Red Eco Alternativo ***

Abuso policial en un merendero de San Fernando

Efectivos de la Comisaría 4ta junto a agentes de la Policía Comunal del municipio irrumpieron ilegalmente en un domicilio de Villa de Carmen para detener, golpear y amedrentar a dos jóvenes de 17 años que se encontraban en la vereda. En ese lugar funciona un merendero comunitario.

Testimonios de las víctimas:
En la noche del pasado miércoles dos primos tomaban una gaseosa en la puerta de su casa del barrio de Villa de Carmen, sobre la calle pegado al Carrefour, cuando dos patrulleros dela comisaría 4ta de San Fernando les piden, de modo prepotente, que se metieran adentro.
Los jóvenes accedieron al pedido para respetar la cuarentena pero la obediencia no sirvió para calmar la adrenalina nocturna de los efectivos. Como cuenta en Facebook Maria
Teresa -mamá y tía de los jóvenes-, “el oficial subayudante que estaba cargo, López, nos dijo que ellos no son robots, que tienen adrenalina”.

Fue así que a los poco minutos, con un despliegue de efectivos para enfrentar un batallón,llegaron más patrulleros y policías, quienes bajo las órdenes de López, patearon el portón de la casa y, sin orden judicial, entraron ilegalmente al domicilio para detener a los dos menores que no habían cometido ningún delito. Tiraron tiros -hay videos donde se pueden escuchar-, golpes, patadas y revisaron lo que se encontraran en su feroz camino.

“Ingresaron pateando la puerta, rompiendo cosas dentro de la casa de mi hijo” relata MaríaTeresa. Nada los frenó. Fue tal el clima de terror vivido por la familia que los niños pequeños se escondían aterrados en los cuartos para llorar y rezar que no pasara nada. Rápidamente se llevaron a los jóvenes a la comisaría 4ta donde los retuvieron por más de 5horas en la comisaría. Allí siguieron golpeándolos y amedrentándolos psicológicamente. Antes de liberarlos le hicieron firmar una infinidad de papeles cuyo contenido aún es desconocido por la familia.

Debido a los golpes recibidos, María Teresa tuvo que llevar a su hijo y sobrino al hospital San Fernando para una revisión médica. Con mucha bronca atravesada, ella cuenta que “se
re abusaron, les pegaban patadas y piñas en el estómago, les golpeaban la cabeza contra la pared”. Y detalle que “a su hijo le pegaron tan fuerte que le aflojaron un diente y a su
sobrino le quebraron un dedo”. Luego de los exámenes de rutina, se concluyó que los jóvenes se encuentran fuera de peligro.

Como parte de los abusos cometidos en su ilegal redada en el lugar donde funciona un merendero comunitario, la policía revolvió a lo loco la casa y las pertenencias de esta
humilde familia. Confiscó elementos con los que ellos trabajan haciendo pan casero, echaron a perder la harina y se llevaron cucharones que usaban para las ollas populares del barrio. “Se querían llevar la balancita que usamos para pesar las masas en nuestro humilde y honrado trabajo” señala con tristeza María Teresa.

La familia está avanzando en la denuncia del hecho y la ilegalidad del procedimiento de las fuerzas policiales que vulnera derechos humanos fundamentales y contribuye a la estigmatizaciòn de pibes y pibas que diariamente son detenidos y hostigados sin motivo a lavista de todxs lxs vecinxs.

Desde las Pocas Pulgas y la Escuela Popular San Roque denunciamos y repudiamos el abuso de poder y la violencia policial en los barrios populares. ¡Basta de criminalizar a nuestrxs pibxs!

Fuente: FOL

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!