La niñez arriesgada

malnutricion-ibsn.gifEl Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) dio a conocer un informe sobre la situación nutricional de los niñxs y adolescentes que asisten a merenderos del conurbano bonaerense. El resultado es que casi la mitad de ellxs tiene problemas de malnutrición. Red Eco Alternativo.
(Red Eco) Buenos Aires - El trabajo, desarrollado por este instituto en conjunto con el Movimiento Barrios de Pie, consiste en armar un indicador peso/altura que de cuenta de situaciones de alimentación normal y de malnutrición en sus variantes de sobrepeso, obesidad, peso bajo y riesgo de peso bajo.
El relevamiento se realizó tomando el peso y la medida de 3683 niñxs y adolescentes de 0 a 19 años en 113 merenderos ubicados en diversos barrios de 16 distritos de las zonas Sur, Oeste y Norte de la provincia de Buenos Aires.
Los indicadores obtenidos muestran que el 56% de ellxs tienen una alimentación normal y presentan un peso adecuado para la edad.
 Sin embargo 4 de cada 10 niñxs y adolescentes (44 %) tiene problemas de malnutrición. Esta situación se expresa con obesidad (10%), sobrepeso (20%), bajo peso (7%) y resigo de bajo peso (7%).
Por otra parte, el estudio relevó la franja etaria de la lactancia (0-2 años) y de la primera infancia (2-6 años). En estas edades el peso es un indicador que da cuenta de un crecimiento adecuado que de ser menor al necesario podrá traer secuelas no sólo físicas sino en el proceso de aprendizaje. “Desde el nacimiento hasta los 24 meses de edad los niños crecen, en promedio alrededor de 37 cm, esta velocidad de crecimiento, unos 25 cm/año en el primer año y unos 12 cm/año en el segundo, no se volverá a alcanzar en ninguna etapa de la vida posnatal”, dice el informe.
Los resultados arrojan que el 42%  de los niñxs de entre 0 y 6 años tienen problemas de malnutrición. Aquí el bajo peso (8%) y el riesgo de bajo peso (12%) se incrementan comparados con los anteriores guarismos y bajan los porcentajes de obesidad (4%) y sobrepeso (18%).
Isaac Rudnik, director del ISEPCi, sostuvo: “nuestros hallazgos apuntan que la situación nutricional en los barrios relevados es de vulnerabilidad al impacto de otras determinantes sociales como la renta, la inflación y la distribución del ingreso, entre otros; tal como hemos demostrado a partir del Índice Barrial de Precios y otros indicadores sociodemográficos”.
El ISEPCi explica que el Indicador Barrial de Salud Nutricional (IBSN) surge “como una investigación-acción participativa orientada a construir datos epidemiológicos de base, que permitan la detección precoz de malnutrición en niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años que viven en barrios del conurbano bonaerense donde el Movimiento Barrios de Pie sostiene diferentes espacios de trabajo territorial: comedores, merenderos, círculos infantiles y postas sanitarias”.
Según plantea el Instituto, con esta información apuntan además a “realizar acciones de acompañamiento y protección a las familias para reducir los efectos negativos de la malnutrición en la salud de niños/as y adolescentes que les impiden el desarrollo de una vida plena”.
Esta tarea es desarrollada con promotoras de salud del movimiento que “fueron capacitadas en la técnica de toma de peso, talla y percentilaje, como así también en el uso y manejo de las tablas antropométricas para realizar la evaluación nutricional”, se afirma.
Los comedores escolares son parte también de los lugares que cubren al menos una comida diaria. Hace pocos días desde diversos sectores se denunció el recorte de cupos por parte del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. Pero además se dio a conocer que los comedores en las escuelas bonaerenses reciben 6,30 pesos para financiar cada ración de comida, cifra a todas luces insuficientes para pensar en una dieta con los nutrientes mínimos necesarios.
César Baliña, secretario general de la CTA La Plata, Ensenada y referente de ATE en la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, comentó en una entrevista realizada por La Olla.tv: “En los diferentes comedores escolares nuestros compañeros, teniendo en cuenta la ración que llega semana a semana, están haciendo malabares y es por eso que se han tenido que seleccionar las comidas que se dan por semana. Antes se podía tener un control y seleccionar lo que realmente llegaba, los pibes tenían una dieta balanceada, adónde se incluía carne y fideos, meriendas, desayunos. De un tiempo a esta parte lo que hemos visto es que se ha tenido que disminuir la calidad, se ha tenido que aggionar la dieta. Nosotros lo que denunciamos es que eso no es nutritivo ni es lo que necesitan nuestros pibes para tener una dieta balanceada, y además, se agrava por la decisión del ministro de Desarrollo Social, Eduardo  Aparicio, de bajar los cupos en los comedores escolares. Nosotros veníamos exigiendo que se aumente el monto por pibe, y lo que hizo el gobierno provincial es aumentar el monto, que antes era de 5 pesos y ahora es de 6,30 y bajar entre un 25 y un 30 por ciento el cupo de pibes que asisten a los comedores”.
Finalmente, el estudio del Instituto  también arrojó como resultado que en la provincia de Buenos Aires hay una mayor presencia de familias en los merenderos, según comentó Laura Lonatti, Coordinadora del área de Salud de ISPECi. “Hay un deterioro en cuanto al poder adquisitivo, y las familias buscan solucionar el problema de la alimentación fundamentalmente con alimentos ricos en hidratos de carbono, y eso va en detrimento de los nutrientes principales. Hay dificultades para que las familias adquieran los alimentos en cantidad y calidad suficientes”, afirmó.
Our website is protected by DMC Firewall!