Banco Central y Saqueo Financiero

¿Cómo, por qué y para qué se endeuda el Banco Central de la Argentina? Se trata de uno de los interrogantes más importantes de la actual Política Financiera – que comprende las Políticas Monetaria, Cambiaria y Bancaria – y que esconde aspectos clave de la problemática de la Deuda Pública. Así lo explica Héctor Giuliano en el siguiente informe.

 

(Por Héctor GIULIANO)  Argentina -El tema del endeudamiento cuasi-fiscal o endeudamiento del BCRA es tanto o más grave que el del Gobierno Nacional a través de la Tesorería y ambos forman parte de una misma cuestión de fondo, que es el problema de la Deuda del Estado, pero la tríada institucional Gobierno-Oposición Política-Medios mantiene un engañoso ocultamiento de la gravedad de la situación y de la extraordinaria sangría financiera que este proceso viene produciendo.

Los Intereses que paga el BCRA por su Deuda en Leliq y Pases Pasivos – que son obligaciones a cortísimo plazo (1 a 7 días) – se devengan a una tasa del orden del 50 % Nominal Anual (que equivale a una Tasa Efectiva cercana al 100 %).

Como el stock actual de estas letras y pases (al 31.1.2019) es de 1.75 B$, los intereses totales a pagar, a este ritmo, sumarían unos 875.000 M$ en el año: son 2.400 M$ por Día; 72.000 M$ por Mes.

Recordando, por otra parte, que las altas tasas que se abonan hoy son menores que las que se pactaban hasta hace pocas semanas, en que estaban en el nivel del 60-55 % y que llegaron al 73-74 % en Octubre pasado.

Tales son los costos financieros solamente en cabeza del BCRA, no consolidados a nivel país.

Paralelamente el Tesoro Nacional tiene Intereses a Pagar en el 2019 por 746.000 M$ (2.000 M$ promedio por Día, más de 61.000 M$ por Mes), de modo que el total actualizado conjunto de intereses a pagar devengados del Gobierno Central y del BCRA resulta así de 1.6 B$ por año: 4.400 M$/Día o 133.000 M$/Mes.

Los Intereses de la Deuda Pública constituyen el principal rubro del Gasto Público - Fiscal (del Tesoro) y Cuasi-fiscal (del BCRA) - son el de mayor y más vertiginoso incremento dentro de las erogaciones del Estado y su cobertura es el punto clave de los acuerdos de salvataje de la administración Macri por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), que fueron pactados para que pueda completar su mandato este año después del fracaso de su política económico-financiera.

Con la paradoja que la Crisis de Deuda a que llevó la Política macrista  de Gobernar con Deuda se sostiene precisamente con más Deuda.

EL MECANISMO OPERATIVO

Analicemos un poco más – a riesgo de ser reiterativos – el mecanismo de los hechos:

  1. El BCRA mantiene su política de altas Tasas de Interés con el objetivo declarado de frenar la Inflación pero en realidad el verdadero objetivo primario es controlar el Tipo de Cambio.
  2. La Tasa de Interés es una variable muy discutible de lucha anti-inflacionaria porque la Tasa es también factor de Inflación.
  3. El Mercado Cambiario no se mueve por libre concurrencia de Oferta y Demanda de Divisas sino por las presiones del capital financiero mundial: por un lado, porque no existe aquí competencia perfecta sino monopolística – nacional e internacional – dado el peso diferencial de los grandes actores en dicho mercado; y por otro lado, porque el BCRA puede influir sobre el juego de la Oferta y la Demanda induciendo movimientos de entrada y salida de capitales que beneficien el negocio especulativo a través del manejo de sus Tasas de Interés.
  4. La relación entre Tasa de Interés y Oferta Monetaria es directa: cuando el BCRA aumenta la Tasa aumenta la cantidad de dinero que afluye atraída para colocaciones en pesos.
  5. Este aumento de la Oferta Monetaria local resta Demanda al Dólar que así debiera tender a bajar.
  6. El razonamiento de las autoridades es parecido: en la medida que fondos que están en dólares se cambien a pesos para aprovechar las altas tasas de interés domésticas la cotización del dólar tendería a bajar por mayor Oferta y el BCRA no tendría que vender sus dólares de las RI.
  7. Ambas acciones son concurrentes para lograr una contención del precio del Dólar. Y tal es el objeto implícito de mantener las altas Tasas de Interés oficiales.
  8. Pero ocurre que, justamente por haber elevado las tasas, se produce una mayor entrada de capitales especulativos extranjeros, que ingresan al país para aprovechar el diferencial de tasas de interés locales versus internacionales.
  9. Al darse este ingreso de divisas el Dólar acentúa su tendencia a la baja y el BCRA emite más pesos a cambio de las divisas ingresadas. En consecuencia, deviene inevitable que la suba de las Tasas de Interés lleve a la apreciación del peso o tendencia al Dólar Bajo (atraso cambiario).

