Red Eco Alternativo ***

Brasil: por algo más que un puñado de centavos

Las protestas contra la carestía de la vida, la corrupción y las desigualdades introducidas por los grandes eventos toman distintas ciudades del país.
brasil_protestas2013_3.jpg(Abel Navarro Alejandre – Diagonal/ALBA TV) Brasil - El movimiento Passe Livre se originó en Sao Paulo por la subida de 20 centavos de real en el transporte público, que pasó de 3 a 3,20 reales (como si pasara de 1 euro a 1,10). Varios manifestantes fueron golpeados, atacados y agredidos por la policía militar. Las redes sociales se incendiaron rápidamente con vídeos y relatos que destapaban la dureza de las acciones cometidas por los agentes.
Sensibles ante lo que ocurrió en Egipto, Grecia, el Estado español y Turquía, el pueblo brasileño decidió no seguir de brazos cruzados ante tal represión y manifestarse. Los actos del 13 de junio fueron reprimidos con mayor dureza. La policía disparó contra periodistas, jóvenes, mayores de cualquier tipo de condición y edad unas 300 balas de goma y cerca de 400 bombas de gas lacrimógeno. En Brasilia se pudieron ver atropellos a manifestantes, en Sao Paulo detenciones ilegales con extrema dureza, policías sin identificación y cargas a grupos que gritaban ‘sin violencia’. Desde el sur del país hasta el amazonas y en prácticamente todas las capitales del país los brasileños se vuelcan en las calles y protestan. Ya no por la subida de un transporte viejo, ineficiente y peligroso. Reclaman lo que vienen sufriendo durante años bajo la dictadura económica.
Actos de corrupción como el del ‘Mensalão’ del PT (escándalo de corrupción del gobernante Partido de los Trabajadores que brotó en 2005 y que este año ha salpicado al expresidente Lula), la violencia policial en las pacificaciones de las favelas, la creciente inflación y la escasa subida del salario mínimo hasta los 678 reales para hacer frente a unos alquileres ridículamente altos. El tomate llegó a rozar los 8 reales el kilo, la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos son una excusa para invertir billones de reales, mientras las escuelas tienen las ventanas rotas y los hospitales cuentan con médicos desesperados por no poder atender a sus pacientes ni tener condiciones para ello. Hay enfrentamientos contra los indígenas en la región del Amazonas, donde el Estado está vendiendo sus tierras. Se privatizan empresas brasileñas y se deja la gestión del petróleo en manos extranjeras.
Concretamente en Río de Janeiro se destruyen casas en las favelas para hacer un bonito jardín con estacionamiento. Y expulsan a los indígenas de la aldea Maracana, la ocupación de cerca de 40 familias indígenas que se instalaron en el Museu do Indio. Ver la realidad de Brasil se tiene que limitar a ver un samba en una comunidad pacificada de la zona sur de Río. Mientras, construyen más casas y aglutinan trabajadores a kilómetros en la zona oeste. Como la cantidad de personas que se tienen que trasladar después de sus trabajos a la zona norte de la ciudad, amontonados en condiciones impensables, se escuchan gemidos de dolor cada vez que se abren y cierran las compuertas. Eso ocurre en la misma ciudad que albergará los Juegos Olímpicos y construirá la Villa Olímpica en la Barra da Tijuca, un barrio que pretende ser exclusivo para estrellas y personas de dinero.

Reducen el valor del transporte en nueve ciudades brasileñas
Las multitudinarias movilizaciones de los últimos días no han sido en vano. Hasta el momento, al menos nueve ciudades -entre ellas Sao Paulo y Río de Janeiro- anunciaron que rebajarían el valor del boleto de bus.
Los alcaldes de Porto Alegre (Rio Grande do Sul), Pelotas (Rio Grande do Sul), Recife (Pernambuco), João Pessoa (Paraiba), Cuiabá (Mato Grosso), Foz do Iguaçu (Parana) y Montes Claros (Minas Gerais) anunciaron que rebajarán el boleto del transporte público, una de las principales demandas de las protestas, iniciadas por el Movimiento Passe Livre.
Las rebajas anunciadas, sin embargo, no han sacado al pueblo de las calles. En Fortaleza, capital el estado de Ceará, más de 80 mil personas se movilizaron hacia el estadio Castelão, en momento en que Brasil enfrentaba a México por la Copa de las Confederaciones. Tamyres Lima, de Levante Popular da Juventude explicó que la protesta -llamada "+ Pan - Circo - Copa para Quién?”, tuvo como objetivo exigir mejores condiciones de salud, educación y vivienda, además del transporte público.

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd