Heridos y detenidos en defensa de Benetton

Integrantes del Lof de Resistencia Mapuche Cushamen fueron reprimidos y encarcelados, en muchos casos además incomunicados, por la policía de Chubut y por agentes de Gendarmería Nacional especialmente enviados a la provincia. En el reino del revés, el Estado argentino ataca a pobladores originarios con el objetivo de desalojarlos y darle las tierras al empresario italiano. Red Eco Alternativo.

(Red Eco) Chubut – La comunidad mapuche del lof de Cushamen fue reprimida martes y miércoles por más de 150 efectivos de Gendarmería e Infantería, además de personal de la policía chubutense.

El martes las fuerzas de seguridad llegaron con carros de asalto, cortaron los caminos de acceso y dispararon con balas de goma. En este marco detuvieron a 3 personas. Además, la policía montada de la provincia atacó a integrantes de comunidades del Maitén que se acercaron al lof; allí fueron encarcelados otros 7 mapuche y no mapuche.

Todos los detenidos están heridos. Nicolás Daniel Hernandez Huala (que es menor de edad), Ariel Marioto Garci y Ricardo Antihual están en la unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal con causas del ámbito de la Justicia Federal, imputados por la comisión de los delitos de impedir la circulación del transporte ferroviario, resistencia a la autoridad, lesiones y daños agravados. Fueron indagados en la sede federal del Juzgado de Esquel, y se les rechazó el pedido de excarcelación por lo que permanecen detenidos.

Los otros 7 detenidos se encontraban en la Comisaría 1ra de Esquel por causas del ámbito de la Justicia Provincial. Durante este jueves 12 de enero se llevó adelante una audiencia en los Tribunales de esa localidad chubutense para definir su situación y finalmente la justicia aceptó la presentación de habeas corpus y fueron liberados en horas de la tarde.

De todos modos, en la noche del miércoles 11, momento en que muchas organizaciones y comunidades estaban movilizadas en la ciudad de Esquel a la espera de las resoluciones judiciales de los detenidos, se produjo una segunda represión por parte de Gendarmería y la policía provincial.

Quienes se encontraban dentro de la comunidad Lof en Resistencia Cushamen relataron que los agentes “entraron a matar” y comenzaron a disparar a quemarropa sin contar, desde ya, con orden judicial.

Así relató lo sucedido un integrante de la comunidad a La Izquierda Diario: “Llegaron alrededor de las ocho de la noche fuertemente armados e hicieron un ingreso como a 300 metros de la guardia. En un momento que pudimos identificar que estaban bajando dimos señal de alerta, nos acercamos al lugar y nos empezaron a efectuar disparos de escopeta hacia nuestra integridad (…). Abrieron fuego hacia los comuneros. (…) Hemos encontrado cartuchos de plomo. (…) Ellos nos tiraban balas y nosotros les tirábamos piedras (…). En ningún momento cruzaron palabras. Lo único que decían es ´ahora nos van a conocer ustedes`, y se nos reían en la cara”.

Como consecuencia del ataque policial hay dos heridos graves. Emilio Jones sufrió una fractura del maxilar y deberá ser operado, y Fausto Huala se encuentra internado en el Servicio de Terapia Intensiva del Hospital de San Carlos de Bariloche. En diálogo con Radio Fogón, Isabel Huala, madre de Fausto, se refirió a su estado de salud: “dijeron que Fausto estaba evolucionando bastante bien. Él está en Bariloche internado en terapia intensiva por el oído izquierdo. Tiene traumatismo de cráneo y un derrame interno, suponemos por perdigones. En el transcurso de estas pocas horas ha evolucionado bastante bien y esperan que siga así”.

El por qué del ataque

Gracias al aval del Estado chubutense, estas tierras ancestrales estaban bajo dominio de la Compañía de Tierras del Sud Argentino que pertenece al empresario italiano Luciano Benetton. Además, las vías por donde circula el tren turístico La Trochita, propiedad del Estado de Chubut, atraviesan este territorio mapuche.

El Lof de Resistencia Mapuche Cushamen lo recuperó en 2015, pero desde entonces esta es la tercera vez que la comunidad es reprimida y sus integrantes detenidos arbitrariamente. A su vez, han sufrido intentos de desalojo, persecución y en los accesos hay presencia militar permanente.

Sonia Ivanoff, abogada de la comunidad, explicó a la Agencia Andar: “en ese momento, la Provincia de Chubut —que administra La Trochita— denunció a la comunidad por impedir la circulación del tren; sin embargo, la justicia federal de Esquel sostuvo que los reclamos del pueblo originario debían ser observados bajo el respeto de los derechos indígenas consagrados en los tratados internacionales y convocó a una mediación para no judicializar el conflicto”.

Así fue como se conformó una mesa de diálogo integrada por el gobierno provincial y el lof de Cushamen. La familia Benetton fue invitada, pero no asistió; mientras que la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos participaron como veedores. Sin embargo, el Ejecutivo de Chubut decidió cerrar esta instancia de diálogo de manera unilateral y volvió a llevar su reclamo a la justicia.

Este martes 10 de enero, las fuerzas de seguridad ingresaron en el territorio mapuche a partir de una resolución del juez federal Otranto, quien ordenó el despeje de las vías.

Sin embargo, el magistrado aclaró a través de un comunicado que su orden sólo buscaba remover y secuestrar los obstáculos materiales que se encontraban sobre las vías de circulación de La Trochita. De todos modos, Ivanoff aseguró: “la orden de allanamiento para constatar el estado de las vías fue, en forma encubierta, un nuevo intento de desalojo. Otro más desde que se inició el proceso de recuperación de estas tierras (…). El desalojo se realizó con un despliegue desproporcional, con un cerrojo establecido a kilómetros alrededor de la comunidad y sin control del operador judicial”.

A su vez, tanto desde el Estado nacional como provincial se han escuchado voces criminalizando a los pueblos originarios y defendiendo a los privados. El gobernador Mario Das Neves realizó declaraciones que apuntaban a presionar a la justicia para que actúe según los intereses privados sin reconocer en ningún momento los derechos de los pueblos originarios, que se encuentran garantizados por las constituciones nacional y provincial.

Ivanoff, en este caso en diálogo con La Retaguardia, habló de un ataque sistemático contra los mapuche previo a la represión: "Patricia Bullrich determinó dentro de la Seguridad de la Nación además del narcotráfico el problema del pueblo mapuche en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut. Parafraseando su informe del 30 de agosto como ministra, ha definido al pueblo mapuche y a sus líderes diciendo que pretenden imponer ideologías por la fuerza y ordenó a la policía de seguridad aeroportuaria que haga tareas de investigación (…). Desde diciembre de 2014 hay causas de espionaje ilegal, de hecho está procesado un ex SIDE que realizó inteligencia. El juez federal Otranto debe resolver la participación de dos comisarios de la Policía de la Provincia y dos fiscales del Ministerio Público Fiscal de Chubut”.

Isabel Huala, mamá Fausto, herido, y de Nicolás, detenido, también fue clara respecto a los intereses que se esconden detrás de tanta violencia: “es una lucha por la tierra, por la dignidad, por la cultura. El ministro (de Gobierno, Pablo Durán) sale a decir en el diario que los mapuche son terroristas y firma un acta acuerdo con dirigentes que son manejados por el gobierno. Nosotros no queremos un acta acuerdo. Queremos que nos dejen de ir a reprimir, queremos que dejen de acosarnos, de ponernos el dedo acusador, de decir que estamos con las FARC, que somos violentos, que somos terroristas. La realidad es que estamos embromando sus negociados y por eso nos atacan y nos reprimen. Das Neves manda 200 milicos para ver las vías, con tanquetas hidrantes, con avión hidrante. Es como ponerle nafta al fuego. No podemos permitir ciertas cosas. Nosotros estamos luchando por la dignidad de nuestro pueblo, por recuperar las tierras y para que no sigan destruyendo la tierra”, afirmó a Radio Fogón.

La liberación de 7 detenidos es un gran paso, pero la preocupación por el estado de salud de los heridos y las personas que permanecen encarceladas continúa. A lo largo de todo el país se convocaron a diferentes movilizaciones para denunciar la represión y exigir la libertad de los mapuche, entendiendo además que se trata de presos políticos.

Para este viernes 13 de enero, a las 11, ATE convocó a una concentración en la Plaza Pagano de El Bolsón, para marchar en repudio a la represión y la criminalización de la protesta social.

A su vez, también viajarán para acompañar a las comunidades referentes de los derechos humanos y sociales como Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Pablo Pimentel de la APDH La Matanza, María del Carmen Verdú de Correpi, y Margarita Cruz de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos.

Imagen: Cholila Online

DMC Firewall is a Joomla Security extension!