Estatales: entre la inflación y los despidos

Los trabajadores estatales de Nación y de la provincia de Buenos Aires se enfrentan a nuevas medidas que los dejan en la calle. La no renovación de los contratos es una de los mecanismos utilizados. Los que sobreviven a los despidos enfrentan la batalla de las paritarias  para mejorar un ingreso violentado cotidianamente por la inflación. Por Mario Hernandez para Red Eco Alternativo

(Por Mario Hernandez para Red Eco) Argentina- La semana pasada el Jefe de gabinete del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, Diego Marías, resolvió no renovar la contratación de más de un centenar de trabajadores/as. Se trata de contratos precarios y tercerizados por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), muchos de ellos tienen más de 7 años de antigüedad. La medida fue comunicada a última hora del jueves 30 de junio, es decir, un día antes de cumplirse el plazo de vencimiento de los contratos que habían sido renovados por dos meses desde mayo.

A partir del 1º de julio los programas de Memoria, Coordinación de Publicaciones, Educación Sexual Integral, Educación y Prevención de Adicciones, Comunidad y convivencia escolar y Plan de Lectura y las modalidades educativas de Educación Intercultural Bilingüe, Educación Artística, Contextos de Encierro y Adultos, entre otras líneas de acción, se encuentran prácticamente desmantelados.

Miles de trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires marcharon el viernes 1º de julio a la nueva sede de Jefatura del Gobierno de la Ciudad, en reclamo por la reapertura de paritarias y el establecimiento de carreras para el reconocimiento de las tareas y dignidad de los trabajadores de la Ciudad.

En el mes de abril se cerró la paritaria de los trabajadores del Gobierno porteño con un aumento en dos tramos, el cual contempla un inicial del 14% a partir de mayo. El segundo aumento recién llegaría en noviembre y consiste en 17% no acumulativo. Se trata de uno de los peores acuerdos paritarios de todo el país.

Desde ATE Capital denunciaron que hay 50.000 empleados públicos que viven con menos de $ 15.000, por lo que afirman que es necesaria la creación de una carrera administrativa ya que los “han empujado” hacia un escalafón general y no reconocen la dignidad de las tareas que los empleados públicos de Ciudad llevan adelante.

La columna de estatales estuvo acompañada de diferentes organizaciones sindicales y sociales. Entre ellas, estuvieron presentes banderas de la UTE, de la CTA de Ciudad de Buenos Aires, la Tupac Amaru y la multisectorial de Buenos Aires. Además del reclamo salarial, repudiaron los tarifazos en los aumentos de servicios de gas, luz, transporte y agua.

En la provincia de Buenos Aires el inicio del ciclo escolar tras el receso invernal entró en una etapa de incertidumbre, luego de que los gremios del Estado anunciaran un paro de actividades para el próximo 12 de julio y advirtieran que, en caso de no haber respuestas del gobierno de María Eugenia Vidal, podrían no comenzar las clases el 1º de agosto.

En un encuentro realizado en la sede de ATE en Capital Federal, este gremio, más el Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (Soeme), Suteba, Udocba, la Federación Nacional Docente, la AJB y Cicop, pidieron soluciones urgentes a la administración de Cambiemos para “modificar el estado de situación en que se encuentra la Provincia”.

Contrariamente al discurso a favor del diálogo que Cambiemos esgrime en público, la administración bonaerense viene haciendo oídos sordos a los reclamos de los trabajadores.

La paritaria estatal todavía no resuelta, más la actitud beligerante del gobierno de Vidal de no acceder a los fallos de la Justicia, que ordenó reabrir la negociación salarial, ha generado que los trabajadores adoptaran un accionar más duro contra la política oficial.

Exigen una recomposición salarial que ayude a afrontar la vorágine inflacionaria y un sueldo mínimo de $ 12.000, mientras la administración provincial insiste con un aumento para los estatales del 25% en forma anual, y afirma por lo bajo que no dará ninguna clase de aumento a los demás gremios para el segundo semestre.

A esta situación se agregan los descuentos salariales conocidos el lunes. Fuentes sindicales aseguraron que la sanción de la Dirección General de Cultura y Educación alcanzaría a unos 100.000 trabajadores del sector que adhirieron a distintas medidas de fuerza.

El lunes más de 50 bibliotecarios ocuparon la Secretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires, ubicada en 47 entre 5 y 6, para reclamar el pago de los 7 meses adeudados del aporte estatal a las 500 bibliotecas populares que funcionan en territorio bonaerense.

Los trabajadores del Hospital Posadas pararon el jueves contra la privatización del servicio de limpieza y también realizaron un corte de calle.

Los tres gremios que nuclean a los empleados de la ANSES coordinaron una jornada de lucha con paro y movilización al Congreso el miércoles pasado. Denunciaron que la Ley de Reforma Previsional sería un golpe mortal para el organismo y pondría en peligro la totalidad del sistema previsional.

“Desde el día uno nos manifestamos en contra de esta Ley que dictamina el vaciamiento de Anses. Vienen por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, por el regreso del negocio de las AFJP, por eso hoy más que nunca tenemos que accionar en unidad defendiendo nuestros puestos de trabajo”, afirmó el Secretario general de Secasfpi, Carlos Ortega.

También trabajadores estatales y entidades sociales y políticas marcharon hacia el Congreso Nacional para rechazar una norma que, según afirmó el titular de ATE Capital, Daniel Catalano, “herirá de muerte a la seguridad social”.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!