enorme zanja, dejando a la familia de Ángel Quilaqueo y Catalina Yancaqueo, personas mayores, aisaldos en situacion de clara vulnerabilidad.
El camino alternativo que la señora Paggi menciona en su descargo en medios locales, no existe como tal. Era un paso a caballo que fue alambrado por los distintos propietarios linderos.

Testimonio de Gabriel Nahuelquir, yerno de Ángel Quilaqueo:
“La situación es muy complicada. Pasamos por un atropello que de verdad no esperábamos. Hoy estamos esperando que la justicia actúe, porque podríamos entrar por nuestros medios, pero queremos que la justicia ponga orden y no vuelva a pasar algo así en nuestra comunidad.
La comunidad Nahuelpan la integran alrededor de 27 familias, que por diversos motivos algunos han migrado a la ciudad y otros siguen viviendo aquí.

El acceso de la ruta 40 tiene al menos 70 u 80 años. Los ancianos de la comunidad recuerdan desde chicos haber usado ese camino. María Elena Paggi, heredó esos terrenos de su abuelo, uno de los adjudicatarios del territorio que fue loteado luego del desalojo de la comunidad en 1937. Hace 30 años más o menos lo titularizó a su nombre. El camino siempre estuvo. Cuando estaba su abuelo estaba. Hoy viene e invade cualquier acuerdo, papel o lo que haya sido, apropiandose el callejón que inclusive está alambrado en ambos lados.

El otro acceso del que ella habla, no existe. el único camino que hay es el que ella cortó. El que ella menciona es un camino que llegaba a la familia Yancaqueo, y desde su casa salía un pedrero por el que se trasladaban hasta lo de Angel a caballo y que luego fue alambrado por los distintos propietarios que fueron cercando todo. A la casa de Angel Quilaqueo y Catalina hace ya 12 días que no podemos llegar”.
Estamos esperando que la justicia resuelva esto porque incluso ese camino se utiliza para que la municipalidad pueda acceder a ese lugar con distintas ayudas que hace a la familia.

Por otro lado Angel Quilaqueo es el Lonko del Camaruco (ceremonia mapuche) y el 20 de marzo empieza, y son momentos importantes para la comunidad, que llevan mucha organizacion desde los días previos. necesitamos resolverlo lo más rapido posible. Nuestra abogada Sonia Ivanoff ya ha hecho todas las presentaciones judiciales posibles, incluso ha estado con gente del INAI. Pero el tribunal de Esquel si bien recibió nuestras denuncias, por algún motivo que desconocemos, no ha dado ninguna respuesta al día de hoy.
Paggi se excusa con que le falta ganado, que hizo denuncias, pero mi suegro Angel es una persona grande, que no tiene necesidad de andar peleandose con nadie, no le contesto nada.

En uno de los momentos ella se llegó al campo de Ángel de manera prepotente, como si fuera la patrona de todos y todo, que quiere que le manejen todo con llaves. Y cuando no se hace de la forma que ellos quieren, por supuesto pasan estas cosas como la que estamos padeciendo. Por eso queremos que la justicia actúe. Porque en el siglo XXI ya no nos maneja la comunidad una María Elena Paggi, ni los Lewis, ni nadie.”

El camaruco es un acto histórico de la comunidad, viene de nuestros abuelos y se llevaa cabo todos los años. se ralizan las rogativas, se pide por la gente del lugar, por el campo, para que los tiempos de invierno sean buenos y nieve, que en el verano haya agua y no sequía, por la producción, es muy importante para la gente de la comunidad, y lo realiza una persona capacitada y nombrada para esa ceremonia como es el lonko de nuestra comunidad. Hoy no puede salir de su casa con los caballos y los insumos que necesita para eso.

Paggi tiene dos cuadros. El de los carneros y el de las ovejas donde también tiene la casa. Entre medio de los dos cuadros, pasa este callejon, alambrado por los dos lados. En ningún momento nadie entra por su propiedad. Ese callejon estuvo históricamente y la gente de aquí sabe que ese camino está hace más de 80 años.

En la entrada de un callejón, ella ya había puesto una tranquera con candado. Ahí ya empezó con el tema de los candados. Y luego no nos dejaba pasar, controlaba quien estaba o no estaba en el campo, que si iba mucha gente… al campo de Angel y Camila, cosa que no sé por qué lo hace, porque le gusta controlar, porque no le corresponde.
Mi esposa y yo ayudamos a Catalina y Ángel en el campo y tenemos allí también nuestros animales. De hecho quedó el camión con el que trabajó, ahí adentro hace 12 días y todavía no lo puedo sacar”.

La “Reserva Nahuelpan” y el desalojo del 37
Ubicada a 16 kilometros de la ciudad de Esquel, depto. de Futaleufú, La “Reserva Nahuelpan”, reconocida como tal por el Estado Argentino en 1908 (decreto 5047), tenía posesión de 19.000 hectareas. Este reconocimiento estuvo basado en la cooperación del Cacique Francisco Nahuelpan en el contexto de negociaciones con Chile en 1902 en la cual él y su gente declararon su “argentinidad”. En 1937, el mismo Estado Argentino, a través de otro decreto, desconoce este derecho territorial y ordena el desalojo, conocido y recordado como el desalojo del 37´ en Boquete Nahuelpan.

Allí viven desde principios de siglo, varias familias mapuche tehuelche emparentadas entre sí, como Nahuelpan, Quilaqueo, Catrilaf, Prane, Basilio, Aillapan, Napaiman, Ainqueo, y otras.
En 1937 mas de 300 personas, entre niños adultos y personas mayores, fueron brutalmente desalojadas, sus casas fueron quemadas, y perdieron sus animales y todo lo que tenían. Debieron trasladarse a otras comunidades y parajes, o ubicarse en la periferia de Esquel, en lo que hoy es el Barrio Ceferino, por ejemplo. El territorio fue loteado en parcelas de hasta 2.500 hectáreas, que fueron repartidas entre la elite de Esquel y algunos lotes también quedaron para el Ejército Argentino.

Los adjudicatarios de tierras tras el desalojo de Nahuelpan fueron: Manuel Lostra (Lote 1,
2.455 ha), Ricardo Alberto Rioboo Meabe (Lote 2, 2.455 ha), Nicanor Amaya (Lote 3, 2.450 ha), Lorenzo Amaya (Lote 4, 2.450 ha), Gualberta Amaya (Lote 5, 2.440 ha), Benito Alemán (Lote 6, 2.560 ha), Vicente San Román (lote 7, 2.450 ha), Guillermo Juan Roberts (lote 8) y el escribano de por aquel entonces Pedro Memphis Paggi (lote 9).

En 1948, en un supuesto “acto reparador”, el Estado Argentino, (decreto 13806) restituye los lotes 2, 3 y 6 a los “familiares directos” de Francisco Nahuelpan. Desconociendo cualquier posesión comunitaria, los modos de habitar el territorio y las movilidades internas de cada comunidad, sus vínculos y parentescos. Muchos no pudieron regresar, y algunos pocos sí lo hicieron. Entre ellos ésta pereja de ancianos que hoy se ven encerrados en su propio lugar, por la arbitraria decisión de la señora María Elena Paggi.

Dentro de los alambrados de unos y otros quedaron las “taperas”, restos de viviendas y corrales “de los que ya no están”, “los que no pudieron volver”, junto a los árboles añejos que protegían las casas de la comunidad, hasta el Chenque (enterratorio) quedó en manos privadas.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!