Red Eco Alternativo ***

Morena y Facundo

Compartimos a continuación los textos “Morena y la deuda histórica de un estado roto” de Claudia Rafael y Silvana Melo, y “Los asesinos de Morena” de Alfredo Grande, publicados por la Agencia Pelota de Trapo sobre Morena Domínguez y Facundo Molares.

Morena y la deuda histórica de un estado roto

A tres días de unas PASO desangeladas, un robo violento que provocó la muerte de una nena de 11 años puso sobre la escena la pintura contundente de una historia de décadas. El rol del Estado en cada uno de sus estamentos, la desigualdad, el combo política-policía-pobreza. Una historia trágica que quedó al desnudo ayer por la mañana en el Conurbano Sur. Por Claudia Rafael y Silvana Melo

La campaña para unas PASO desangeladas se cerró abruptamente, con el rostro de una nena de once años. Caída a las 7,30 de la mañana en el cordón de una vereda donde ladrones en moto le arrancaron la mochila y la golpearon antes de escapar. Caída, Morena, en las ruinas de un estado que ahora la ve, rutilante en los carteles que piden justicia por ella. Por ella, que temprano estaba muerta de sueño yendo a la escuela cuando todavía era de noche, con la cara lavada a las corridas, sintiendo el frío en las mejillas, por ella, que empezaba un día como tantos otros que vendrían en esa vida que tenía por delante, tan larga.

Morena cayó a los once años en Lanús. Sur del conurbano, donde siete de cada diez niños y niñas son pobres. Y varios de ellos indigentes. Es decir, con hambre continuada. Son hijos y nietos de familias quebradas. Desechas en los años 90, cuando el trabajo sucumbió, explotó el narco y los vínculos sociales comenzaron a ser muy otros. Entre barrios cerrados y villas, la desigualdad abrió fosas infranqueables.

Durante algunas horas –por alguna filtración malintencionada- se instaló el protagonismo de un chico de 14 años como victimario. Se publicó su fotografía e inclusive, en algunos medios periodísticos, su nombre y apellido. Finalmente, se desmintió la versión aunque nadie reconoció “el error” que, por cierto, servía en bandeja de plata la posibilidad de reclamar sin discusión alguna la baja en la edad de punibilidad.

Morena cayó tres días antes de una elección que no convoca a nadie. Cuando le mandaba un mensaje a su abuela, al bajar del colectivo. “Llegué bien”, quiso decirle. No pudo. Su celular fue el encantamiento fatal de los motochorros. Que minutos después trataban de venderlo en Pompeya y en Once. Eran, parece, dos hermanos de 25 y 28 años. Que, según Diego Kravetz –intendente interino de Lanús porque Néstor Grindetti quiere ser gobernador- “son gente que no piensa en robar un banco. Sino que busca robos chicos para inmediatamente volcarlo en la compra de drogas”.

El estado municipal lo sabe y reivindica saberlo al dedillo. El estado provincial también conoce la trama profunda de esa realidad. Una realidad que desde cada uno de sus estamentos institucionales se fue fecundando a lo largo de las décadas en las que se construyó una marginalidad inexorable. Los 40 años desde la recuperación de la democracia constituyen a esta altura la prueba irrefutable del triunfo de los planes económicos impulsados durante los tiempos del terrorismo de Estado. Varias generaciones devoradas por el individualismo atroz, por la pobreza creciente, por la disparada aluvional en el consumo de drogas, por la falta de empleo pero a la vez, donde hay empleo no alcanza para sobrevivir más que unos días (el salario mínimo es de 112.500 pesos mientras que la canasta básica es más del doble). A lo largo de las últimas cuatro décadas los vínculos sociales fueron crujiendo hasta dejar destrozados sus entramados más amorosos y hondos.
more

La radiografía feroz que ofrece hoy Lanús a partir de la muerte violenta de Morena Domínguez, de escasos 11 años, es una pintura compleja que nadie está dispuesto a desarmar. No es producto del azar lo que ocurre.