LA CONTINUIDAD DEL PROCESO

Como debido a la entrada de divisas el BCRA emite más pesos la presión sobre los precios internos - sin correlato en la producción de bienes y servicios - aumenta (Inflación provocada por emisión monetaria respaldada con Deuda) y entonces es el propio BCRA que se encuentra atado a no poder bajar las tasas porque si lo hiciera los capitales se irían nuevamente al dólar.

Esto deja al BCRA preso de sus propias políticas, como si se equivocara a propósito.

De esta manera, lo que el BCRA busca y obtiene es el sostén de una Política de retraso cambiario a costa de pagar elevados intereses a los tomadores de títulos que el Banco coloca a muy corto plazo (las Leliq y los Pases Pasivos) y que los renueva y aumenta en su volumen continuamente.

Las tasas pueden tener subas o bajas relativas pero el nivel permanece sustancialmente alto tanto en términos nominales como efectivos y este nivel sigue siendo en la actualidad mucho mayor que el de las tasas que se pagaban antes de la Crisis del 2018 (en que estaban por debajo del 30 % anual, esto es, aproximadamente a la mitad de hoy).

¿Por qué el BCRA sostiene así, mediante el uso de la Tasa de Interés, una tendencia permanente al tipo de cambio bajo?

Porque el Estado recauda básicamente en pesos (salvo gravámenes al Comercio Exterior) pero la mayoría de su Deuda – Externa e Interna – está en moneda extranjera (el 80 %), de modo que al gobierno le conviene y necesita un dólar bajo porque con la misma recaudación fiscal en pesos puede comprar más dólares, dólares que irán al pago de los servicios de la Deuda Pública (esencialmente Intereses).

Pero desde el ángulo del BCRA la cosa se agrava en lo inmediato porque la operatoria lleva a una pérdida neta sin atenuantes – por menor capacidad de repago, presente y futura, de sus obligaciones a corto plazo – y a una carga creciente del peso de los Intereses a Pagar (tanto por Tasa como por mayor monto de las operaciones).

El Acuerdo con el FMI apuntala en este sentido el hecho que los desembolsos del Organismo se destinen a reforzar las RI del BCRA como una forma de garantía a los Acreedores de la Deuda Externa y de la deuda en moneda extranjera en general.  

Por ende, la Deuda cuasi-fiscal del BCRA de corto plazo en pesos es el correlato interno de esta política cambiaria puesta en función de los requerimientos del Sistema de la Deuda Pública.

Y también de la conveniencia especulativa de los acreedores en pesos, gracias a las vulnerabilidades que genera el propio Sistema.

VACIAMIENTO DEL BCRA

La figura jurídico-financiera del vaciamiento de empresas es una forma de quiebra fraudulenta producto de maniobras realizadas por funcionarios de la entidad que la gestionan con daño a los intereses de la misma y a su patrimonio.

En el caso concreto del BCRA lo que está en juego es el mayúsculo despilfarro en gastos por Intereses a Pagar – a favor de los Acreedores financieros del Estado – abonando tasas récord en la Argentina y el Mundo, la toma sistemática de obligaciones sin capacidad de repago, el falseamiento de la verdadera Base Monetaria (BM ampliada muy superior a la BM formal), el empeoramiento del perfil de vencimientos de las obligaciones del Banco y el vaciamiento de las Reservas Internacionales del BCRA, mostradas como signo de fortaleza mientras están totalmente superadas por los Pasivos que se usan para sostenerlas.

En última instancia, no es sólo un problema de vaciamiento de las Reservas, que son el Activo esencial del Banco, sino también el compromiso fáctico del Patrimonio Neto real pese a su presentación contable de Balance.

Porque el stock de dichas Reservas es inferior a las Deudas contraídas para obtenerlas y el perfil de sus vencimientos es cada vez peor debido a que tales deudas tienen vencimientos diarios  continuos.

Cuando un ente del Estado es conducido así a una virtual situación de quiebra por despilfarro o incremento descontrolado de los gastos por el pago de Intereses y por una posición patrimonial de Reservas atada a Deudas impagables de cortísimo plazo que se utilizaron para comprarlas estamos frente a una figura análoga a la del  vaciamiento y que, por ello, debiera ser aclarada en detalle.

Desde el punto de vista de los deberes y responsabilidades de los funcionarios públicos esto combinaría distintas variantes de incumplimiento de funciones específicas, negociaciones incompatibles con la función pública, incompetencia profesional y/o delitos de cohecho, sujetos a investigación por parte de la Justicia.

La administración Macri afronta una muy grave responsabilidad por estos hechos que ponen en juego la verdadera sostenibilidad e independencia financiera del BCRA y que a la vez denotan la acción y efecto de vaciar las Reservas Internacionales del Estado.

CONCLUSIONES:

a) La deuda cuasi-fiscal del BCRA es la otra cara de la moneda – la cara oculta de la Luna – dentro del problema de la Deuda Pública Argentina.

b) El Banco compra las Reservas Internacionales con Deuda. Por ende, más Reservas son más Deuda.

c) Peor aún, cuando las divisas que ingresan provienen de operaciones de Deuda Externa (como en el caso del FMI, los créditos de Organismos Financieros Internacionales en general y/o la colocación de Bonos) esto da lugar a un doble endeudamiento: externo, por la deuda contraída, e interno por la emisión de letras del BCRA para esterilizar los pesos producto de la conversión de esas divisas prestadas.

d) Este proceso de endeudamiento conlleva la más grande sangría o saqueo financiero de la Historia Argentina y se está llevando a cabo impunemente bajo las narices del Pueblo Argentino.

e) Las autoridades inducen la entrada de capitales financieros con su política de altas tasas de interés dando lugar con ello al mayor negociado por arbitraje entre tipo de cambio y tasas de interés, con daño a los intereses del Estado.

f) La suba de tasas no tiene como objetivo primario la lucha contra la Inflación sino el control de la cotización del Dólar. Y la contención o estabilización del dólar es un requisito para garantía de pago de los servicios de la Deuda Externa.

g) Como parte de esa garantía de pago en moneda extranjera, el gobierno Macri promueve una Política de retraso cambiario.

h) La relación Tipo de Cambio-Tasa de Interés está directamente vinculada a la relación Reservas-Deuda cuasi-fiscal del BCRA.

i) El BCRA es la entidad oficial que regula el funcionamiento de este macro-negociado financiero con los Acreedores.

j) Este círculo financiero vicioso con daño a los intereses del Estado Argentino es sostenido políticamente por la tríada Gobierno-Oposición-Medios.

Así se malgastan los dineros públicos y así se tiende a la privatización fáctica de un Banco Central sobre-endeudado, sin capacidad de Política Financiera propia y con su Activo de Reservas Internacionales comprometido y condicionado por obligaciones de corto plazo.

En este contexto, la sub-política de compra de Reservas con Deuda es una parte central de la Política  macrista de Gobernar con Deuda.

Buenos Aires, 9.2.2019

INFORME COMPLETO

 

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!