“El fiscal consagra la impunidad y somete a las víctimas y sus familiares al más horrendo y cruel estado de indefensión”

Lo afirmaron los familiares de las 74 víctimas de la tragedia del avión de Austrial, que se estrelló en octubre de 1997 en Fray Bentos, tras el alegato del fiscal Juan Patricio García Elorrio en el que pidió la absolución para los 35 acusados de “estrago doloso”.

Entre los imputados en el juicio, que comenzó en marzo de 2019, figuran el entonces presidente de Austral, Manuel Morán Casero, y el vice Mario Sruber, además de directores y gerentes.

Las audiencias continúan con los alegatos de las defensas, y posteriomente el Tribunal Oral Federal Nº 5, integrado por los jueces Daniel Obligado, Adriana Palloti y José Martínez Sobrino, emitirá su veredicto.

Compartimos el comunicado de los familiares de las víctimas de la tragedia de Austral, difundido tras el alegato del Ministerio Público:
Entre la cloaca de Comodoro Py y el estado de indefensión

El jueves 16 de septiembre, los familiares de las víctimas del desastre aéreo del vuelo 2553 de Austral Líneas Aéreas, ocurrido el 10/10/1997, revivimos la muerte de nuestros seres queridos, pero esta vez en manos de quien debía velar por los derechos de las víctimas, del propio Ministerio Público Fiscal, representado en la persona de Patricio García Elorrio, a cargo de la Fiscalía General Nº 4, quien solicitó, al finalizar su alegato, la absolución de la totalidad de los imputados de la empresa Austral y la Fuerza Aérea Arentina, durante el debate oral que se viene desarrollando en el Tribunal Oral Federal Nº 5.

Luego de 24 años, que se cumplen el próximo 10 de octubre de este año, el Fiscal García Elorrio consideró que no podía acusar por el delito de estrago doloso por la cual fueron procesados los imputados y en base a lo cual tanto el Fiscal de Instrucción Eduardo Taiano como la querella y el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 2 efectuaron los pertinentes requerimientos de elevación a juicio.

Para García Elorrio el Informe Final de la Comisión Investigadora de Accidentes de Aviación Civil de la República Oriental del Uruguay, que determinó como una de las causas de la tragedia aérea, la condición de engelamiento de los tubos pitot que produjeron lecturas erróneas en los velocímetros y por ende la tripulación adoptó maniobras que provocaron el descontrol de la aeronave debido al incumplimiento de la instalación de luz de advertencia que era obligatoria en la Argentina, no resulta válido como prueba debido a las conclusiones de la pericia ordenada por el Tribunal Oral Federal Nº 5, dado que los peritos en mayoría consideraron que resultaban válidas las observaciones que formuló en su oportunidad la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil de la República Argentina a dicho Informe Final y, por ende, la responsabilidad de la tragedia recae exclusivamente en los errores cometidos por los pilotos. Volvimos a foja cero.

Así, el Fiscal García Elorrio con su decisión de no acusar y el pedido de absolución que realizó en la jornada de ayer, consagra la impunidad y somete a las víctimas y sus familiares al más horrendo y cruel estado de indefensión. Ni siquiera tuvo en consideración el Informe Pericial suscripto en disidencia por el Perito Pelito oficial Carlos Lupiañez, quien con objetividad e imparcialidad dictaminó que las causas del desastre aéreo eran las que había determinado la República Oriental del Uruguay en el Informe Final del año 1998.

Hay que recordar a la opinión pública que la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil de la República Argentina pertenecía a la Fuerza Aérea Argentina y por ende su informe sólo tuvo como fin garantizar la impunidad a los acusados, la que a partir del pedido de absolución del Fiscal García Elorrio ha sido garantizada en forma palmaria, echando por tierra lo que habían sostenido años atrás tanto el Juez como el Fiscal de Instrucción y la Cámara de Apelaciones del fuero, que convalidó los procesamientos por el delito de estrago doloso.

Un doloroso retroceso que ilustra acabadamente que en el fuero penal federal de Comodoro Py no existe el estado de justicia y solo reina el estado de indefensión, con mucho olor a podredumbre.

Por el contrario, la querella ha sostenido en forma permanente a lo largo del dilatado proceso penal que el desastre aéreo del vuelo 2553 obedeció a la etapa más oscura y corrupta de la aeronavegación comercial de la República Argentina, la década de los 90, donde ocurrieron, además de la nombrada, las tragedias aéreas más graves: la muerte de la azafata Lilian Almada (Interaustral) en el año 1995 y LAPA en el año 1999.

Asimismo, en caso que el Tribunal Oral Federal Nº 5 dicte sentencia absolviendo a los imputados, con los mismos argumentos que el fiscal García Elorrio, no solo se habrá coronado la impunidad sino que además ello implicaría declarar nulo el informe final del Uruguay, generando un eventual conflicto diplomático y/o judicial con el país hermano y los estados unidos que, como estado del fabricante de la aeronave DC 9 32, avaló las conclusiones de la investigación técnica conforme el anexo 13 de la OACI.

Como hemos sostenido durante nuestro alegato en el debate oral, y lo corroboramos luego del alegato del fiscal García Elorrio, la historia se repite, la primera vez como tragedia, la segunda como farsa.

Sin justicia no habrá paz para las 74 víctimas de la tragedia de Austral, ni para sus familiares, ni para la sociedad argentina.

Fuente: ANRed.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!