El gobierno NI-NI: Ni le interesa, NI se hace cargo

maestro_luchando.jpg
El miércoles 12 compartimos con Roberto Ruiz, en el programa Los Locos de Buenos Aires, un balance del primer día de paro de 48 hs del Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB) y la situación de la educación pública en la provincia de Buenos Aires. Hartazgo docente por el desentendimiento oficial sobre la escuela pública podría resumirse como el eje que explica el alto acatamiento a las medidas de fuerza. Red Eco Alternativo
(Cecilia Rovito – Red Eco) Provincia de Buenos Aires – La conversación se inició tratando de entender y de explicar qué pasa hoy en la Provincia de Buenos Aires donde la mayoría de los docentes adhieren a un paro de 48 hs. Hartazgo docente, podría sintetizar una compleja situación donde ya no solo el probelma no es la cuestión salarial sino que abarca las condiciones laborales. Tras años de postergación el gobierno se había comprometido a principios de este año, como lo ha hecho años anteriores, a darle inicio a la solución. El 28 de marzo, tras 17 días de paro, el FGDB firmaba un acta-acuerdo con el gobierno donde el estado provincial se comprometía a un aumento salarial, el arreglo de las escuelas, el saneamiento de la obra social IOMA, la mejora en la calidad del servicio Alimentario Escolar (SAE), entre los puntos principales. Pero tras el receso escolar de invierno el FGDB volvió a firmar otra acta de compromiso con los mismos puntos ya que hasta mitad del ciclo lectivo 2014, no se habían cumplido ninguno de ellos.
¿Qué significan estos tres puntos y por qué atraviesa tanto a los docentes? El salario en blanco docente es hoy de 2.200 pesos (¡dos mil doscientos pesos!) y un docente que recién se inicia llega a los 5.000 pesos. Es decir, el 56% del salario docente no está en blanco. La provincia contaba hasta el año pasado con seis distritos en emergencia en infraestructura escolar, entre ellos Lomas de Zamora. En palabras de la Presidenta del Consejo Escolar de ese distrito, María de los Ángeles Kosinovic: “Lomas tiene un abandono de 20 años en infraestructura escolar”. Traducido: aulas sin vidrios; sin estufas para el invierno y sin ventiladores para el verano; baños en mal estado; techos que se caen; falta de mobiliario; las paredes sin pintura; puertas sin picaporte y más. En tanto, los prestadores médicos, clínicas y farmacias dejaron de atender; análisis y estudios que no los hacen “porque Ioma no está pagando”. Sin embargo, el estado provincial descuenta todos los meses a los docentes y demás empleados públicos la cuota de la obra social. Por último, el almuerzo y/o merienda que los proveedores mandan a los colegios está compuesto por alfajores, galletitas o barritas de cereal en el caso de la merienda y arroz o fideos con tuco en el caso del almuerzo. El Estado provincial llama a esto servicio alimentario, además, de haber reducido cerca del 30 por ciento las viandas que llegan a las escuelas. Es decir, uno de cada tres chicos en escuelas públicas no recibía su ración diaria
Además, el discurso que intenta imponer la clase política a nivel social es la falta de perfeccionamiento de los docentes. Esto refleja el doble discurso, no solo en la cuestión educativa. El lunes 19 de noviembre los docentes bonaerense asistimos obligatoriamente a la tercera instancia de “perfeccionamiento”, instancias que forman parte de un acuerdo paritario entre los sindicatos y el gobierno de la provincia y para lo que fue destinada una importante suma de dinero. Como viene sucediendo desde mediados de la década de los 90, los docentes nos encontramos para hacer catarsis, una charla entre nosotros al mejor estilo barra de bar, sin la asistencia de capacitadores, especialistas  en algún tema en particular o videos o textos con experiencias docentes con algún valor de reproducción, etc. Aún así, los docentes llenamos en estos más de 20 años cientos de papeles con las problemáticas de cada escuela y propuestas de solución. En estos más de 20 años no ha habido devolución alguna.
Frente a este panorama que atraviesa la escuela pública crece la matrícula de la escuela privada. Esto no obedece a una mejor educación sino a una mejor hotelería. Porque la “educación pública de gestión privada”, como dice el artículo 14 de la Ley Nacional de Educación, está subsidiada por el estado. Es decir, el estado le financia los sueldos docentes a estos empresarios de la educación y la cuota va a hotelería y, principalmente, a hacer de la educación un negocio de pocos.
Esta modalidad de subsidios le conviene a empresarios y también a este estado que terceriza, como lo hace con otras aéreas de los servicios públicos, a empresas privadas. Esta tercerización implica el desentendimiento y la desresponsabilización del estado de las cuestiones edilicias, de las condiciones laborales, de los accidentes de trabajo, de las condiciones de contratación, etc.
"Hay una instalación desde los medios de comunicación de que la culpa es de los docentes que faltan y los chicos pierden días de clases. ¿Qué se le contesta a esto?", preguntó el conductor de Los Locos de Buenos Aires.
Tenemos que insistir en la necesidad de volver a la escuela pública para que desde allí rescatemos el valor histórico que se dio a la educación pública, para volver a reclamar en forma conjunta, padres, docentes, y estudiantes, la mejora de la escuela pública. 
"Ante este cuadro de situación ¿cúal es el papel de los sindicatos?", consultó ya terminando la entrevista.
Lastimoso. Tanto Suteba y en menor medida FEB (ambos dentro del FGDB), están alineados al gobierno nacional. La prueba más patética de esto es el silencio fenomenal para, al menos, cuestionar la implementación del Plan Fines II que implica una precarización del conocimiento (el alumno hace un año escolar en un cuatrimestre de cursada dos veces por semana) y la precarización laboral (el Fines no respeta ni un solo artículo del estatuto docente). Respecto a este plan nacional no solo no levantan la voz los sindicatos bonaerenses, sino tampoco la CTERA, sindicato nacional docente.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd