Monsanto pierde proceso criminal contra movimientos sociales

El último jueves (23 de mayo), magistrados del Tribunal de Justicia (TJ) absolvieron por unanimidad a cinco militantes acusados injustamente por la Monsanto de ser instigadores y autores de supuestos crímenes ocurridos en 2003. La trasnacional entró como asistente de acusación en la acción penal, en respuesta a la manifestación de 600 participantes en la 2ª Jornada de Agroecologia, en la Estación experimental de la empresa, en Ponta Grossa, para denunciar y protestar contra la entrada de las semillas transgénicas en el estado, así como contra las investigaciones ilegales y otros crímenes ambientales practicados por la empresa.
mundomonsanto_2.jpg(Terra de Dereitos) Brasil - La trasnacional Monsanto está en más de 80 países, con un dominio de aproximadamente el 80% del mercado mundial de las semillas transgénicas y de los agrotóxicos. En diferentes continentes, la empresa acumula acusaciones por violaciones de derechos, por omisión de información sobre el proceso de producción de venenos, cobranza indebida de regalías e imposición de un modelo de agricultura basado en el monocultivo, en la degradación ambiental y en la utilización de agrotóxicos.
En Brasil, la invasión de semillas genéticamente modificadas tuvo inicio hace una década, con mucha resistencia de movimientos sociales, investigadores y organizaciones de la sociedad civil. En Paraná, la empresa Monsanto usó el recurso de la criminalización de militantes como forma de responder a los que se oponían a los transgénicos.
Fueron acusados Célio Leandro Rodrigues y Roberto Baggio, del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra – MST; José Maria Tardim, para ese momento integrante de AS-PTA – Agricultura Familiar y Agroecología; Darci Frigo, de Terra de Direitos; y Joaquim Eduardo Madruga (Joka), fotógrafo ligado a los movimientos sociales. En clara señal de criminalización, la transnacional atribuyó la manifestación, compuesta por más de 600 personas, como una responsabilidad de apenas cinco personas, usando como argumento la relación genérica de los acusados con los movimientos sociales.
En los años siguientes a las denuncias, la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) y el equipo técnico ligado al gobierno del estado realizaron verificaciones detalladas en los procedimientos de la transnacional. Fueron confirmadas ilegalidades que violaban la legislación de bioseguridad vigente.
El área permaneció ocupada por trabajadores sin tierra durante aproximadamente un año. En este período, los campesinos organizaron el Centro Chico Mendes de Agroecología y cultivaron semillas criollas. Según José Maria Tardim, coordinador de la Escuela LatinoAmericana de Agroecología y de la Jornada de Agroecología de Paraná, la agroecología es el “camino de la reconstrucción ecológica de la agricultura, combatiendo políticamente el modelo de agronegocio y del latifundio”.
Criminalización
La denuncia de Monsanto se fundamentó sólo en material periodístico, sin ninguna otra prueba. Así como otras acciones judiciales que utilizan la misma lógica, el proceso está basado en la criminalización de integrantes de movimientos sociales en situación de manifestación.
La empresa participó como asistente privada en el proceso, lo que ocurre excepcionalmente en los procesos criminales, ya que el Ministerio Público entró como titular.
“Este caso presenta un serio riesgo, que las grandes empresas comiencen a tomar el papel del Estado. Ellas desequilibran la situación por el peso económico y político que ejercen sobre los agentes públicos”, evalúa Darci Frigo, coordinador de Terra de Direitos, considerando también la influencia de Monsanto sobre el Parlamento para la aprobación de leyes en Brasil.
Los trabajadores fueron defendidos por Terra de Direitos, con apoyo del profesor Juarez Cirino dos Santos. El Programa Nacional de Protección de los Defensores de Derechos Humanos se pronunció a lo largo del proceso contra la criminalización de los militantes. Del otro lado, la Monsanto contrató el escritorio del profesor René Dotti para hacer la acusación.

Our website is protected by DMC Firewall!