Niños calcinados por la corrupción

En la mañana del 27 de abril, dos chicos murieron en el incendio de un taller clandestino ubicado en Páez 2796, del barrio porteño de Flores. El frente de la propiedad estaba enrejado y tapiado para que no se escuchen los ruidos de las máquinas que día y noche se hallaban en actividad. El 24 de septiembre de 2014, los vecinos y la organización La Alameda, lo habían denunciado por trabajo esclavo y trata ante la Procuraduría de Explotación y Trata de Personas, PROTEX, junto a otros cinco talleres.

Los expedientes han dado vueltas desde la Comisaría 5º, la Procuraduría, los juzgados de la ciudad y los federales. Mientras tanto, la fábrica creció a costa del encierro de sus trabajadores en estado de explotación y esclavitud, hacinados y tapiados, ya que también oficiaba de vivienda para ellos, aunque sólo pudieran salir con el consentimiento del encargado. Instalaron una caldera para facilitar el secado y planchado de las prendas que sería una bomba de tiempo y que, en este incendio, no llegó a estallar porque, apenas sintieron el olor a quemado, los vecinos llamaron a bomberos y al SAME. Se Logra rescatar a muchas personas, a fuerza de mazazos para derribar parte del frente desde donde fluían llamaradas que alcanzaron a los socorristas.
Pero abajo, en el sótano tapiado, dos hermanos, Orlando Camacho de 7 años y Roberto Camacho de 10, dormían el sueño inquieto de los que no tienen voz, presos de la corrupción. Para llegar a los cuerpitos ya calcinados, los bomberos debieron derribar la parte del frente que había sido la ventilación, cuya reja se había tapiado. Sus padres son rescatados y los internan en el Hospital Álvarez.
Protegidos por el estado, Orlando y Roberto deberían estar en el aula de su escuela, Provincia del Chaco, esperando el recreo y soñando qué quisieran ser cuando crecieran. Pero, para los más pobres, los sueños son pesadillas de las que nunca se despierta.

Fuente: Alicia Susana Gómez / Agencia para la Libertad / La Alameda

Reproducimos además el comunicado escrito y difundido por un grupo de vecinas y vecinos y organizaciones comunitarias, sociales, políticas reunidas en Asamblea en La Cazona de Flores el lunes 27 de abril ante la llamada tragedia de la calle Paéz:

No olvidamos
Sacar del gueto a la economía popular y migrante *
La tragedia de Flores convocó una nutrida asamblea de organizaciones, vecinxs e instituciones para tratar –elaborar, pensar, intervenir– luego de un nuevo incendio de un taller textil, donde murieron dos niños, hijos de los trabajadores que también resultaron gravemente heridos. Nos parece fundamental la organización popular y barrial frente a estas cuestiones, para salir de la mera denuncia y construir espacios de mayor organización y discusión colectiva.

Aquí algunos de los puntos a los que llegamos tras la puesta en común:
+ Es necesario dejar claro que no se trata de un problema de “bolivianos/as”. El taller textil, al igual que las quintas que producen frutas y verduras, son parte de circuitos de producción y consumo que involucran a toda la ciudad y parte de una cadena de valor en la que participan grandes marcas, talleres tercerizados, un empresariado informal y miles de trabajadores y trabajadoras migrantes.
+ Son estos circuitos, extremadamente rentables gracias al trabajo migrante que explotan, los que abaratan y posibilitan la vida en la ciudad para buena parte de la población. Justamente la que no consume en los shoppings, aun si las prendas textiles que allí se venden son producidas en idénticas condiciones que las que circulan en las ferias populares.
+ Por esta razón, nos parece fundamental que no se criminalice el consumo popular y que no se pida la represión sobre la informalidad. Por dos motivos: primero porque se ataca a las redes que hacen posible el consumo en un contexto de inflación y de condiciones hiper precarias de empleo. Por otro, porque cuando se organiza la persecución sobre los ilegalismos populares lo que se activa es la persecución racista de los pobres.
+ Es necesario que no se hable de “colectividad” boliviana como si se tratara de un conjunto homogéneo. Hay empresarios –que son dueños además de otros emprendimientos como radios y boliches– y hay trabajadores. Es necesario trazar un mapa complejo de los circuitos de explotación pero también de los esfuerzos de progreso y de valorización de la ciudad que los trabajadores migrantes protagonizan. Seguir hablando de colectividad es mantener a estas economías encerradas en un gueto.
+ Las tragedias de Paéz y de Viale, pero también las escenas de las topadoras arrasando con La Salada como conclusión de una serie de muertes, nos congelan en la impotencia y sólo dejan el camino a la victimización. Se borra así la productividad concreta de los trabajadores, sus ansias de progreso y sus esfuerzos, y se reinterpreta esta vitalidad social como puro sometimiento y sumisión.
+ Es fundamental la alianza con los vecinos que, como han repetido, no confían en denunciar a la policía a los talleres textiles porque se sabe de la complicidad política y policial con los negocios. ¿Se sabe que los uniformes de la policía federal y la policía metropolitana se hacen en los talleres textiles clandestinos? Hay que evitar una “caza de brujas” sobre los trabajadores migrantes, sobre los feriantes y sobre quienes, desde abajo, construyen el derecho a una ciudad más justa.

CONVOCAMOS A UNA ASAMBLEA ESTE SÁBADO 2 DE MAYO – 18 HS.
CAZONA DE FLORES – Morón 2453.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd