Red Eco Alternativo ***

"Deberíamos mejorar y ampliar la oferta de adultos pero no ofrecer menos educación"

fines2_evita.jpgRomina De Luca, historiadora del Centro de Estudio e Investigación en Ciencias Sociales (CEICS), fue entrevistada por el programa Los Locos de Buenos Aires sobre el Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios (FINES).  Este plan nacional, que se lanzó en 2008, tiene su existencia trazada en la Ley de Educación Nacional (LEN) que planteó la necesidad de contener a una población de entre 18 y 25 que quería estudiar pero la escuela tradicional no la incluía. Red Eco Alternativo
(Red Eco) Argentina- “El Plan FINES condensa una seria de problemas y de tendencias que afectan al conjunto del sistema educativo”, afirmó antes de comenzar a hablar específicamente del plan en sí.
“Hay una ligazón entre la creación de este programa y la Ley Nacional de Educación (LES) sancionada en el 2006. Esta ley establece en su articulado la necesidad de generar programas a término para garantizar la nueva obligatoriedad escolar. De alguna manera reconoce lo que podríamos establecer como un fracaso del sistema educativo a través de la existencia de jóvenes de entre 18 y 25 años, que no son pocos (alrededor de 4 millones), que no terminaron la secundaria y hacia los que hay que dirigir planes específicos, o incluso a la población mas joven”,  afirmó De Luca.
Haciendo un poco de historia acerca del origen, este plan se lanzó en el año 2008 luego de varios encuentros del Consejo Federal de Educación, que reúne a los ministros del área de todo el país.  En un primer momento era un plan de terminalidad  o sea para mayores de 18 que hubieran terminado de cursar la secundaria pero debieran materias para obtener el titulo. En 2009, y con lanzamiento en 2010, se crea una segunda etapa del plan FINES que permite cursar el secundario de forma completa en forma acelerada.
De Luca explicó que el sistema de educación formal tiene una modalidad  específica dirigida a jóvenes y adultos. Son los viejos bachilleratos para adultos y las escuelas CENS (Centros de de Nivel Secundario)  que están organizadas, por ejemplo en capital y el conurbano bonaerense, con materias cuatrimestrales o con materias anuales y con la posibilidad de elegir turno mañana, tarde o noche. Se cursa todos los días y varias horas; sería lo que conocemos como la tradicional escuela nocturna.
“Lo que viene a cambiar esta segunda etapa del FINES es que a diferencia de la escuela nocturna, y bajo la excusa que está dirigido a la población trabajadora que no puede asistir de lunes a viernes a una escuela en ninguna de las ofertas que existen en el sistema educativo, implementará una modalidad de cursada que permite realizar toda la escuela secundaria en apenas seis cuatrimestres cursando dos veces por semana”, explicó en la entrevista.
La educación acelerada no es, según valora la historiadora, el único problema el FINES 2 ya que este plan  habilita  a que no sean necesariamente docentes los que enseñen. Se los reemplaza por la figura de tutor. “Detrás de esta idea de tutor ya no estamos hablando de personal específico formado para esa tarea sino que pueden ser estudiantes con hasta el 50 por ciento de las materias aprobadas. Estamos por lo tanto devaluando el rol del docente”.  
Hay un tercer problema que se suma al de la modalidad de cursada acelerada y a personal docente no necesariamente calificado para esa tarea que es el de la curricula: “Aparece degradada no solo por la reducción del tiempo de estudio sino porque,  si bien la Nación y cada jurisdicción  que lo implemente fijan el contenido curricular, luego éste puede ser adaptado por  cada uno de los tutores que debe negociar cuáles son los contenidos que se van a dar en función de las necesidades de  los alumnos. Por lo tanto vamos a encontrar tantas trayectorias formativas como sedes FINES haya. Lo cual provoca una fragmentación completa de la curricula. Ya no es que tendremos una curricula según la provincia sino según cada una de las sedes. De la misma forma se negocian las pautas de valuación”, explicó.
Hay otro elemento que está vinculado a lo que la historiadora califica como fragmentación en la formación o la degradación en la formación y tiene que ver con dónde funcionan las sedes FINES.
“Hay escuelas y escuelas CENS donde funcionan los planes FINES pero la amplia mayoría funcionan en otras sedes porque así lo permite el plan: en unidades básicas, comedores barriales, bibliotecas e inclusive casas de familia.  Cuando uno revisa cantidad de sedes FINES  y las compara con las escuelas, encuentra que la mayoría de las sedes están asociadas a aparatos punteriles del gobierno, o sea que funcionan en unidades básicas o en sedes de La Cámpora e inclusive en iglesias. Y si hace el análisis por distritos, por ejemplo en Lanús hay más de 80 sedes FINES y solo 5 escuelas habilitadas. Esto va generando un estructura paralela al circuito formal existente”, dijo.

Estas sedes reciben financiamiento por parte del gobierno nacional para su manutención y tienen un coordinador que es elegido,  por lo menos en la provincia de Buenos Aires,  en forma arbitraria.  “Los inspectores evalúan el proyecto pedagógico y deciden. Los docentes denuncian que no saben cuál es el orden de mérito ni los criterios por los cuales una u otra persona es seleccionada. Algo similar ocurre con las sedes en donde el elemento mayoritario tiene que ver  con organizaciones afines al gobierno que se han transformado en escuelas”, comentó.
Si se reduce el tiempo de cursada, si al frente hay personal docente que no necesariamente está calificado, si hay espacios que no están habilitados para funcionar como escuelas ¿entonces por qué existe desde el gobierno y diversos sectores una valoración positiva del FINES?  Ante este interrogante planeado Romina De Luca no dudó en responder :  “El elemento que pone el gobierno nacional para decir que este programa es divino es que tenemos 600 mil egresados que han obtenido su título secundario y que se planea egresar a 500 mil más en breve  pero con una propuesta educativa que licua la curricula y lo único que va a genera es un shock estadístico”.
También es preocupante el desplazamiento desde la escuela tradicional o de las escuelas CENS hacia este tipo de educación “expres”. En este sentido la historiadora dio cuenta de denuncias  de docentes de escuelas CENS que testimonian que hay matricula que está pidiendo el pase para las FINES porque cursando dos veces por semana en lugar de cinco igual tendrán el mismo titulo. “Esto es una lógica perversa que lo que hace es brindar un tipo de educación que además es más barata;  porque es mas caro construir una nueva escuela para adultos donde no la hay. Pero por otra parte los docentes de FINES están contratados por fuera del Estatuto del Docente y no acumulan antigüedad. Por ejemplo en San Luis en el contrato se estipula que luego de cuatro meses pueden ser desvinculados y no tener derecho a reclamar nada”.
“Se habla de un proceso de inclusión con estos planes pero me pregunto qué tipo de inclusión van a poder tener estos jóvenes, estos adultos, con un título que tiene muy poco valor porque el proceso formativo que van a desarrollar allí no lo tiene ¿No deberíamos pensar que son necesarias mas horas de estudio, una curricula homogénea y científica y que esas personas para formarse y educarse sean becadas? Eso seria una política revolucionaria y  no citar en los fundamentos plan FINES a Paulo Freire  y decir que es una forma de educación popular. La verdadera educación popular es la que permite comprender los problemas que tenemos y buscar soluciones para superarlos. Dudo que con este tipo de planes esos procesos se realicen”, aseguró
De Luca anticipó que en la provincia de Buenos Aires se está pensando en que los bachilleratos para adultos y las escuelas CENS funcionen con esta estructura de semi presencialidad que tiene el FINES “¿Qué va a pasar con el 60 por ciento de docentes que hoy trabajan en la estructura formal de adultos? El estado se va a desprender de ellos”, dijo.

El proceso de destrucción que sufrió la educación durante los años de neoliberalismo no pueden resolverse amontonando alumnos para de alguna manera “despacharlos”  en dos años, que de cursada se reducen a tres meses. Estos planes van a dejar una nueva marca profunda en quienes se formen dentro de su marco porque están vaciados de contenidos. “Este tipo de programas no deberían existir si realmente estamos preocupados por la educación de calidad. Deberíamos mejorar y ampliar la oferta de adultos pero no ofrecer menos educación, atacando las condiciones de trabajo de los docentes”, finalizó De Luca.

AUDIO ENTREVISTA COMPLETA descargar https://archive.org/details/DeLuca
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!