Las movilizaciones del Día de Acción Global por el Clima ponen el foco en el litigio contra el Gobierno por inacción climática

Cuando apenas queda un mes para que comience la XXVI Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), el movimiento internacional por el clima se lanza a las calles para exigir a los mandatarios de los diferentes países que se pongan las pilas en la lucha contra la emergencia climática.

(Pablo Rivas- El Salto) Mundo - En una semana, la llamada Week for future, que tendrá diferentes actos, acciones y protestas, el Día de Acción Global por el Clima culminará en España con una veintena de protestas convocadas por todo el Estado para el 24 de septiembre.

“Aquí nos vamos a enfocar en el Juicio por el Clima”, explica desde Mallorca Pere Joan, portavoz de Fridays for Future (FFF) y Juventud por el Clima. Joan es precisamente uno de los jóvenes que se ha personado en el litigio climático que denuncia la escasa ambición climática del Gobierno español y pretende obligar al Ejecutivo a que incremente sus esfuerzos.

“El Gobierno prevé que España reduzca sus emisiones solo un 23% para 2030, frente a la recomendación de la comunidad científica”, señala Lorena Ruiz-Huerta, abogada de Greenpeace y una de las letradas que está llevando el litigio que comenzó a andar en septiembre de 2020. “En su último informe, publicado en agosto, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha dicho que el tiempo se acaba, que estamos ante una emergencia climática y que es necesario que los Estados reduzcan sus emisiones para el 2030 en un 55%, y España está muy lejos de esa cifra”.

Plan insuficiente

El litigio se centra en denunciar la escasa ambición del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), el documento que contiene la hoja de ruta para la reducción de emisiones en España para los el periodo 2021-30. Si en un primer momento —y en una primera demanda— las organizaciones litigantes —Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón, junto a una serie de jóvenes codemandantes integrantes de FFF— acusaron al Gobierno de incumplir la obligación de aprobar un PNIEC que llegó con un año de retraso, una vez el Plan fue presentado las organizaciones se centraron en la escasa ambición del Gobierno con una segunda demanda.

“Ante nuestro temor de que el Supremo pudiera cerrar el caso al aprobarse el PNIEC, temíamos que el Alto tribunal diera la razón a la Abogacía del Estado e iniciamos un nuevo litigio por el que impugnamos el PNIEC con el motivo de que su ambición no era suficiente”, explica Ruiz-Huerta. Sin embargo, para sorpresa de las organizaciones detrás del proceso, el Supremo no cerró el primer litigio, ya que en en la exposición de motivos ya se señalaba que los objetivos del PNIEC eran insuficientes, lo cual no ha perdido objeto a la vista de las cifras presentadas por el Gobierno. Mientas, la segunda demanda continúa su andadura.

Deber social

Las protestas del 24 de septiembre, que en Madrid tendrá lugar a las 18 horas en la plaza de Callao, buscan recordar que “es deber de la sociedad civil recurrir al amparo de la justicia en la defensa del futuro”, tal como apuntan desde las organizaciones convocantes. Más si cabe tras el último informe del IPCC, que en agosto lanzaba una nueva y acusada alerta roja, anunciando el recrudecimiento de la emergencia climática y apelando a los gobiernos del planeta para que incrementen sustancialmente sus esfuerzos para frenar el desastre.

Además, desde FFF recuerdan la responsabilidad histórica de España en el calentamiento global. “España pertenece al norte global y es uno de los países más causantes de la emergencia climática. Tenemos unas responsabilidades mundiales y hay que poner énfasis en eso”, denuncia Pere Joan.

Si bien litigios climáticos como el existente contra el Gobierno español, así como otros similares acaecidos por todo el planeta, son uno de los instrumentos que el movimiento por el clima ha puesto en marcha para lograr sus objetivos, desde la plataforma Juicio por el Clima remarcan: “No vamos a dejar de usar las herramientas de las que disponemos para defender nuestros derechos, por eso no solo vamos a litigar, también vamos a protestar y por eso nos veremos este viernes en las calles”, tal como apuntaba Serlinda Vigara, técnica del Instituto Internacional por la Acción no Violenta Novact y portavoz de Juicio por el Clima y de la coalición de organizaciones Rebelión por el Clima.

“Hemos vivido una especie de levantamiento climático para poner en el centro el mismísimo planeta, y estas protestas no han sido fáciles”, añadía, remarcando la represión vivida por el movimiento desde que comenzó sus protestas, desde las multas a jóvenes activistas por pintar con tiza reivindicaciones en Granada o las 30 personas detenidas en el bloqueo a la sede de Repsol en Móstoles el pasado junio realizada por Rebelión por el Clima.

“La litigación es solo una herramienta más, el activismo es nuestra herramienta fundamental de protesta”, añadía Lorena Ruiz-Huerta.

La Week for future tuvo una primera acción de protesta este lunes, cuando activistas de FFF y Extinction Rebellion pusieron de relieve una de las consecuencias de la emergencia climática, la subida del nivel del mar, con una performance en la Plaza Mayor de Madrid.

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!