“Lo vivimos como un vuelto, ese día hacía un mes que habíamos logrado la libertad de dos jóvenes en una causa armada”

En la tarde del pasado 6 de mayo, en Villa Itatí de Quilmes, oficiales de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), hostigó y reprimió con balas de gomas a jóvenes que se encontraban en la puerta del Centro Cultural y Educativo Juanita Ríos. Varios de los chicos agredidos eran menores y uno de ellos fue cargado al patrullero, en el que le dieron vueltas durante una hora. Además de los jóvenes, también vecinos y vecinas resultaron heridos de balas de goma. El hecho se sumó a otros de abuso policial en el mismo día en el barrio. En el Enredando las Mañanas, programa de la RNMA, entrevistamos a Itatí Tedeschi, referente del centro cultural, para que nos relate lo sucedido días atrás, su hija es una de las agredidas. “No creemos que esto sea casual, lo vivimos como un vuelto, ese día hacía un mes que habíamos logramos la libertad de dos jóvenes en una causa armada”, contó. Por RNMA.

Itatí, referenta de la organización que funciona en el Centro Cultural y Educativo Juanita Ríos, contó el hecho sucedido el pasado 6 de mayo. Comenzó: “El grupo de chicos estaba en la puerta de la organización, como están todos los días. Sabemos que, en los barrios populares, la calle es el patio de la casa de cada uno, más cuando hay una organización cerca. En las viviendas, como las familias son grandes, cada vez hay menos espacio para estar y los pibes se juntan en la calle.

Y continuó: “El grupo estaba tomando una gaseosa, muchos de ellos estaban con sus motos. También la mía estaba estacionada en la puerta del local, sobre la calle. En eso, pasa un grupo de la UTOI, que es la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas y de las fuerzas de la provincia de Buenos Aires. En principio pasa un grupo, dice “buenas noches”, se van y luego viene otro y le dice a los chicos “todos contra la pared” y los empiezan a identificar. De los presentes dos eran mayores, uno de 19 y otro de 22, el resto eran menores. Les piden los documentos y ahí mi hija le dice que ella es menor y sin embargo la revisaron igual. Había otro nene y le tocan los pechos. Interviene mi hija diciéndoles a los policías que no lo pueden tocar porque es menor. En eso el policía vea a mi hija sentada en la moto y la obliga a bajar, le preguntan de quien era. La moto era mía. Le vuelven a decir “bájate de la moto o queres que te baje”. Ella contesta “bájame”. Entonces la agarran de los pelos, la tiran al piso y lo que me contaron ayer los chicos es que le ponen los manos para atrás y la arrastran por el suelo. Y después sucede todo lo que se ve en los videos, que yo llego pidiéndoles que me respondan quien estaba a cargo para hablar de lo que estaba sucediendo, mientras retenían a mi hija y ella intentando zafarse. Cuando digo que la moto es mía, que tengo los papeles, uno de los policías me dice que me la lleve si es mía y en eso uno de los chicos quiere agarrar la moto y ahí se ve que lo agarran del cuello.”

La referenta contó además que las organizaciones del barrio trabajan en prevención ante hechos de abuso policial, conjuntamente con el ministerio y la secretaría de seguridad. Entonces, ante los hechos comenzó a llamar a funcionarios para que dieran respuestas por lo que estaba ocurriendo. ” Cuando llega el jefe de la UTOI, le da órdenes que estos policías desobedecen totalmente. Al chico llamado Kevin se lo llevan igual, se cargan mi moto, al muchacho lo pasean durante una hora, siendo que el jefe le decía que lo soltaran, pero igual lo seguían apretando del cuello, hasta que lo dejaron sin aire y se desvaneció y cayó al piso.”, expresó Itatí. Y agregó: “Los vecinos ven que al pibe lo arrastran como siete cuadras y eso hace que se sumen. Se descontrola la situación.”

