Red Eco Alternativo ***

Ciudad Maravillosa, Ciudad Olímpica, Ciudad Negocio

La realización de megaeventos deportivos en la ciudad de Rio de Janeiro – Copa de las Confederaciones 2013, Copa Mundial de Fútbol 2014 y Juegos Olímpicos 2016 – está impactando severamente en los procesos territoriales urbanos a partir de las políticas públicas implementadas por el gobierno local.
brasilmegaeventosdeportivosriodejaneiro.jpg(Guadalupe Granero Realini – Especial para Red Eco) Brasil - Desplazamientos forzados de la población más pobre, demoliciones para construcción de equipamiento turístico y vivienda de lujo, implementación de sistemas de transporte para abastecer el flujo de visitantes en detrimento de las necesidades locales, violaciones de derechos humanos y exclusión de los ciudadanos en los procesos de participación garantizados por la legislación; la llegada de los megaeventos ha potenciado la desigualdad estructural de la ciudad, dejando vía libre a la acción del capital inmobiliario en la definición de transformaciones urbanísticas estratégicas. Mientras tanto, los grandes medios ensalzan el progreso y las oportunidades que estos fenómenos conllevarían para el desarrollo económico y las mejoras en la calidad urbana.
En el ámbito de las movilizaciones populares se habla de estado de excepción: las esferas de decisión no involucran a la sociedad civil, los ciudadanos afectados por remociones no reciben información sobre los proyectos a realizarse y se registran sistemáticamente abusos de poder de funcionarios y fuerzas policiales para realizar los desalojos.
Las violaciones del derecho a la vivienda son recurrentes; la alcaldía de la ciudad esgrime que las viviendas afectadas se encuentran en zonas afectadas a nuevos equipamientos deportivos, o al trazado de vías de BRT (Bus Rapid Transit), o a emprendimientos turísticos o a áreas de riesgo y preservación ambiental. Las favelas que están sufriendo más expulsiones son, casualmente, las que se ubican en la zona sur de la ciudad, el área más cara y con mejores visuales desde los morros. La apropiación de estos sectores está en la mira de las empresas turísticas y hoteleras: se prevé la construcción de miradores y paseos turísticos, tanto como de posadas y hoteles boutique que aprovechan la escala barrial que el resto de la ciudad fue perdiendo.
Los desalojos son negociados con cada familia, desconociendo las asociaciones vecinales que luchan por preservar sus espacios de vida tradicionales, y consisten en la oferta de una nueva vivienda del proyecto Minha Casa Minha Vida (emprendimientos que cuentan con muchas denuncias por problemas constructivos y normalmente localizados en la zona oeste de la ciudad, a veces hasta a setenta kilómetros de la ubicación original de la familia), o bien un sistema de compra asistida de otra vivienda, cuando no una indemnización muy por debajo de los valores de mercado. O nada. Son muchas las familias que han abandonado sus hogares y aun esperan una solución habitacional. Las negociaciones no revisten ningún carácter formal, no se les presentan a los vecinos los reales motivos de la expulsión, ni ningún documento que avale las acciones que se pretenden llevar a delante.  
A este escenario de violaciones sobre el derecho a la vivienda, se le suman una plan de transporte que interviene las favelas para hacerlas “visitables” turísticamente, agravando la ya precaria movilización de sus habitantes, una política de seguridad pública basada en el uso de fuerzas policiales para invadir y “pacificar” los territorios considerados peligrosos, que quedan así bajo militarización permanente, además de la violación sistemática de derechos humanos de la población más vulnerable. La ausencia de información a los ciudadanos, la falta de procesos participativos y la promoción de proyectos que agudizan la fragmentación urbana y la desigualdad social están transformando a Rio de Janeiro en una ciudad negocio, donde la política pública responde, exclusivamente, a los intereses empresariales que esperan grandes ganancias en los próximos años.

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd