Bullrich gastará $ 117 millones en pistolas Taser, armas de tortura según la ONU

“El Gobierno comprará 300 pistolas Taser para usarlas en estaciones de trenes y aeropuertos”, tituló Clarín en su página web la noche veraniega de este jueves. Una noticia que seguramente para millones de personas pasará desapercibida, pese al peligro social que representa esta sanguinaria decisión de Mauricio Macri y su ministra de “Seguridad”. Por Izquierda Diario

Según le confirmaron “altas fuentes oficiales” a Clarín Patricia Bullrich “ya trabaja en la implementación de las Taser”, las armas de electrochoque que están prohibidas en muchos países del mundo por ser consideradas instrumentos de tortura.

Dicen allegados a la ministra que “en una primera instancia, se utilizarán en aeropuertos y en los trenes. La idea es hacerlo en lugares de aglomeración donde sólo se puede recurrir al uso de las armas letales en última instancia”.

Es decir que, en instancias posteriores, pueden desparramarse por otros espacios públicos.

Con la aplicación de un electrochoque de 50 mil voltios, la Taser inmoviliza de forma instantánea a la persona atacada, afectando directamente el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema respiratorio, lo que puede ocasionar un paro cardiorrespiratorio.

También, al no dejar marcas, la Policía la puede utilizar como reglamentaria herramienta de tortura, prescindiendo de la tradicional e ilegal “picana”. Y tiene un alcance de hasta ocho metros.

Desde el propio Ministerio informaron que para esta primera etapa Bullrich mandará a comprar unas 300 pistolas. Cada ejemplar cuesta aproximadamente U$S 3 mil, con lo cual se está hablando de unos $ 35 millones, solo para comprarlas. A eso habrá que sumarle el costo de la capacitación a los efectivos de la Policía Federal y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Para arrancar, dicen las “fuentes” a Clarín, se hablaría de un costo total de U$S 3 millones, lo que equivale hoy a unos $ 117 millones.

Aseguran desde el entorno de Bullrich que la plata para la compra está en las arcas del Ministerio, gracias al incremento del Presupuesto 2019 en materia de “seguridad”, votado junto al peronismo.

Confesión de parte

Como aclaración peculiar, las fuentes del Ministerio de Seguridad anticiparon que los policías que porten las Taser no llevarán al mismo tiempo armas de fuego. La curiosa explicación es que se pretende liberar a los agentes de la responsabilidad de tener que justificar, en el futuro, ante un juez por qué se uso el arma de fuego en lugar de la pistola eléctrica pudiéndolo hacer.

Visto desde otro ángulo, semejante decisión no sería otra cosa que el reconocimiento de lo letales que son las Taser, toda vez que de no ser así, según el propio discurso de derecha y reaccionario, la ministra estaría dejando en inferioridad de condiciones a quienes las porten. Y se sabe que eso está en las antípodas de su pensamiento. Como repite a cada momento, ella está para “cuidar a quienes nos cuidan”.

Así, la exmontonera devenida cultora del bolsonarismo da un paso más en su misión de militarizar cada rincón de la Argentina para ejercer al máximo el control sobre la población trabajadora en medio de una crisis económica sin resolución a la vista y de un ajuste en curso que no hace más que pronosticar más protesta social y mayores conflictos en las calles.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd