Red Eco Alternativo ***

El día de la pacha en radio FLIA

En el programa del 3 de agosto en Radio FLIA celebramos el día de la Pachamama, que se conmemora los 1º de agosto.
El primer invitado fue Fanto Kin, quien describió con su texto la percepción sobre la Tierra y la Pacha, expresando como la tratamos en ésta vorágine en la que vivimos y como canalizamos con ella. Quien se acercó a musicalizar el programa fue Sofía Viola, que se presentó con la canción “Minerito”. Sofía con su voz, sus letras y su música, siente la tierra desde cerca y nos llevó de viaje a través de sus canciones. (Red eco- Radio FLIA) Buenos Aires.

RF (Radio FLIA): ¿Qué tema nos acabas de cantar?

SV (Sofía Viola): Acabo de cantar “Minerito”, tema que ojalá esté en el próximo disco. La compuse con mi primo Tomás Viola después de ir a Potosí, la ciudad minera. Nos llevamos una gran sorpresa porque es muy fuerte como se vive ahí, ya que hay salidas turísticas para que vean como trabajan los mineros.

RF: Es la muestra de la explotación directa, se contradice con la lucha minera dentro de Bolivia…
SV: Además un cerro se llamaba Potosí, porque “Potojsi” significa explosión. Cuenta la leyenda de que un señor perdió su rebaño y fue en busca de sus ovejas, mientras las buscaba caminando por las montañas, cae la noche y decide prender fuego. A la mañana siguiente, encuentra unos destellos plateados y los lleva para su rancho. Lo que encontró era plata, poder.
Es muy fuerte éste tema porque está muy presente la explotación realmente. Los gobiernos no pueden darle la espalda a este tipo de modelos porque seguramente hay negociados que llevan a obligarlos a ceder. Es una lucha constante ¿no?

RF: ¿Viajar es un buen momento para componer?
SV: Es un buen momento para componer y recomponer canciones. Los paisajes, las situaciones de cada pueblo, se van aprendiendo en el camino, y a veces, salen sus problemáticas en forma de canciones.

RF: Desde 2000 hasta hoy, hay una nueva forma de ver el folclore, trayendo cosas que hasta Leda Valladares ha rescatado. ¿Cómo te surge a vos este estilo?
SV: Creo que viene de un lugar que va más allá de mí, yo soy sólo un canal. Tiene que ver con alguna memoria ancestral, quizás, a esto lo viví en estos últimos años atrás cuando visité Colombia y me encontré con originarios de Sierra Nevada, quienes vivían en la ciudad pero transmitían su sabiduría a las personas de las ciudades, a los pequeños burgueses, para que no se olviden de sus raíces.

RF: Fanto Kin, contó en su relato, que la última vez que sintió a la Pacha fue escuchándote a vos en San Marcos Sierra….
SV: San Marcos es uno de los lugares que más me ha enseñado sobre el cuidado propio y el respeto a la tierra. Es una cuna de sabios ese lugar. Llegan muchas personas con intereses distintos pero bajo una ideal de cooperación; ayudándose entre todos y tratando de ser lo más ecológicos posible. En la casa ecológica grabé mi primer disco.
Es un camino de reconocimiento el que tránsito, que se complementa al indagar con el pasado para poder comprender el presente y el futuro. Hay mucho por escarbar, es bueno ahondar en las raíces.

RF: ¿Cómo podría trascender?
SV: Celebrando las raíces. Nosotros somos una mezcolanza de europeos y de originarios que quedaron en estas tierras, por eso, me encanta ir a lugares donde se siente aún más la presencia de la esencia originaria.
Sufren la misma problemática desde hace siglos, porque el sistema quiere expropiarlos de su lugar sin otorgarles ningún amparo, buscando alejarlos de su madre, la tierra, siendo que ellos son la tierra.

