Red Eco Alternativo ***

Arroz dorado y trigo GM: últimos manotazos corporativos

Casi simultáneamente, en el Sudeste asiático y en el Cono Sur de América Latina se está avanzando con la aprobación de nuevos transgénicos contra los que hemos venido resistiendo desde distintos espacios y articulaciones. Aun desde la ciencia, pero sobre todo campesinas, campesinos y organizaciones sociales y ecologistas vienen luchando, en algunos casos desde hace décadas, contra la liberación comercial de estas semillas.

(Grain) Mundo - En Asia se trata del arroz dorado, que acaba de ser autorizado en Filipinas1 donde el 21 de julio de 2021 el Departamento de Agricultura emitió el permiso de bioseguridad para la propagación comercial del arroz dorado modificado genéticamente. El mismo camino podría seguir Bangladesh donde la sorpresa es que esta controvertida decisión de las autoridades filipinas es vista por algunos como un paso a seguir por las autoridades reguladoras bangladesíes, que no lo han aprobado durante los últimos años.

En América Latina, en Argentina, en octubre del 2020 se autorizó la liberación del trigo resistente a la sequía y tolerante al glufosinato de amonio denominado Hb4. Esta liberación quedó condicionada a que Brasil (el principal comprador del trigo argentino) aceptara su importación, cuestión que quedó en manos de la Ctnbio, el órgano regulador de los transgénicos en ese país y que sigue pendiente al momento de redactar esta nota en septiembre de 2021.

La resistencia a estos cultivos tiene como una de las razones principales el hecho de que ambos, arroz y trigo, son cultivos centrales en la alimentación de los pueblos y muy especialmente en las regiones donde se los está tratando de imponer.

Cuando a fines de la década de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado se comenzaron a promover las semillas modificadas genéticamente, el lobby corporativo anunciaba que traerían en su segunda y tercera generación grandes ventajas para resolver el hambre en el mundo de la mano de alimentos más nutritivos y mejor adaptados a las condiciones climáticas de las diferentes regiones. Mientras tanto deberíamos conformarnos con los transgénicos resistentes a herbicidas y pesticidas que se comenzaron a cultivar a mediados de los 90.

La realidad hizo que durante los últimos 30 años se confirmara lo que alguna vez anunciamos en la revista Biodiversidad, sustento y culturas número 1: “los cultivos resistentes a herbicidas habrán de determinar un aumento en la venta de herbicidas producidos por la misma o por otra compañía. Sin embargo, la lógica para los pequeños agricultores del Tercer Mundo y para la seguridad alimentaria resulta menos obvia: más agroquímicos significa más costos, más daños al ambiente y más riesgos para la seguridad alimentaria”.

En el Atlas del Agronegocio Transgénico3 del Cono Sur confirmamos todas las amenazas enunciadas más de dos décadas atrás y sobre todo pudimos exponer integralmente los perjuicios que el modelo de agricultura transgénica ha traído en la región del planeta en la que se logró imponer masivamente el cultivo de soja y maíz transgénicos resistentes al glifosato.

El arroz dorado

La aprobación del arroz dorado es la primera autorización de un arroz modificado genéticamente en el sur y el sureste de Asia, una región donde este alimento es uno de los principales cultivos básicos. Los agricultores de esta región han desarrollado miles de variedades autóctonas de arroz, y muchas de ellas siguen manteniendo la seguridad alimentaria y las necesidades dietéticas y culturales de la población. La amenaza de contaminación de estas variedades locales por tipos genéticamente modificados es ahora inminente.

Grupos locales de Filipinas, como Masipag, han cuestionado la decisión del Buro de la Industria Vegetal (BPI por sus siglas en inglés) y han puesto de relieve la falta de transparencia, la ausencia de consulta pública y la falta de evaluaciones independientes y exhaustivas de los riesgos y del impacto durante el proceso de aprobación del cultivo comercial del arroz dorado. Una y otra vez, grupos de la sociedad civil, organizaciones de agricultores y ciudadanos preocupados de Filipinas han planteado su preocupación por los riesgos para la salud que el arroz dorado transgénico podría traer, ya que el arroz es un alimento básico popular para millones de filipinos.

Nota completa: https://grain.org/e/6723

 
Our website is protected by DMC Firewall!