Diciembre de 2022 rozaba su final cuando la Justicia condenó a 12 policías bonaerenses de la zona sur del Conurbano que integraban la banda conocida como “los recaudadores”. Habían llegado a alzarse con unos 100.000 dólares mensuales por coimas a puesteros de la feria La Salada, hoteles alojamiento, fábricas, agencias de automóviles y talleres mecánicos. Varios pertenecían al partido de Lanús. Y ese ejemplo, que no es más que un botón de muestra, permite configurar parte de la fotografía que confluye en la muerte de Morena.

El combo política-policía-pobreza imparable queda al desnudo una vez más. Y de alguna manera permite dar explicaciones para acercarnos, al menos, a los insoslayables porqué.

Hacía unos pocos meses desde que Cristina Fernández de Kirchner había asumido su segundo mandato con más del 54 por ciento de los votos cuando llegó a la vida Morena Domínguez. La niña creció a lo largo de los mandatos de Cristina, de Mauricio Macri y de Alberto Fernández. Y vivía en una villa de Lanús, cercana a su escuela. Morena integraba esa estadística dolorosa que da cuenta de 7 de cada 10 chicos y chicas por debajo de la línea de pobreza. Ninguno de los gobiernos que atravesó su corta crónica de 11 años modificó los rumbos de su historia que concluyó fatalmente a metros de la Escuela Almafuerte Nº 60.

Como ninguno de esos mismos gobiernos y los anteriores cambió los rumbos de quienes arrebataron su vida por los 3.000 ó 5.000 pesos que le lograrían sacar al celular que le robaron. Los parches con que se vienen tapando huecos desde hace décadas no modifican sustancialmente la vida de los nadies, en aquella vieja definición de Eduardo Galeano. Los rumbos socioeconómicos del país, agudizados desde los años 90, terminaron por perfeccionar el plan vilmente diseñado por Martínez de Hoz a partir de 1976.

Y cuando el desempleo fue avanzando como la lava de un volcán, con particular énfasis sobre las zonas más populosas y pauperizadas, fueron asomando también los cantos de sirena destinados a captar las voluntades de jóvenes marginados. No hay empleo capaz de competir siquiera con esos falsos universos de cartón que les prometen el mundo a sus pies si se enlistan para ser transas o para prostituirse, en modo virtual o presencial. Poco a poco, en un paulatino rumbo hacia la destrucción, la vida los va poniendo al borde de los acantilados de la violencia más atroz.

Estas elecciones sin esperanza, entramadas en un estado roto, que no responde casi a ninguna de las necesidades básicas de la ciudadanía que debe ir obligatoriamente a votar, se mancharon de sangre niña. Y de repente una nena irrumpió en las agendas de candidatos y candidatas que hasta el momento habían ignorado sistemáticamente a la infancia. Y los descolocó. Hasta que la bandera de la mano dura y la reducción de la edad en que los adolescentes son punibles los volvió a acomodar en su zona de confort.

Ninguna plataforma habla de cómo evitar el camino de un niño desde la pobreza, la indiferencia de todos los estamentos estatales, la familia quebrada, hasta la llegada del consumo y la necesidad desaforada de tener con qué. Nadie vocifera en los escenarios de cierre que el piberío desgraciado que vienen desamparando desde hace décadas termina en la cárcel por cadenas de robos y sale de la cárcel convertido en lo que el servicio penitenciario y el contexto carcelario saben construir. Nadie grita en un estadio que es posible evitar esa edificación infeliz y no tomar las riendas del problema en su última etapa, cuando no queda otra que mandarles la policía, matarlos en una villa o dejarlos que se destruyan en una sobredosis de lo peor.

Dentro de tres días, el sistema seguirá igual. La política dará sus pasos por los mismos caminos. La democracia será la estructura legitimada cada dos años y un voto apático. Apenas consolidando la misma premisa: un país para pocos. Honrando una deuda ilegítima que hipoteca la vida. E ignorando la verdadera deuda. La que se derrama en la calle día tras día.

*

Los asesinos de Morena

Morena fue asesinada varias veces. Y todos y todas los y las autores intelectuales de esos asesinatos no sólo serán impunes. Serán glorificados por el capitalismo financiero y cultural. Por Alfredo Grande.

