Red Eco Alternativo ***

No es accidente, es asesinato

Compartiendo dolor y lucha, este lunes 9 de septiembre familiares y compañerxs de personas muertas en sus trabajos , organizados en el espacio Basta de Asesinatos Laborales (BAL), marcharon desde la sede del INTA (Rivadavia 1439) hacia la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT). Por Ana Cáceres para Red Eco.

(Ana Cáceres para Red Eco) – Buenos Aires - Durante la marcha y bajo la lluvia, familiares y trabajadores cantaban: “No fue accidente ni ocasional, fue asesinato laboral”. A 3 años de la muerte de David Ramallo, Diego Soraire y Richard Alcaraz se gritó “¡Basta de asesinatos laborales!” El 9 de septiembre de 2016 David Ramallo, electricista de la línea 60 de colectivos; Richard Alcaraz, obrero de la construcción; y Diego Soraine, trabajador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), murieron en sus puestos de trabajo.

Esto podría haberse evitado, expresaba el comunicado que se leyó en la movilización, si se escuchaban las denuncias realizadas por los delegados de base; si las patronales hubiesen cumplido con sus obligaciones de brindarle a cada trabajador condiciones laborales seguras; si los intereses burocráticos defendieran a los trabajadores y si el Estado que debiera controlar las condiciones de seguridad no mirara para otro lado.

En la entrada de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, y con la cortina cerrada, la tía de Brian “Mechi” Cantero, que murió atrapado en una máquina en la papelera Sein S.A, exclamaba: “Unidos vamos a lograr hacer justicia. Necesitamos gente con conciencia que nos apoye y que cuide a nuestros hijxs, a nuestros hermanxs, a nuestros maridos. Por esa razón estamos acá, tan sólo para exigir nuestro derecho. ¿Cuál fue el error de ellos? Venir a trabajar, dejar la vida por dos mangos de mierda”.

Antes de leer el documento en el que se denuncia la vulnerabilidad que sufren los trabajadores, se recordó a la agente de tránsito Cinthia Choque, quien trabajaba para la Secretaría de Tránsito de la Ciudad de Buenos Aires y perdió la vida al ser atropellada en un control vehicular. “El sistema perverso de trabajo asesina a un trabajador cada 20 horas, pero también hay un grupo de trabajadores organizados que no vamos a olvidar a nuestros muertos y tampoco a aquellos que pierden la sangre todos los días en sus puestos de trabajo”, aseguró un compañero de la línea 60.

Para la agrupación BAL, si pudieron evitarse no son accidentes, no son casos aislados, son parte de 400 muertos por año en llamados accidentes laborales a los que hay que sumar 600 incapacitados por año contando solo los trabajadores registrados, es decir sin tener datos de los trabajadores en negro que cuentan con peores condiciones laborales. Los trabajadores también denunciaron las persecuciones y presiones que sufren cuando denuncian las condiciones de seguridad e higiene, como ocurre en la empresa de neumáticos FATE.

Eva Puente, la madre de David Ramallo y una de las fundadoras de BAL, relató el vacío y la ambigüedad con la que se enteró lo sucedido con su hijo, cuando no sabía si el accidente se trataba de una pierna, un brazo o algo más. Agregó que la comisión la ayudó a no estar en un rincón de su casa llorando, junto empezaron las investigaciones que hoy recopilan en un anuario que presentan a fin de año, y en el que también se están incluyendo los casos de enfermedades laborales, hechos que tienen que ver con las patronales a las que no les importa la vida de los trabajadores. El BAL además lleva a cabo talleres de capacitación y seguridad.

El rechazo a catalogar estos hechos como accidentes laborales es contundente: “La responsabilidad de la empresa no debe ser un homicidio culposo sino un homicidio doloso”. Los responsables son el gobierno, las burocracias sindicales, las centrales sindicales y la justicia.

Casi al terminar la actividad, BAL entregó petitorios a la SRT explicando las diferentes situaciones de incumplimientos que hay en materia laboral, y exigiendo medidas de urgencia para impedir nuevos asesinatos . Además, se insistió en la necesidad de visibilizar estos problemas en paritarias: “Tenemos que meter esta situación en agenda y que no se discuta solo por salario sino discutir también por condiciones de trabajo”.

El documento finalizó con los motivos de la actividad:
Familiares de los trabajadores muertos en sus puestos de trabajo, decidimos movilizarnos por:
* Justicia para David, Diego, Richard, Martín, Sandra y Rubén y todos los compañeros muertos en sus puestos de trabajo.
* Contra la persecución y criminalización a los activistas sindicales. Desprocesamiento de los trabajadores de la línea 60,
* Que las patronales destinen los fondos para seguridad e higiene y se extremen las medidas para cuidar la vida de los trabajadores
* Contra el desmantelamiento de la SRT como órgano de control
* Contra las reformas regresivas a la ley de ART y de los convenios colectivos
* Contra la reforma laboral a la medida de los intereses patronales

Si se puede evitar, no es un accidente. Que la muerte no sea en vano sino que sea motivo de lucha por todos los muertos en sus puestos de trabajo:

Matias Kruger, trabajador de Metrovias que muere electrocutado mientras realizaba tareas de mantenimiento en la línea H; Gastón Cisterna, trabajador de la línea 365 que muere aplastado por un colectivo; Julio Obiedo, que falleció tras caer en un pozo de un yacimiento petrolero en Mendoza; José Maidana, perseguido y tercerizado de Edenor, que murió tras una descarga de alta tensión; Martín Pino, que encontró la muerte al ser arrollado por un tren mientras cubría tareas que no le correspondían para Murata, una tercializadora ferroviaria; Leonardo De Mármol, trabajador textil en la empresa Fadeté que falleció al explotar una caldera que ya había sido denunciada; Braian Montero, quien murió aplastado por una viga mientras realizaba tareas de montaje en la empresa Renova; los cuatro operarios de la empresa SAMEEP de Chaco que fallecieron mientras realizaban trabajos en una cámara séptica; Fabian Paganini, Gustavo Sánchez, Horacio Airala, Jorge Gaddi, Marcelo Islas, Ricardo Homs, Sebastian Cabanchik, Silvano Coppola, José Arias, trabajadores del barco pesquero hundido “El Repunte” de Ostramar en Mar del Plata; Valerio Galarza, que murió en la metalúrgica DEMA tras sufrir un paro cardíaco sin que sus compañeros pudieran socorrerlo porque el desfibrilador estaba bajo llave en la oficina de los gerentes; Brian “Mechi” Cantero, que falleció atrapado en una máquina en la papelera Sein, donde realizaba tareas en condiciones precarias, sin seguridad ni capacitación; Ana Zabaloy, que falleció por la exposición a los agrotóxicos en la Escuela Rural 11 de San Antonio de Areco, luego de dar una pelea para que no continúen envenenando a sus alumnos; Rubén Insaurralde, trabajador de Techint Siderar, fallecido mientras realizaba tareas de mantenimiento en un puente grúa; Gastón Poce, Ariel Martínez y Rafael Balderrama, fallecidos en Jujuy tras el derrumbe de la obra en la que trabajaban; Nahuel Navarrete y los 8 trabajadores desaparecidos tras el hundimiento del buque pesquero El Rigel, en Mar del Plata; Laura Iglesias, trabajadora social del Patronato de Liberados de Miramar; Luis Pons, trabajador del Vivero Municipal de Avellaneda; Juan Cruz Manfredini, trabajador precarizado de la empresa Camin Cargo en Bahía Blanca; Nicolas Biernat, trabajador petroquímico tercerizado en EG3-Petrobras.

Fotos: Natalia Pastor - Red Eco Alternativo

20190909 130416  20190909 130644 
 20190909 130709  20190909 130721
 20190909 130745  20190909 130820
 20190909 130934  20190909 131051
 20190909 140112  20190909 131051
 20190909 131109  20190909 132700
 20190909 133409  20190909 135409

 

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd