Red Eco Alternativo ***

Lanzamiento de la campaña “100 Razones para enjuiciar a Erdogan”

Se trata de una iniciativa del Movimiento de Mujeres de Kurdistan, que cuenta con la adhesión e impulso de los Comités de Mujeres en Solidaridad con Kurdistan de Argentina, Abya Yala. El lanzamiento será este martes 12 de enero, a las 18, y se podrá seguir a través del Facebook Live del Comite de Mujeres en Solidaridad con Kurdistan Argentina.

Reproducimos comunicado:
100 RAZONES PARA ENJUICIAR A ERDOĞAN POR SUS POLÍTICAS FEMINICIDAS.
SI TOCAN A UNA ¡RESPONDEMOS TODAS!

Como Comités de Mujeres en Solidaridad con Kurdistan de Argentina, Abya Yala, adherimos e impulsamos la campaña del Movimiento de Mujeres de Kurdistan ‘#100RAZONES PARA ENJUICIAR A ERDOĞAN’.

Como parte del Movimiento de Mujeres internacionalista, nuestra lucha se basa en la construcción de sociedades en las que no haya lugar para ningún tipo de violencia patriarcal. Esto nos enfrenta a desafíos de gran magnitud como en este caso, llevar ante la Justicia a uno de los principales responsables de los crímenes cometidos contra las mujeres dentro y fuera de los límites de la República de Turquía.

El Movimiento de Mujeres kurdas lleva más de 40 años organizándose. Mediante campañas de concientización y sensibilización, acciones de resistencia e incluso de auto-defensa militar, las mujeres y disidencias sexuales estamos dispuestxs a desandar la compleja trama de un sistema de opresión cuyas expresiones más atroces toman la forma de femicidio y feminicidio, pero que no se inicia ni se agota allí. La violencia contra las mujeres es resultado de los roles patriarcales tradicionales de género, y está facilitada e instigada por las políticas de los Estados que garantizan la impunidad de los perpetradores, la propaganda sexista en los medios masivos de comunicación, y las declaraciones de personalidades que muestran abiertamente su desprecio hacia las mujeres, generando un clima social en el que se pretende naturalizar los golpes, las violaciones, los casamientos forzados de mujeres y niñas, torturas y asesinatos. En este caso nos referimos a Turquía.

Decimos ¡#BASTA! No tenemos 100 sino cientos de razones para afirmar que Erdoğan debe ser enjuiciado por sus políticas feminicidas. Dieciocho años en el poder, miles de delitos impunes, han llevado a las compañeras del Movimiento de Mujeres Kurdas en Europa a impulsar esta campaña contra uno de los principales instigadores y garantes de estos crímenes. Desde Abya Yala les decimos: “¡No están solas!”

En esta primera fase de la campaña -hasta el 8 de marzo de 2021- nos hemos propuesto reunir 100.000 firmas que constituirán el primer paso para enjuiciar y condenar al jefe del Estado turco. En la segunda fase, se presentarán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y ante aquellas instituciones internacionales competentes, todas las firmas y un detalle de los incidentes registrados junto a las pruebas recabadas en cada caso, y las historias de vida detrás de cada mujer asesinada. Nuestro propósito no es sólo que los responsables políticos y los ejecutores de estos crímenes sean enjuiciados y condenados en forma efectiva, sino que se enmarque en un contexto jurídico más amplio para impedir que estos hechos sigan ocurriendo.

Sostenemos que la figura de #feminicidio debe ser reconocida y establecida como un crimen de lesa humanidad, asimilable a la de genocidio, por reunir las múltiples acciones y características que lo determinan como tal. Suscribimos al término feminicidio, ya que se ajusta acabadamente a la guerra total y estructural no-declarada contra las mujeres, tanto en las zonas donde se libran conflictos armados como en nuestra vida cotidiana.

En todo Kurdistan la violación sigue utilizándose como arma de guerra para debilitar a la sociedad, psicológica, comunitaria y físicamente. En las regiones ocupadas por Turquía, como la región kurda de Siria, las violaciones y femicidios se están cometiendo de forma sistemática. Zonas que habían sido liberadas del terror instalado por el Estado Islámico y los grupos jihadistas afines, hoy se encuentran bajo ocupación turca y asediadas por la imposición de un poder patriarcal que se sustenta en una brutal opresión, discriminación y agresión -particularmente hacia las mujeres-.

En estas zonas sobre las que se le ha permitido a Turquía ejercer de facto un control en base a un modelo de sociedad islamista radicalizada, las mujeres son secuestradas, violadas, vendidas y asesinadas.

El #Movimiento de #Mujereskurdas ha sido crucial en la derrota del Estado Islámico, luchando contra ellos no solo en términos militares, sino como representantes de la forma más pronunciada de dominación y violencia patriarcal. Como ya es sabido, el Movimiento ha fortalecido la autonomía de las mujeres, y continúa siendo inspiración de tantísimxs otrxs luchadorxs en todo el mundo. Esto deja en evidencia que los feminicidios de Erdoğan contra las mujeres kurdas pretenden ser un acto de disciplinamiento por haberse atrevido a quebrar el culto a la masculinidad patriarcal dominante, para cuyo sostenimiento fueron cruciales las fuerzas y metodologías jihadistas. La lucha de las mujeres kurdas es un contrapeso ideológico a la mentalidad patriarcal del presidente turco y por lo tanto una amenaza para su permanencia indefinida en el poder.

A sabiendas de ello, y con el objetivo premeditado de quebrar la voluntad de un Movimiento que tiene una larga historia de asesinatos selectivos contra su pueblo y de femicidios políticos contra las mujeres organizadas de su comunidad, fueron planificadas y ordenadas el 9 de enero de 2013, las ejecuciones de #Sakine Cansız (fundadora del Partido de los Trabajadores del Kurdistan), #Fidan Doğan (miembro del Congreso Nacional del Kurdistán - KNK) y #Leyla Şaylemez (del Movimiento juvenil kurdo) en las salas del Centro de Información del Kurdistán de Paris.

El autor material del hecho Ömer Güney -un agente encubierto del Servicio de Inteligencia turco- fue arrestado, pero el juicio programado, demorado una y otra vez no pudo llevarse adelante ya que el imputado murió en la prisión, unos días antes de la primera audiencia. Sin embargo, no estamos dispuestxs a renunciar al pedido de justica por nuestras compañeras. Sakine, Fidan y Leyla son nuestras razones para continuar la lucha. 3 de las 100 razones por las que Erdoğan debe ser enjuiciado.

Tampoco olvidamos que aún continúa la búsqueda de miles de mujeres entre las 5000 que fueron secuestradas, violadas y vendidas como esclavas sexuales luego del ataque al área kurda de asentamiento del pueblo yezidí en Şengal, Irak el 3 de agosto de 2014. La cooperación entre el Estado turco y las milicias del ISIS en lo que resultó ser un intento de genocidio y feminicidio, fue sobradamente denunciado ante las instituciones internacionales que deberían haber tomado cartas en el asunto y sin embargo hasta el día de hoy, los responsables siguen impunes y sin afrontar las consecuencias.

Turquía es el país con mayor número de mujeres presas políticas del mundo. Durante años el Estado turco se ha jactado de la violencia sexual contra las mujeres políticas, y con particular ensañamiento sobre las mujeres kurdas organizadas. Fue el propio Erdoğan el que prometió a los integrantes del Ejército y de las Unidades Especiales -en su supuesta lucha contra el "terror"- la eximición de toda culpa y castigo. Esto incentivó a que los integrantes de las fuerzas policiales, militares y parapoliciales, cometieran crímenes de guerra, sabiendo que no serían enjuiciados por sus acciones.

Luego de sus declaraciones, circularon en las redes filmaciones realizadas por los propios soldados turcos ostentando sus delitos de violencia sexual y ejecuciones extrajudiciales contra mujeres kurdas. La impunidad sigue siendo absoluta.

En este contexto, no sorprende que el gobierno de Erdoğan, amenace con retirarse del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres, en lo que se conoce como la #ConvenciónDeEstambul, pese a que en el 2012 Turquía fue el primer país en suscribirlo.

Hoy el mismo partido que llegó al poder con un “discurso amigable” hacia las mujeres, está volviendo a impulsar una ley que otorga plena impunidad a los violadores y agresores sexuales si se casan con sus víctimas menores de 18 años.

Durante la pandemia por COVID-19, esta situación se ha visto agravada por la aprobación de una ley que posibilitó liberar a aproximadamente 90.000 presos. Las organizaciones de mujeres se opusieron enérgicamente a esta ley, que liberaba a hombres sentenciados por delitos sexuales que constituyen una amenaza para las todas las mujeres. Todos los miedos se han hecho realidad. Docenas de mujeres fueron asesinadas por esos mismos hombres que fueron liberados.

Los feminicidios, además del genocidio político y cultural que lleva adelante el Estado turco contra el pueblo kurdo, son parte de una estrategia planificada y certera de aniquilación de las mujeres. A ello nos resistimos. Esta campaña forma parte de nuestra resistencia y de la lucha por el derecho a existir de todas las mujeres y los pueblos que no estamos dispuestos a aceptar una realidad de muerte para nosotrxs.

¡DETENGAMOS ESTA GUERRA FEMINICIDA!
¡SI NOS TOCAN A UNA, RESPONDEMOS TODAS!

Con su firma y/o la de su organización/institución a la que representa puede sumar su apoyo en este link:
https://100-reasons.org/petition/

Todas las actualizaciones y detalles sobre la campaña puede seguirlas desde la pagina web:
https://100-reasons.rg/

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!