Conflictos laborales en el litoral argentino

En Villa Constitución trabajadores tomaron una fábrica. En Paraná, pararon los textiles y los trabajadores de COTO transitan tiempo de descuento en la resolución de su conflicto.
(Red Eco) Rosario/Paraná – Desde ayer, los trabajadores de la empresa acopiadora y distribuidora de pescado “El Timón” toman el frigorífico por el despido de siete empleados, entre los que se encuentran el delegado y subdelegado.
La toma, según afirman, seguirá hasta que la empresa reincorpore a sus compañeros despedidos.
Además, otro grupo de trabajadores se manifiesta frente a la planta que está sobre la Ruta Nº177, a la altura del acceso a Empalme Villa Constitución, en esta localidad del Gran Rosario.
Las medidas de fuerza se vienen realizando desde noviembre pasado en denuncia de que la empresa los hace trabajar más de 6 horas (siendo que se trata de “trabajo insalubre”),  pero sólo les paga en blanco cuatro de ellas; que no les actualizan las categorías por antigüedad y que no les reconocen las vacaciones pagas.
Tampoco les provee de ropa adecuada para soportar temperaturas de 20º bajo cero en las cámaras frigoríficas, y viven en constante situación de hostigamiento, humillación y persecución por parte de la patronal que continuamente los amenaza con despedirlos.
El frigorífico, uno de las mas importantes en la región, tiene 32 empleados que estarían cobrando 1.200 pesos mensuales en lugar de los 1.800 que les corresponden, a lo que habría que agregarle el RePro, un adicional concebido dentro del Programa de Recuperación Productiva por el cual el Estado les subsidia a las empresas parte de los salarios de los trabajadores en diferentes actividades.
Qué más se puede esperar si en la misma ciudad en que una empresa comete estas arbitrariedades, el propio intendente fue acusado de discriminación y persecución política e ideológica.
Los trabajadores nucleados en ATE-CTA se presentaron ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia para denunciar al intendente villense, Horacio Vaquié, de haber suspendido a un afiliado de este gremio, Fernando Elía, por haber participado del Presupuesto "Participativo" en su ciudad.
Denuncian además que sólo a los afiliados de ATE les descontaron en sus recibos de sueldo los días que participaron de medidas de fuerza gremiales en el mes de octubre de 2009, a pesar que esa lucha fue acompañada por el conjunto de los trabajadores municipales.
El gremio presentó además un escrito en el que denunció: “Lejos de ser un hecho aislado, esta sanción es parte de un accionar antidemocrático e ilegal del Poder Ejecutivo Municipal que se enmarca en otros hechos como ser la reivindicación de la dictadura genocida por parte de funcionarios de la gestión del Sr Vaquié; las provocaciones y represalias contra delegados y afiliados a ATE y a la CTA y las políticas de “erradicación” de viviendas populares mediante la fuerza”.
En Paraná, capital de Entre Ríos, dos conflictos marcan la problemática de los trabajadores del sector privado.
Por un lado, los textiles de la empresa “Ejemplar S.A” decidieron parar la fábrica hasta cobrar los salarios que les adeudan desde noviembre pasado. Si esto no se resuelve platean, a corto plazo, autogestionar la empresa para evitar que se cierre y garantizar su fuente de trabajo.
De la misma manera que ha ocurrido en conflictos de diversos puntos del país, las carteras laborales se mantienen al margen y en el mejor de los casos actúan en momentos en que la situación se tensa.
En este caso concreto, según denuncian diversas organizaciones políticas, sociales y sindicales locales, la Dirección de Trabajo provincial “ha desconocido la problemática y ha respondido con negativas a los reclamos laborales, demostrando una clara connivencia con el empleador” (Declaración completa)
Por otro lado, los 20 trabajadores del hipermercado COTO, que fueron despedidos sin causa a principios de enero y reincorporados transitoriamente luego de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo (Ver nota “No hay que dejar que los echen”) apuestan a la solidaridad de los movimientos sociales y políticos que acompañan su reclamo para que definitivamente recuperen sus puestos de trabajo. Hoy a la mañana se hizo una reunión en la Dirección Provincial del Trabajo, de la que participaron trabajadores y representantes de la empresa. Allí se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el martes próximo, luego de que los empleados pidieran a la Justicia una medida cautelar que apunte a detener los despidos.
El 20 de febrero es la fecha límite para ello sin que hayan recibido señales claras desde las autoridades de la cartera laboral ni por parte del intendente, José Carlos Halle o del gobernador Sergio Urribarri.
Fuentes: Agencia ACTA, Mesa Redonda de Entre Ríos
DMC Firewall is a Joomla Security extension!