Dicen que el filósofo Adorno expresó que después de Auschwitz no se podía escribir poesía. Leyendo la poesía de Vicente Zito Lema me doy cuenta que Adorno, en esto al menos, la pifió mal. El exterminio se hace en campos de concentración, pero también en los campos de dispersión. Terrenos fumigados, barrios carenciados de todas las carencias posibles, salud, educación y vivienda en su máxima precarización. Pero la poesía militante de Zito Lema nunca retrocedió. Hoy estaría escribiendo sobre el asesinato de Morena. Como escribió sobre el asesinato de Kosteki y Santillán.

Desearía hacer lo mismo, pero carezco de ese talento. Apenas intento compartir pensares y dolores que estas muertes, que nada tienen de accidentales, me producen en mi vieja y gastada alma y mente.

Los asesinos de Morena tienen mucho más de 14 años. Y son de varias generaciones de asesinos seriales. Son la mayor asociación ilícita porque gozan de absoluta impunidad. Incluso, y esto es trágico, de absoluta legitimidad. Legitimidad democrática, por los votos que supieron conseguir. Para conseguirlos, varios y varias probaron con el botox político. Obviamente, apelando a todas las estrategias de las estafas fríamente calculadas. Venta de buzones al por mayor.

Los que denomino asesinos seriales son una larguísima lista de funcionarios de distinto rango con más o menos asesores, y con más o menos acciones delictivas. Sin esta larga lista de autores intelectuales, sostenidos por opinólogos varios, incluso varios en los gobiernos de turno completo, sin la larguísima de co participes necesarios, Morena estaría viva.

Los autores materiales, más allá de la edad que tengan, son los últimos orejones de un tarro lleno de orejones podridos. Pero como los últimos serán los primeros, para la siniestra teoría de la seguridad nacional, lo que importa solamente es el autor material. Para que el código penal pueda barrer todo bajo la alfombra del punitivismo.

Escribiendo este texto veo como asesinan a Facundo Molares. Lo veo en el confort de la clase media residual, o sea por TV. Mientras otras y otros ponen y dejan el cuerpo, yo cambio canales. Eufemismo como “falleció por la policía” me evocan los eufemismos del 2001. La derecha elegante y la derecha fascista se unen una vez más y le dan patente de corso al progresismo cómplice. La grieta se configura alrededor de un eje: el espanto. De un lado los que lo encarnan, del otro lado los que lo invocan.

El tabú de la violencia que el progresismo impuso como mandato cultural promueve dos caminos: el sometimiento o la rebelión. Es violencia asesinar a Morena. Pero la vida de Morena no es violenta. Es apenas una muestra del paisaje de las barriadas en condición de carencia extrema. Eso que llaman “populares”.

Como la violencia no tiene captura revolucionaria, y en gran parte porque los demócratas sentenciaron que toda violencia es “mala”, entonces el fascismo hace una captura contrarrevolucionaria de la violencia.

El asesinato de Facundo Molares es una evidencia más. El gatillo fácil, demasiado facil, es otra. Niñas y niños violentados por hambre, frío, calores extenuantes, viviendas menos que precarias, son estadísticas. Pero no de violencia. La rebelión a esa forma cobarde de violencia es rebelión. Ese sí es catalogado de violencia. La linea Roca suspendida por la protesta de tercerizados. No se menciona la violencia laboral que suponen esas condiciones laborales, más cerca de la mita y el yanaconazgo. Y menos se la menciona como la reforma laboral que llegó para quedarse. La violencia es sólo la rebelión, romper una persiana, tirar piedras con una gomera. Las balas de goma son palomas mensajeras de la paz.

Morena fue asesinada varias veces. Y todos y todas los y las autores intelectuales de esos asesinatos no sólo serán impunes. Serán glorificados por el capitalismo financiero y cultural. Porque el capitalismo -o sea la paridad producción de bienes/servicios = lucro-, no es atacado en su fundamento. Solamente es criticado por sus excesos en el progresismo, y alabado en sus excesos por las derechas. Pero no hay combate al capital administrado por los capitalistas.

Morena, Facundo, necesitan poetas. Así los arrebataremos a la memoria corrupta de las derechas. Y a la memoria oportunista de los progresismos. Lamento Adorno. Pero la pifiaste mal.

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!