Red Eco Alternativo ***

“A dos meses del inicio de nuestra lucha”

Cuando el 22 de diciembre pasado, los trabajadores de la metalúrgica Stockl, ubicada en Burzaco, llegaron a la fábrica para iniciar su jornada laboral se encontraron con la ausencia de los dueños y la certeza de que no cobrarías los salarios adeudados. Desde entonces iniciaron la lucha en defensa de sus puestos. A dos meses, los 130 trabajadores emitieron una carta que reproducimos a continuación.

*A dos meses del inicio de nuestra lucha*

La autopartista STOCKL del Parque Industrial Burzaco, hoy.

El 22 de diciembre empezamos a recorrer un duro camino, no lo elegimos nosotros, ni lo buscamos, ni lo queríamos. Pero estamos acá después de mucho tiempo de sufrir y resistir los turbios manejos y maniobras de la patronal ante los ojos ciegos de las instituciones, todas, que nos representan y nos deberían defender.

Hace dos meses que llegamos a la fábrica para trabajar como todos los días y nos encontramos con que no había ningún responsable y que no nos iban a pagar lo que ya habíamos trabajado y nos debían. Nadie dio la cara, nadie nos informó nada.

Después de todo ese tiempo seguimos prácticamente igual, con la total incertidumbre de no saber qué va a pasar con nuestros puestos de trabajo.

Recurrimos a todo el mundo, instituciones y personas de distintos sectores, buscando una respuesta y aún no llega la solución.

En éstos meses nos hicimos más fuertes para seguir resistiendo, realizamos acciones de todo tipo, cortes de ruta, de las entradas del Parque Industrial, marchas, manifestaciones, festivales, corsos, choriceadas, todo para visibilizar nuestro conflicto y sumar a nuestro fondo de lucha para poder llevar un mango a casa y tratar de encontrar respuestas y solución a nuestro conflicto.

No lo conseguimos, pero sabemos que no fue en vano, en todo éste tiempo nos rodearon de una solidaridad inmensa, que nunca imaginamos y que agradecemos con todo el corazón; gracias a todas las organizaciones, agrupaciones, sociales, políticas, culturales, comisiones internas, estudiantes, sindicatos, y vecinos que siempre se acercaron dándonos apoyo y fuerza para seguir.

Lejos de todos los pronósticos, acá no se rinde nadie.

Dos meses pasaron, dos meses de tristezas, de dificultades de todo tipo, dos meses sin un peso y sin saber qué va a pasar con nosotros, y no solo con nosotros los 130 laburantes de Stockl, sino con nuestras familias, por las que luchamos, por las que seguimos, por las que no aflojamos. A las que les agradecemos infinitamente que nos sostengan como lo hacen, sin ellas no sería posible.

Dos meses durísimos, porque vimos más de una vez a nuestros pibes irse a dormir con hambre, a nuestras mujeres y a nosotros mismos haciendo malabares para estirar el morfi, para inventar una receta que rinda más, más de una vez nos fuimos a dormir con los ojos llenos de lágrimas por no poder explicarle a nuestros hijos que no le podíamos comprar un par de zapatillas o un helado. Más de una vez gritamos con bronca, con toda la angustia, pero con el convencimiento de que gritamos y no nos callamos porque defendemos lo nuestro, peleamos por nuestros derechos.

En éste tiempo vimos y nos reunimos con funcionarios de diversas instituciones, estatales y privadas, que después de bajarse de un auto último modelo con aire acondicionado, con ropa de marca y con las manos impecables nos decían, sentados en la misma mesa de supuesta negociación, que nos entendían, que sabían por lo que estábamos pasando, que estaban preocupados, que nos acompañaban, que nos iban a ayudar.

¿Qué sabrán ellos lo que nosotros pasamos? ¿Qué idea pueden tener? ¿Cuántas veces les habrá faltado para comprar la leche para sus pibes, cuántas veces abrazaron a su compañera, tragándose la bronca y la importancia, y diciendo, aunque nos comía la duda: ya se va a arreglar, vamos a salir, tenemos que aguantar un poco más? ¿Cuántas veces dijeron en la cena, no gracias, no tengo hambre, mintiendo para dejarles la comida a los pibes?

No le deseamos a nadie, a nadie que pase por la situación que pasamos.

Pero por favor no nos subestimen, somos laburantes, lo que sabemos hacer es producir, pero no somos idiotas.

Éstos dos meses fueron de angustia, pero también de un gran aprendizaje, dimos pelea y la seguimos dando, hoy dos meses después volvemos a repetir: ACÁ NO SE RINDE NADIE.

Volvemos a exigir y reclamar respuestas, soluciones, volvemos a pedir unidad y representación de todos los laburantes y sobre todo de nuestro gremio UOM seccional Avellaneda.

Somos laburantes metalúrgicos calificados que construimos y hacemos el sindicato día a día, pedimos una vez más que con el aparato y poder del gremio haga lo que haga falta para destrabar éste conflicto, necesitamos un verdadero y contundente plan de lucha.

Agradecemos y destacamos la tremenda solidaridad que nos abraza a diario de todas las maneras posibles.

Dos meses después del inicio de una etapa muy difícil, estamos acá y seguimos luchando.

ACÁ NO SE RINDE NADIE, AHORA MENOS QUE NUNCA

 

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!