Red Eco Alternativo ***

El Impenetrable: por el colapso de la “Casita sanitaria” ocuparon el nuevo Hospital de Comandancia Frías

Con temperaturas máximas que promediaron los 40 grados, la dramática situación de pacientes del precario puesto sanitario de Comandancia Frías empujó a ocupar las instalaciones del nuevo Hospital “Padre Severiano Ayustay”, cuya obra fue finalizada a inicios de diciembre, pese a lo cual no tenía fecha de inauguración. Por Centro Mandela DD.HH.

(Centro Mandela DD.HH.) Chaco - Ingresó al lugar al nuevo director del Hospital, el odontólogo Juan José Malgor, que fue designado el 4 de diciembre pasado por la fuerte y persistente presión ejercida sobre el Ministerio de Salud Pública por el absolutista intendente de Fuerte Esperanza, Walter “Bulinky” Correa.

La decisión de ocupar el nuevo edificio  fue tomado en la noche del miércoles, ante  el colapso de la asistencia a los pacientes en la “Casita sanitaria”. Niños insolados y con diarrea porque toman agua que no es apta para el consumo humano debían permanecer internados para ser hidratados. Sin embargo, las instalaciones donde funcionaba el viejo hospital efectos adversos y neutralizaban los tratamientos  brindados a los pibes.

Los enfermos adultos preferían esperar afuera ante el insoportable calor que reinaba dentro de la “Casita”, que en realidad es una vivienda que el gobierno construyó e inauguró, en junio del año pasado, con corte de cintas incluido, que debía ser “destinada a albergar médicos o personal de la salud pública”.

En ese acto de inauguración, Peppo dijo que las obras reflejaban “el interés del gobierno provincial de “propiciar las mismas oportunidades a todos los chaqueños independientemente del lugar en el que elija vivir”.

Una topadora: el caudillo Bulinky

La soledad y el aislamiento de Comandancias Frías es la constante de décadas. Esta localidad está ubicada a 30 kilómetros del límite con Salta,  a 75 de Sauzalito y a 100 kilómetros de Fuerte Esperanza. La población urbana se estima en 900 personas, mientras que la población rural es incierta en su número y está muy diseminada en el área de la zona sanitaria cubierta por el hospital de Frías.

En ese escenario “Bulinky” logró lo que venía persiguiendo.  Desplazó de la función de director del hospital de Frías al médico Mariano Cisneros. El Ministerio de Salud Pública cedió a la presión del mandamás de Frías.

El ex director, que en la región cariñosamente lo llaman por su sobrenombre (Condorito), logró un fuerte arraigo en el lugar y una saludable relación y empatía  con amplios sectores de las comunidades indígenas y de criollos pobres. Es el único médico del hospital de la localidad.

Correa planea digitar la designación de un nuevo director para el Hospital de Frías.  Comunica que en seis meses va traer un nuevo director. Es que en la localidad se hace todo lo que ordena el intendente. “Esta es la situación que tenemos en la zona. Atropella como topadora”, testimonió ante el CENTRO MANDELA un respetado dirigente de la comunidad indígena que aprecia al anterior director del hospital, que fue desplazado de su función sin motivos vinculados con el funcionamiento  de la “Casita”  ni con lo relacionado a   su pertenencia al Ministerio de Salud Pública. El desplazamiento fue decisión directa producto de la presión del intendente.

Bulinky, quién no es muy diferente  a otros implacables intendentes de El Impenetrable,  decide en casi todos los aspectos de la vida cotidiana de los pobladores. Influye o maneja las delegaciones del Instituto de Colonización y de la Dirección de Bosques. Tiene intereses, directos o indirectos, con la administración y destino de las tierras fiscales y de la explotación del monte para sacar madera de la región. Articula con miembros de su familia y con un grupo selecto que organizadamente opera en la zona. El “chimbeo” de madera en la región es la regla para atacar las especies más preciosas del monte nativo

Además, la Justicia Federal debiera investigar la administración de los fondos nacionales enviados hasta 2016 por el Ministerio de Infraestructura de la Nación para la construcción de viviendas populares, especialmente para las comunidades indígenas que viven en El Impenetrable. Los primeros datos recogidos señalan la necesidad de que se inicie o continúe la investigación federal que se lleva adelante en la causa conocida como Lavado III,  con enfoque en el funcionamiento de  la Municipalidad de Fuerte Esperanza

Una empresa con contactos con el poder político

Pese a que la obra del nuevo hospital estaba terminada y las condiciones extremas del verano en Comandancia Fría afectaba  la asistencia sanitaria en la “Casita”, no se disponía la apertura de las instalaciones del nuevo edificio que cuenta con refrigeración y mejores condiciones. Por eso tomaron el nuevo edificio del hospital.  La inauguración y uso no estaba previsto para este año en razón de la agenda de las autoridades provinciales.

El 1° de marzo, en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias de la Legislatura Provincial, el gobernador Domingo Peppo mencionó que las obras del Puesto Sanitario de Comandancia Frías estaban en ejecución. Ruiz Construcciones fue la empresa a cargo de la adjudicación. Los titulares tienen estrechas relaciones con el poder político castelense y provincial. Se benefició de gran parte de las obras públicas en El Impenetrable, especialmente en la construcción de hospitales y puestos sanitarios.

La obra debía ser ejecutada en un plazo de 4 meses, o sea que la empresa debía entregarla en julio pasado al Estado. Pero la comunidad advirtió que el nuevo puesto fue terminado a fin de  este mes de  diciembre.

El gobernador visitó Comandancia Frías en el mes de junio. Afirmó que se encontraba “realizando las gestiones pertinentes para reactivar en lo inmediato las obras del servicio sanitario local, que tiene un avance del 80 por ciento y que debido a dificultades financieras fue paralizado”. El precio de la obra fue de menos de 5 millones de pesos.

Ante la posibilidad de un reclamo masivo, por la mala atención que derivó del poco espacio y el calor sofocante de la vivienda que debía destinarse a los  médicos, las autoridades municipales y de salud decidieron tomar las instalaciones y se adelantó la apertura, sin inauguración oficial.

Una referencia para los parajes cercanos con escasa  complejidad

Del Hospital “Padre Severiano Ayustay” dependen siete Puestos Sanitarios B, que no cuentan con médicos, que están ubicados en  los parajes Sol de Mayo, Nación, Madrejones, Montevideo, Pozo del Gallo, La Laguna y Triunfo.  Es extensa el área de cobertura sanitaria del hospital de Frías. Sin embargo, el nuevo hospital nació con falencias. No cuenta con  laboratorio ni equipo de rayos X. Es de escasa complejidad para asistir a una población con tendencias a enfermar y morir prematuramente por causas evitables o altamente evitables porque se alimentan de harina, grasas y sus derivados. En la zona reina el mal de Chagas, la tuberculosis, la desnutrición, la mal nutrición, la anemia, parasitosis  y otras patologías recurrentes en la zona.

Desde 2008 que no aparece ninguna brigada de fumigación para combatir la vinchuca aunque se sabe que la mayoría de las comunidades indígenas y de criollos pobres  viven en ranchos con techos de adobe, que es el nido más propicio donde se reproducen las vinchucas

La asistencia que se presta es netamente clínica, justamente por la escasa complejidad del Establecimiento.  Ante cualquier complicación de los pacientes  que necesitan de diagnósticos complementarios, las respuestas son las derivaciones  al hospital de Fuerte Esperanza,  que es una localidad habitada por una población artificial enclavada allí  con población gringa, que no siempre es receptiva con los pacientes derivados  de otras zonas. En repetidas oportunidades esas derivaciones  no se concretan debido a los “rebotes” de los enfermos. En el mejor de los casos, otros traslados de pacientes continúan viaje hacia el Hospital del Bicentenario de Castelli, con distancias promedios que se recorren de 280 km., por picadas muchas veces intransitables que insumen viajes de 6 horas o más según la transitabilidad de las picadas y la situación climática.

Las urgencias y las emergencias  también ponen al descubierto otra realidad, que es la falta o insuficiencia de ambulancias.  Actualmente el Hospital de Frías cuenta con dos unidades en regular estado de  funcionamiento. Es frecuente que salgan de servicio por distintas razones, la mayoría mecánicas.

La Zona Sanitaria en contra

Comandancia Frías se vio perjudicada por un tironeo político entre Sauzalito, Fuerte Esperanza y Misión Nueva Pompeya. En la pulseada finalmente se impuso Pompeya, que comanda la zona sanitaria denominada UDT 1 y 2.

En Pompeya se centraliza la recepción y envío de toda la documentación administrativa del servicio sanitario de la región, como también la provisión de medicamentos, insumos hospitalarios, leche y combustible, representando para el hospital  de Frías un viaje  de 290 km., ida y vuelta.

Anteriormente se administraba en la Zona 5, con base  en Castelli, que ahora quedó sin facultades de  coordinación. Estando allí el Hospital del Bicentenario, destino obligado de la totalidad de las derivaciones que demandan atenciones de mayor complejidad, el viaje hasta la principal ciudad portal de El Impenetrable importaba una solución. Pero el nuevo esquema,con eje en Misión Nueva Pompeya, generó un impacto negativo para las exhaustas arcas del presupuesto de salud de Comandancia Frías.

Época de lluvias y caminos cortados

Con la llegada de la temporada estival arremete también el período de  lluvias en  El Impenetrable. En pocas semanas los principales caminos y picadas  estarán anegados y algunos  permanecerán cortados. Este es un grave problema que se repiten todos los años y que  impiden  o dificultan las derivaciones para pacientes que cursan situaciones de urgencia o emergencia sanitaria.  A las afecciones mecánicas habituales y el mal estado de las ambulancias del Hospital, se agrega ahora el probable estado intransitable de las  picadas.

A principios de octubre el gobernador de la provincia, Oscar Domingo Peppo anunció la apertura de los sobres de licitación para la pavimentación del aeródromo de Sauzalito, que demandará una inversión $47.310.869,46. De acuerdo al anuncio que hizo, que fue acompañado por autoridades de la Dirección Provincial de Vialidad, la pista de aterrizaje tendrá 1200 metros de largo por 12 metros de ancho y contará con iluminación. El plazo de ejecución de la obra será de doce meses.

La pista a construir resolvería las demandas de vastos sectores. El propio Peppo señaló en esa oportunidad que “a la red de aeródromos que se está conformando en la provincia sumamos a Sauzalito. La idea es no sólo conformar el aspecto sanitario debido a las distancias, sino  además generar la posibilidad de una red aérea propia en el Chaco para todo tipo de actividades económicas y comerciales”.

Sin embargo, la obra no comenzó.  El problema más grave son las derivaciones sanitarias  debido a la escasa complejidad  de los hospitales y puestos sanitarios  que funcionan desde Misión Nueva Pompeya hacia el norte  y el oeste. Aquí aparece el crónico conflicto de las derivaciones  y de los “rebotes” de pacientes en una red de atención pública signada  por la desorganización y la deshumanización del sistema. Inevitablemente los costos lo pagan la población de El Impenetrable con pacientes que pagan con enfermedades  y fallecimientos  prematuros, evitables  o altamente evitables.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd