Red Eco Alternativo ***

La discriminación mata en Argentina

Jennifer Danna Fernández Condo tenía de 14 meses y falleció tras un peregrinaje en entidades sanitarias en el sur mendocino. Su familia denuncia que fueron víctimas de discriminación y mala praxis médica.

(Nancy Colque) Mendoza La familia Fernández Condo vive en Salto Las Rosas, en San Rafael, al sur de la provincia de Mendoza y desde hace catorce años trabaja en los hornos de ladrillos. Paulina Condo y Severo Fernández, oriundos de Potosí y padres de Jennifer Danna, piden justicia por su hija fallecida el pasado jueves 16 de mayo. Tras recorrer diferentes centros de salud y hospitales durante varios días, la niña fue reiterada veces “rebotada” a su casa y habría muerto por negligencia médica y discriminación del personal del hospital por su condición de bolivianos.

Los hechos

El martes 14 de mayo Jennifer presentaba altas temperaturas y malestar por lo que su madre decidió llevarla al centro de salud de El Salto. Allí, le realizaron análisis de sangre y le colocaron una inyección para disminuir la fiebre. Los profesionales que la atendieron la mandaron de regreso a casa y le recomendaron llevarla al Hospital Schetakow para un examen de orina.

Al día siguiente, Jennifer no logró la orina, los síntomas continuaron y su madre la llevó a la guardia del hospital Schetakow. Ella solicitaba a los médicos que internasen a su hija porque se encontraba muy grave. Nuevamente la beba fue inyectada y enviada a la casa. Le dijeron que realizara un nuevo control en el centro de salud más cercano a su domicilio, en este caso era el Atuel Norte.

El día jueves los padres se dirigieron hasta la salita pero no había doctores; entonces se lanzaron al centro de salud de El Salto, donde su padre solicitó que la atiendan con urgencia porque la nena presentaba convulsiones, vómitos y pigmentación morada en sus extremidades. Allí recibió malos tratos, no fue atendida, y le dijeron que volviera con un turno, a pesar de que una paciente le había brindado su lugar a Jennifer.

En horas de la tarde la niña empeoró y sus padres inmediatamente la llevaron al hospital Schetakow. Cuando ingresó al nosocomio la beba ya había fallecido, de acuerdo a dos médicas que se encontraban en urgencias.

Mala praxis y discriminación

Tras la gravedad del caso se abrió un expediente en la Comisaría 42ª. El fiscal a cargo es Javier Giaroli, quien instó la historia clínica de la difunta y un sumario administrativo al hospital Schestakow para la investigación del caso. Se espera los resultados de la necropsia e informe histopatológico de la menor fallecida para deducir las causas de su muerte.

Los padres de Jennifer sostienen que hicieron todo lo que estuvo a su alcance por la salud de su hijita. Peregrinaron por los centros de salud y cada uno desatendió sus funciones. No comprenden por qué no fue internada Jennifer siendo que presentaba síntomas cada vez más agravados: fiebre, vómitos y diarrea.

Lidia Fernández, hermana de la menor, denuncia mala atención y discriminación en el hospital. Asegura que Jennifer no fue atendida por ser boliviana. A lo que la madre atestigua graves dichos discriminatorios en el interior del hospital hacia su condición de extranjeros.

Repercusiones

La noticia conmovió a la colectividad boliviana residente. Tras la gravedad de lo ocurrido, varios paisanos se acercaron a la familia para brindarle consuelo y les confirmaron haber vivido secuencias discriminatorias en los centros de salud y hospitales del departamento.

El Consulado boliviano en la provincia se acercará en los próximos días a San Rafael para realizar gestiones de su área y además prospectar las situaciones que viven sus connacionales en el departamento.

Muerte por discriminación

La justicia tiene en sus manos la investigación del caso de Jennifer cuyas responsabilidades se presentarían en la negligencia de empleados de la salud.

En teoría, en Argentina tienen acceso al sistema de salud todos sus habitantes, sin distinción de nacionalidad u otro factor; sin embargo prevalecen en el imaginario social prejuicios y estereotipos que impiden un acceso igualitario a este derecho (sostenido  por los aportes tanto de los argentinos como de los extranjeros que habitamos este país).

Los hospitales, las clínicas y los centros de salud de los barrios son espacios en los que la discriminación no es una presencia desconocida.

En los últimos años con el Decreto de Necesidad y Urgencia Nro 70 desde el actual gobierno argentino de Mauricio Macri se alentó a cercenarle derechos a los migrantes, de hecho a principios de este año se puso en tela de juicio la atención en la salud con Bolivia, abonando la teoría de que los migrantes son una carga.

Es en este contexto que distintos agentes estatales con un poco de poder toman estas decisiones que le cuestan la vida a personas que la única culpa que tienen es “haber nacido en otro país y ser indígenas”.

La “extranjeridad” no debería ser balanza de voluntad en la atención médica, como así tampoco los rasgos fenotípicos de una persona un condicionante para medir si se merece o no el acceso a este derecho humano. Cuando decimos que la discriminación mata no exageramos, la muerte de Jennifer pudo haber sido evitada y hoy una familia no estaría destruida.

Fuente: Periódico Renacer https://periodicorenacer.wordpress.com

 

Logo agenda

 
Our website is protected by DMC Firewall!