Red Eco Alternativo ***

La política de Salud Mental de Cambiemos: lo privado sobre lo público

Después de trabajar sin cobrar durante meses, los y las trabajadores de salud mental y adicciones dependientes del ex Ministerio de Salud, denuncian que fueron despedidos 88 profesionales. “Los despiden porque están en contra de todas las alternativas a los neuropsiquiátricos”, explica Ángel Barraco, miembro del Consejo Consultivo Honorario de la Ley de Salud Mental en esta entrevista de Mario Hernandez para Red Eco Alternativo

 

(Mario Hernandez para Red Eco) Argentina-  Los y las trabajadores tomaron conocimiento de sus despidos por un audio de whatssap  y les fue comunicado telefónicamente por el coordinador administrativo Nicolás Fernández. Me gustaría que explicaras qué significa esto. ¿Qué tareas desarrollaban estos trabajadores y cómo afecta a las comunidades como los casos de Jujuy, Corrientes, Chaco, Entre Ríos y Misiones? En la provincia de Jujuy dejaron sin cobertura a pueblos de la Quebrada, de la Puna y de la Yunga.

A.B.: Es muy importante esta pregunta porque está en relación a la Ley nacional de Salud Mental que apunta a modificar un sistema de atención, que es el que nominamos como “modelo manicomial”, el de los grandes neuropsiquiátricos donde los pacientes están encerrados como si estuvieran detenidos.

El hecho de surgir una Ley nacional de salud mental en la que hemos participado con mucha energía y convicción, la propuesta es que la salud mental no tiene que darse necesariamente en una situación de encierro y en grandes hospitales, sino que la salud mental tiene que ser comunitaria.

Está comprobado que lo mejor que le puede pasar a una persona que padece de una enfermedad mental es ser atendida de acuerdo de la inmediatez del caso y dar todas las herramientas para que esa persona no pierda su lugar de referencia social, familiar y comunitario.

Para esto se armaron hace unos años, equipos territoriales de salud mental que trabajan directamente en las comunidades. Por ejemplo, una compañera del Chaco fue despedida de la ciudad de Margarita Belén, donde se asiste a una población de 600.000 personas, que al no estar estos equipos de atención directa a la comunidad van a quedar sin atención. Entonces van a tener que movilizarse y van a terminar en los hospitales neuropsiquiátricos o directamente desatendidos. Esta es la gravedad.

Nosotros pretendemos que haya equipos interdisciplinarios que puedan actuar no solo en los hospitales y en los centros de salud mental, sino salir a la comunidad. La comunidad y la persona que sufre tienen que ser parte del proceso de atención, no pueden ser parte del modelo psiquiátrico tradicional donde desde un lugar de saber se subordina a otro a la voluntad del que supuestamente sabe. 

Esto tiene mucha importancia respecto de estos equipos, porque al desmembrarlos tiran para atrás lo poco que se había podido avanzar respecto de la Ley. En esta medida no hay solamente una cuestión presupuestaria sino que también hay una cuestión ideológica desde el corporativismo médico psiquiátrico manicomialista. Están en contra de todas las alternativas a los neuropsiquiátricos. Para ello no quieren que existan estos equipos, ni que haya otro modelo de atención y esto está atravesado por múltiples intereses económicos e ideológicos.

Me parece que es importante que se dé a conocer qué implica, porque 88 despidos podría ser sólo un número que estaríamos sumando a los miles de trabajadores que están perdiendo sus trabajos en pequeñas y medianas empresas, en comercios, pero esto además de la consecuencia que tiene para los trabajadores tiene una mucho más grave que es que queda desatendida la población y en esto no podemos mirar para otro lado.

M.H.: Hablamos de 6 despedidos en la provincia de Jujuy,  28 en el Chaco, 11 en Corrientes, 20 en Entre Ríos y 29 en Misiones.

A.B.: A futuro tenemos que esperar y trabajar para sumar espacios, sumar comunidad, trabajadores, porque la afectación es doble, no solo está en los recursos. Tenemos que poner en sobre aviso a quienes trabajan en el ámbito privado, esta política no solo va hacia el achicamiento y avasallamiento de lo público sino que va también por el trabajo de los colegas que se desempeñan a nivel privado en sus consultorios. Ya se está notando la gran concentración de las empresas de la medicina prepaga en generar sus propias instituciones de atención, con lo cual las prepagas ya no van a derivar directo a los consultorios pagando cápitas y honorarios, sino que directamente van a llevar a los profesionales adentro de sus instituciones pagando mucho menos e imponiendo cuáles son las prácticas que consideran posibles. Este es caso del psicoanálisis, a muchos colegas las prepagas les dicen que no hagan psicoanálisis porque lleva mucho tiempo y es muy caro. Obviamente tiene que ver con que ellos solo pretenden sacar una renta sin reparar en el impacto que produce en la persona que demanda atención.

Todo esto tenemos que observarlo y que no quede nadie sin advertir, por eso digo que hace falta generar una gran movilización porque los intereses están afectando desde todos los lugares a los trabajadores y profesionales. El desafío es convocar y creo que esto de los despidos tiene una significación que tiene que ver con romper con una situación paradójica que es que la autoridad de salud mental está ejercida por una persona que cuenta con cierto carisma y que ha hecho que no lo atacasen ni recibiese críticas de parte de muchos sectores.

Lo que estamos diciendo es que se están cayendo las máscaras, por eso en el congreso de la Asociación Argentina de Salud Mental, participamos con mesas para tratar de poner en claro de qué se trata y dejar en claro que en salud mental no evaluamos las performances ni la validez personal de quien ocupa un cargo sino la política que representa, y la política que representa en la dirección nacional de salud mental es la política de Cambiemos, neoliberal, la que viene a imponer lo privado y arrasar con lo público.

Estamos en un momento de inflexión, donde se están dando las condiciones lamentablemente por el estado de situación, no solo general en la sociedad donde vemos día a día cómo se va agravando, sino particularmente en el valor social que  implica la defensa de la salud y la salud mental. Porque estamos observando que vamos camino a que se dé una situación muy parecida a la del 2001, cuando muchas personas tenían coberturas de prepagas y obras sociales y fue el sistema público el que se tuvo que hacer cargo.

La diferencia es que en ese momento el sistema de salud público, al menos en la Ciudad de Buenos Aires estaba bastante fortalecido, pero hoy está arrasado. Si esto llega a ocurrir porque las personas por no puedan pagar las cuotas de 10.000 a 15.000 pesos que están pagando por la salud privada, va a ser muy caótico y no estamos hablando de que te corten el cable, ni de algo de lo que se pueda prescindir, estamos hablando de la salud.

M.H.: Se realizó el pasado 23 de agosto la Asamblea de salud mental. ¿Cuáles fueron las conclusiones a las que arribó esa actividad? ¿Qué podemos esperar a futuro respecto de esta Asamblea de salud mental?

A.B.: En primer lugar la asamblea se realizó en un ámbito muy presente y actual en cuanto a las luchas que se están dando, en la sede de la Conadu Histórica, esto vale recalcarlo dado el momento que vivimos y también porque ha impactado en las resoluciones de la asamblea.

Se discutió un estado de situación que alcanza a todas las áreas de salud, educación, vivienda, cultura y, sobre todo, destacar que ya no pensamos la lucha exclusivamente de la perspectiva de lo que pasa en salud mental sino que para todos nosotros, quienes participamos de la Asamblea, consideramos que la unidad de lucha de toda la conflictividad es el signo que hay que recalcar y levantar.

No podemos levantar la lucha de salud mental si no va de la mano de la lucha docente. Prueba de ello es que la primera resolución que se tomó fue participar de la marcha universitaria a Plaza de Mayo el jueves 30 de agosto. Previamente a las 15:00 hubo una radio abierta en la puerta de la facultad de Psicología en Av. Independencia en torno a la problemática universitaria que tan gravemente se presenta.

La otra cuestión en relación a lo que venía diciendo en cuanto a cómo se une la lucha, puntualmente seguir peleando y luchando contra esa resolución arbitraria que es la 1.254 que ha afectado las incumbencias de los psicólogos fundamentalmente.

También se resolvió adherir a la campaña por un referéndum vinculante por el aborto legal seguro y gratuito, que es cómo se presenta el seguir esta lucha porque si bien se perdió una votación, se ha ganado un movimiento político importantísimo nunca registrado en este país con la movilización de millones de mujeres y hombres acompañando.

Respecto de la salud mental decidimos formular un documento que pueda circular y dar referencia, no solo a los trabajadores de la salud mental sino a la comunidad toda, porque el hecho del incumplimiento de la Ley, y acá tomamos una noticia que es el lamentable despido de 80 trabajadores territoriales de la salud mental, hecho que fue generado por el Director de salud mental.

Esa declaración tiene que ver con la situación general de ajuste económico, la afectación a los salarios, a los presupuestos en este caso el universitario, el avasallamiento a la salud pública y el impacto de otro elemento que es la incidencia que va a cobrar la puesta en práctica de la Cobertura Universal de Salud (CUS), que es otro de los grandes avances para generar un trasvasamiento de los recursos públicos de salud a los privados.

M.H.: Me interesa conocer tu opinión sobre los dichos del Papa Francisco que en una rueda de prensa, recomendó recurrir a la psiquiatría cuando los padres constaten una tendencia homosexual en sus hijos desde la infancia.

A.B.: Sorprende y no tanto, porque estamos hablando del poder religioso que a través de los siglos ha generado muchas de las grandes injusticias. Una de esas grandes injusticias es el control de los cuerpos, por eso en una breve reflexión dije que esta es la biopolítica de la Iglesia Católica que como prosecución del control de los cuerpos, como es el haber incidido tanto para que la Ley del aborto legal, gratuito y seguro no pudiera hacerse realidad. Esto se inscribe dentro del mismo marco de control, que es a su vez un control afín a los intereses del capitalismo porque nadie duda de cómo de forma mancomunada actúan estos poderes terrenales.

No me sorprendió que dijera lo de la psiquiatría, porque es parte de la historia la idea de ese control social. No olvidemos que la psiquiatría surgió a la luz y a la sombra de los llamados manicomios. Entonces un comentario de esas características nos hizo un favor en el sentido de hacer tomar conciencia a la comunidad de cómo determinados saberes están legalizados como un entramado jurídico.

Siempre hemos comentado que el hecho de la existencia de la lógica manicomial tiene relación justamente con un entramado de un supuesto saber científico, la psiquiatría, más otro entramado de saber que es la ciencia jurídica y que históricamente ha generado los fundamentos para el encierro de las personas. Y al recurrir a la psiquiatría en los chicos, hace responsables a los padres, diciendo que esto empiece a surgir en los chicos es responsabilidad de ellos y que por eso hay que recurrir al psiquiatra.

Yo creo que se podría decir mucho más, esto habla del nivel de inserción que tiene el discurso religioso en la sociedad y, sobre todo, en nuestro país donde se está gestando otra lucha que surgió a partir de la discusión del aborto que es la separación de la Iglesia del Estado, y esto afecta todo este tipo de ponderaciones que por venir de la más alta autoridad a veces cala muy fuerte en la sociedad que ingenuamente la toma como un lugar de saber, de verdad y sabemos que no es así. Basta con ver la historia de la Iglesia.

 

Nota relacionada: Despidos en Salud Mental

 

Logo agenda

 
Our website is protected by DMC Firewall!