Red Eco Alternativo ***

A pesar de la crisis, los bancos tienen ganancias récord

Según el BCRA los bancos vienen acumulando ganancias récord durante el último año. Suba del dólar, aumento de tasas, inversión en títulos, son los motores de las siderales ganancias de los bancos públicos y privados. Por Izquierda Diario

 

Según el último informe del BCRA sobre la performance de los bancos a julio del 2018, las ganancias de los mismos crecieron un 93 % con relación al mismo mes del 2017. La devaluación del peso, aun habiendo reducido sus posiciones en moneda extranjera pasando a tener una regulación diaria por parte del BCRA de la tenencia de dólares, les generó grandes márgenes de ganancias si se toma en cuenta que en un año la devaluación fue de más del 100 %.

A las ganancias por diferencia de cotización se le suman las generadas por rendimientos de títulos públicos a altas tasas (en especial las tenencias de Lebac durante el primer semestre del año) y los ingresos por mejores resultados financieros (diferencia entre los intereses que cobran y los intereses que pagan).

Hasta mayo, los bancos habían ganado la suma de $ 93.000 millones con relación al año anterior. En mayo el conjunto de bancos privados y públicos ganaron $ 14.555 millones, superados por la ganancia de junio de $ 15.109 millones y una leve reducción en julio de $ 14.477 millones.

Para las entidades financieras, crisis es igual a oportunidad, oportunidad que se traduce en miles de millones de pesos. Para una familia trabajadora, crisis es igual a hundimiento y precariedad. La devaluación del peso significa un abaratamiento del salario real, la suba de las tasas de interés significa menos posibilidad de financiar el acceso a bienes durables y mayor ingreso de especuladores al sistema. Significa ahogo financiero y no llegar a fin de mes más que haciendo malabares con los pagos mínimos de las tarjetas.

Tienen más, pero prestan menos

A partir de junio el BCRA dispuso incrementar escalonadamente los encajes bancarios conjuntamente con la posibilidad de integrar parte de dichos requerimientos con Bonos del Tesoro Nacional con vencimiento en 2020. Esto quiere decir que redujeron la cantidad de efectivo que podían prestar, a pesar de los grandes márgenes de liquidez que ya tenían.

En junio el saldo de crédito en pesos al sector privado tuvo una reducción de 1,6 % en términos reales, manteniéndose a niveles anteriores las financiaciones a empresas, pero cayendo drásticamente los préstamos a las familias.

Realmente cuando más millones ganan menos prestan. El aumento de las tasas de interés en préstamos personales, tarjetas de crédito y préstamos hipotecarios, hacen imposible el acceso para cualquier familia que dependa de un salario. Ni siquiera la mora en la cartera de préstamos a las familias les genera algún tipo de quebranto, a pesar de que la aguda crisis lleva a un aumento de la incobrabilidad, la misma representa solo un 3,5 % de la cartera, siendo solo el 0,2 % la mora de préstamos hipotecarios.

En una comparación interanual, el saldo total de los depósitos en pesos creció 8,5 % ajustando por inflación, dinámica impulsada por las colocaciones del sector público que crecieron 41,4 % en términos reales en el período. En tanto, los depósitos del sector privado en moneda nacional se mantuvieron sin variaciones de magnitud en términos reales.

Son los depósitos del sector publico los que motorizan la alta liquidez de los bancos, índices que como vimos no se traducen en financiación a las familias.

En Argentina existe un déficit habitacional de 3,5 millones de viviendas. Dos millones presentan inconvenientes con la calidad habitacional, de las cuales 1,3 viven en condiciones de hacinamiento. Y 1,5 millones directamente faltan construir.

Bancos con alto índice de fondos líquidos para prestar, con una gran parte constituida por los depósitos de las cuentas del Estado. Una ganancia en lo que va del año que perfila superar los cien mil millones de pesos, nada de eso se traduce en financiación de la vivienda a familias en situación de déficit y precariedad. No hay créditos hipotecarios que financien la construcción ni la adquisición de viviendas sociales.

Urge replantear el sistema bancario. Clara y evidente es la necesidad de una banca estatal única que redireccione los fondos hacia la satisfacción de las necesidades habitacionales de miles de familias trabajadoras.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!