“La verdad es que no respetaron estos policías ni siquiera la orden del jefe, siendo como es verticalista. No hicieron caso a ninguna de las órdenes. De hecho, ya casi terminando, uno de los policías monta de nuevo la escopeta y se la vuelve a poner sobre la cabeza de mi hija y el jefe se pone adelante. Y le dice a este: “basta, ya está, cálmate” “, destacó. Y resaltó, además: “Yo no puedo pensar que todo esto es casual, tratándose de una organización del barrio en particular, en la puerta de nuestro local.”

Sobre la situación del joven detenido amplio: “Se lo llevan a Kevin y lo tienen una hora arriba del camión celular dando vueltas, que lo llevaban a Avellaneda, que lo llevaban a Quilmes. Cuando en realidad lo debían llevar a una comisaría donde estaban los jefes esperándolo para que lo bajaran al chico y entregárselo a la madre.”

Consultada sobre si tomaron medidas legales hacia los oficiales involucrados dijo: “Hice una presentación en el Juzgado Penal, el día lunes pasado. Está en la Fiscalía de Doctor Riva, tenemos el número de causa y por otro lado también ayer se hicieron presentes funcionarios del área de seguridad que nos dijeron que pasaron la causa a Asuntos Internos. Nosotros esperamos un poco más. No alcanza que lo pasaran a Asuntos Internos con todos los videos y pruebas de cómo se dieron los hechos.”

También contó que el hecho represivo fue en el contexto de otros que se sucedieron en el mismo día: “Esto que nosotros pudimos llegar a grabar es un hecho de varios que ocurrieron en el barrio ese día desde las 16. Diferentes sucesos con la policía, hay videos también. Por ejemplo, con cartoneros, hay un chico herido de tres años. Son todos episodios en el mismo día.” Y agregó: ” La hija de once años de una compañera del barrio, referente de jardines comunitarios fue herida de bala de goma en la pierna. Y además una chica de 20 que estaba con mi hija también tiene una esquirla de bala de goma atrás cerca de la nuca, de ser otro tipo de proyectil, quizás la joven no estaría con vida. También otra vecina tiene heridas en la panza y vecino en la espalda y dos heridas en la pierna. ”

“Esperamos, deseamos que desde el ministerio no esperen los tiempos de la justicia y separen mientras tanto a estos oficiales, hasta que se aclarezca la situación de los que actuaron. No estarán ahora en nuestro barrio, pero pueden estar en otro y actuando de la misma manera”, reflexionó Itatí.

Y aclaró: “Lo sorprendente es que no es un barrio hostil a las fuerzas, hace mucho tiempo que están. Al principio cuando cayeron con Vidal hubo conflicto con ellos, se paraban en las puertas de las organizaciones, molestaban a los jóvenes, cosas que se fueron corrigiendo en trabajo conjunto con las organizaciones. Entendíamos que era una fuerza de choque preparada para entrar donde la policía de la provincia no entra.”

Sobre la respuesta que recibieron desde el Ministerio afirmó: “explican que son oficiales que ingresan nuevos, que les falta preparación. Lo cual no justifica. Además, que es parte de la misma formación que explica que sean así, por más nuevos que sean.”

Acerca de lo que esperan de cómo se aborde lo sucedido dijo: ” Necesitamos más respuestas porque esto es una forma de controlar a las organizaciones sociales, el mensaje de miren esto le puede pasar a cualquiera.” Y fue contundente al detallar: ” paso con nuestra organización que ese mismo día hacía un mes que habíamos logrado la libertad de dos chicos con una causa armada y que justamente uno de ellos es hijo de Noe, y hermano de la chica de 11 que termina con la bala en la pierna. Estuvieron padeciendo todo el proceso de esta causa durante tres años. Ese día de la represión hacia un mes de que había logramos la libertad definitiva a estos jóvenes. Lo vivimos como un vuelto de esto que venimos trabajando.”, remarcó para finalizar.

Escucha la nota completa ACÁ

Our website is protected by DMC Firewall!