RF: ¿Qué se escuchaba en tu casa cuando eras chica?
SV: Esa pregunta me gusta mucho porque me hace recordar el lugar donde nací, al que sigo yendo y donde sigue sonando la misma música pero más actualizada. Desde chica escuché música latina, sobretodo del Caribe, mi vieja bailaba cumbia, salsa, merengue mientras pasaba la escoba.
Mi papá es trompetista, sonaba mucho jazz también; Chet Baker, Miles Davis, Charlie Parker. Siempre escuché este tipo de música, después, explore en el rock, con el que ahora no quiero saber nada. También me interesé por el tango, a los nueve años escuchaba a Tita Merello. En ésta constante búsqueda musical, también me encontré con la música africana; África son palabras mayores, la madre de la música del mundo.
Particularmente, sigo encantada con la música del caribe por sus ritmos muy alegres aunque se esté contando la peor catástrofe del pueblo. Todo lo canalizan desde la alegría, bailan las penas.

RF: ¿Cuáles son tus proyectos actuales?
SV: Ahora estoy en búsqueda y en conexión con la tierra. Sigo escuchando mucha música, recomponiendo canciones, pero con ganas de decirle a alguien “mirá, hice una canción” porque hace mucho que no me pasa eso. “El combo ají” es mi nueva banda; en los ensayos comemos picante, tomamos vino y salimos a tocar super rabiosos. Nos vamos a presentar en Buenos Aires el 17 de octubre.

RF: Hay algo tuyo que es encantador. Tu voz, letras y canciones nos llevan de viaje por Latinoamérica.
SV: Disfruto mucho la diversidad de estilos, de público; hago canciones para niños, jóvenes y viejos. También canto en quechua, guaraní, hebreo; me divierto mucho porque no me aburro de cantar las mismas canciones, y entre ellas, van apareciendo nuevas.

Relato de Fanto Kin:
“Vuelvo a despertar, transpirado y desnudo. Mientras gigantescas máquinas sacan metáno del centro de la tierra, hago el amor con alguien vivo. Las flores cortan personas del asfalto, y la paz golpea a los policías verdes. Transpirar en invierno es algo extraño, tanto como despertar desnudo, como hacer el amor o encontrar algo vivo en este planeta. Antes de ayer, mi abuela cristiana, amorosa y comunista me dio de beber una poción mágica. “Hoy es el día de la pachamama, tomate un traguito de esto” Y me paso una mezcla de ruda, caña y agua bendita. “Es para la salud y el trabajo” me dijo. Creo que fue una indirecta. ¿Dónde está la tierra? Debería preguntarle a mi otra abuela que está en Chacarita. Pero ni siquiera ella, muerta tiene la respuesta. La enterraron, por decirlo de alguna manera, en una caja de cemento. Vuelvo a despertar. Desayuno humo de vos y ciudad de vampiros. Cuanto amazonas tiré al inodoro hoy? Un sobre mágico dentro de mi taza se transforma en café. Enciendo la pc, apago la tv, pongo un cd, uno de Sofía Viola. Ella si me recuerda algo de lo que es la tierra. Porque la escuché por primera vez en San Marcos, cantaba con sombrero y guitarra para el Rio Quilpo de la noche. Esa fue, quizás, la última vez que estuve en el planeta. Ya no era un cantero sucio de puchos y bolsas de basura, ya no era la débil imitación de una plaza con pasto de vidrios rotos y flores sucias de oficialismo porteño. Si, esa fue la última vez. Sofia cantaba “Despertáte Martin...” y yo miraba las montañas”

Tu música tiene esta cosa como folclórica, tu voz tiene esa cosa de tierra

Minerito – Sofía Viola
Me está secando tu bruta labor
Te marchas antes de que salga el sol
El frio cobre de tu corazón
Me ensucia el alma y me seca la voz
Llena mi río de sal y dolor

¡Ay minerito de mi corazón!
Límpiame el agua y llename de amor
El jefecito nunca te va a dar
Lo que la Pacha te da al despertar

Yo sé que un día esto va a cambiar
Los mineritos verán la verdad
La tierra nuestra vamos a curar
Vuélvete al norte vil gringo patán
Ni se te ocurra pasar por acá
La Pachamama te va a devorar

¡Ay minerito vuelve para acá!
Hacete lluvia y regame el maizal
Tierra mojada orgullosa de vos
Se reverdecen los campos de amor

Yo sé que un día esto va a cambiar
Los mineritos verán la verdad
La tierra nuestra vamos a curar
Vuélvete al norte vil gringo patán
Ni se te ocurra pasar por acá.
La Pachamama te va a devorar

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd