Red Eco Alternativo ***

Reforma Laboral: productividad sobre las espaldas de los trabajadores

Ser "competitivos" para "atraer inversiones" es uno de los argumentos del gobierno para fundamentar la necesidad de una reforma laboral que aumente la productividad. Sin embargo, detrás del mismo se esconde el verdadero fin de esta reforma: disminuir para el empresario los "costos laborales" y asi maximizar sus ganancias que, en gran medida, son parte de los capitales que fuga año tras año. Mariano Pasi, integrante de CTA Autónoma (Capital) para Red Eco Alternativo

 

(Mariano Pasi, integrante de CTA-A para Red Eco ) Argentina - Las clases dominantes nos bombardean con la “imperiosa necesidad” de una reforma laboral en nuestro país, que le permita ser competitivo en el mercado mundial y así poder captar inversiones que nos lleven al progreso y bienestar general. Argumentan que dicha competitividad se alcanzará si se incrementa la productividad de nuestra clase trabajadora, y que para eso es necesario eliminar algunos “privilegios” -así se expresó el ministro Triaca- de los trabajadores.

Este fenómeno no es exclusivo de nuestro país, sino que se enmarca en una gran ofensiva global del capital contra el trabajo que tiene como objetivo el incremento constante de las ganancias del primero. Así se dieron ya reformas en España, Francia, México, Italia y recientemente en nuestro vecino Brasil.

El caso de nuestros hermanos brasileros es tomado por el gobierno argentino como un parámetro a seguir en el camino de aumentar la productividad y la competitividad, aunque no como el modelo directamente a copiar. Para clarificar un poco, es necesario señalar que la reforma brasilera lleva la relación patrón-trabajador a condiciones de trabajo propias del Siglo XIX. Entre sus consecuencias, se destaca que ahora las empresas podrán negociar directamente con los trabajadores, dejando a un lado la ley laboral. Así, por ejemplo, la duración de la jornada laboral -se habilitan jornadas de 12 hs-, los despidos, el grado de insalubridad, el salario, el régimen de trabajo, la remuneración por productividad, entre otros puntos, dependerá de lo que acuerde un trabajador con la empresa y no de un acuerdo de convenio donde participan los sindicatos, debilitando así la organización sindical y la fuerza colectiva. Es la exacerbación del contrato basura, la tercerización de los contratos laborales y la destrucción del sindicalismo como herramienta defensiva.

Volviendo a nuestro país, para discutir la pertinencia de una reforma laboral tal como está planteada, deberíamos preguntarnos qué implica aumentar la competitividad y productividad de nuestro trabajo, no en términos individuales sino colectivos. Para esto, es posible remitirse a Carlos Marx y la definición que otorga en El Capital[1] sobre los cinco factores que incrementan la capacidad productiva del trabajo: el grado medio de destreza del obrero, que implica su capacitación a lo largo del tiempo; el nivel de progreso de las ciencias, es decir, la incorporación de tecnologías para en el proceso productivo; la organización social del proceso de producción, que implica eficiencia; el volumen y la eficacia de los medios de producción, el cual depende de la incorporación de más maquinarias y herramientas; por último, las condiciones naturales.

Teniendo en mente los cinco factores antes descriptos, se puede pensar entonces cómo mejorar las condiciones de productividad de los trabajadores y quién es el que debe llevar adelante esas mejoras. Así, queda claro que, a excepción de las condiciones naturales, los restantes cuatro factores implican la inversión de capital por parte de los empresarios para generar así que los trabajadores puedan producir más y con mejor calidad. Incorporación de maquinarias y nuevas tecnologías, con una continua capacitación para su eficaz empleo son indispensables para que nuestro país mejore sus niveles de productividad y sea así más competitivo en el voraz mercado internacional.

Lo anterior permite desenmascarar las verdaderas intenciones de la reforma laboral, la cual busca disminuir derechos laborales -como en el caso de Brasil- para generar con esto una disminución en los costos de los patrones y así maximizar sus ganancias. Por supuesto, mayores ganancias no implican mayores inversiones y crecimiento económico, lo que se evidencia en las siderales cifras de fuga de capitales que año tras año sufre nuestro país, así como el estancamiento de la utilización de la capacidad industrial instalada, que oscila entre el 63 y 67% desde hace años.

Discutir incremento de productividad en nuestro país implica discutir la distribución de la riqueza. Implica reorientar el sistema financiero hacia la provisión de créditos a las PyMEs y el sector industrial en general, para ampliar la capacidad productiva e incorporar tecnología de punta. Implica fomentar la investigación científico-técnica y profundizar las políticas públicas de capacitación para nuevos oficios y roles laborales, así como para la disminución del trabajo informal. También requiere la imposición de un freno al saqueo de los recursos naturales que las empresas transnacionales se llevan de nuestras tierras.

Cabe agregar que la competitividad de la economía nacional no está ligada únicamente a la productividad de su clase trabajadora sino que también es necesario tener en cuenta la infraestructura disponible. En ese sentido, es imperiosa la puesta en marcha de un gran plan de inversiones públicas en áreas estratégicas, como podría ser la industria ferroviaria o las energías renovables. Es sabido que el desarrollo ferroviario permitiría reducir costos de transporte, así como también fomentaría la generación de empleos y tecnología nacional.

Hablar de la competitividad de nuestra economía nos permite destacar que ésta depende principalmente del modelo productivo sobre el que se apoya. En el caso argentino, su estructura agro-minera exportadora lo vuelve vulnerable a los vaivenes de los precios de las materias primas que produce. Por eso, ante la ofensiva que el capital despliega contra los trabajadores, se torna indispensable que la clase trabajadora genere iniciativa política para, en principio, correr el eje de discusión desde lo que beneficia a los patrones hacia lo que beneficia a los sectores populares; luego, romper los discursos falaces que buscan profundizar la precarización laboral; y finalmente, poner en discusión el modelo productivo nacional y la distribución de la riqueza producida socialmente. Sólo así podremos frenar esta nueva embestida contra nuestro pueblo.

 

[1] Marx, Carlos;  El Capital, Editorial Fondo de Cultura Económica. México, 2000

 

Más del pais...

Es AHORA o NUNCA

Trabajadores * 17-11-2017

La CTA Autónoma de Capital Federal rechaza categóricamente el proyecto de reforma laboral impulsado por el gobierno de Mauricio Macri. Se declara en estado de alerta y movilización, convoca a un encuentro de organizaciones y afiliados directos para e...

Leer más...

Llamado a la unidad para derrotar la reforma laboral

Trabajadores * 17-11-2017

Este jueves 16, se realizó en la Facultad de Ciencias Sociales, un nutrido plenario de dirigentes, activistas y agrupaciones de un importante arco de sectores del sindicalismo combativo y la izquierda. Participaron trabajadores estatales y privados d...

Leer más...

Aparición YA de María Belén Marciak

Géneros * 17-11-2017

Belén salió de la escuela el lunes 13/11 y no volvió a su casa. Desde entonces no se sabe nada de ella.  Junto a lxs profxs  y estudiantxs del Normal 4 nos concentramos este viernes 17 de noviembre a las 12:30hs para gritar  su nombre ...

Leer más...

Marcha por la Semana de los Derechos

Infancia * 16-11-2017

Será este viernes 17 de noviembre, a las 10.30, desde Onelli y Brown hasta el Centro Cívico de la localidad rionegrina de Bariloche en el marco de la 21° Semana por los Derechos de niños, niñas y adolescentes que organiza el Movimiento de Infancia de...

Leer más...

Nuevo comunicado de la familia de Santiago Maldonado

DDHH * 16-11-2017

Allí explican que esta semana presentaron el escrito por el cual expresan sus críticas a la resolución del juez Gustavo Lleral, que rechaza el pedido de incorporar un grupo de expertos independientes para colaborar en la investigación de la causa. “E...

Leer más...

Paro de 24 horas en todos los canales de televisión

Trabajadores * 16-11-2017

Fue convocado por el Sindicato Argentino de Televisión, Telecomunicaciones, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (SATSAID) para este jueves 16 de noviembre, con "asistencia y permanencia en los puestos de trabajo" con el objetivo de respa...

Leer más...

Denuncian estado crítico de la salud pública en Córdoba

Trabajadores * 16-11-2017

“El gran aumento en la demanda asistencial, producto de múltiples factores comola pérdida de la cobertura social de miles de cordobeses o el cierre de clínicas privadas, impacta en un sistema público diezmado de personal e infraestructura. Las recien...

Leer más...

CORREPI presenta el Informe de la situación represiva en Zona Oeste

DDHH * 15-11-2017

La Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presenta el próximo sábado 18 de noviembre el Informe de la situación represiva en Zona Oeste. La presentación será a partir de las 16 hs en la Plaza 20 de Febrero de Ituzaingó.Co...

Leer más...

Chubut: el "enemigo" de rostro cubierto

DDHH * 15-11-2017

El presidente del bloque de diputados provinciales de Cambiemos, Eduardo Conde, conocido por avalar el 2X1, no reconocer la causa de desaparición forzada de Santiago Maldonado y tratar de subversivos al pueblo mapuche, presentó un  proyecto de l...

Leer más...
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!