Sentencia en el juicio por el crimen de Soledad Bowers

El próximo lunes se conocerá el veredicto contra el policía Mauricio Sergio Aguilera acusado por el asesinato de la joven de 18 años. El hecho ocurrió hace seis años cuando el agente disparó al voleo para evitar un asalto en una confitería y mató a Soledad.

Mauricio Sergio Aguilera está acusado de homicidio simple con dolo eventual y, tras unos pocos meses en cárcel común, cumple prisión domiciliaria desde hace casi 6 años, y desde hace cinco meses cuenta con autorización para efectuar salidas laborales. La fiscalía y la querella de la familia pidieron 10 años y 8 meses de prisión con revocatoria de la domiciliaria, mientras que la defensa solicitó la absolución argumentando “legítima defensa”.

El 29 de agosto de 2013 por la noche, el padre de Soledad la llevó junto a su hermana Viviana (en total, son siete hermanos) a un recital de cumbia en un bar ubicado en 9 y 53 de La Plata. Mientras las jóvenes hacían la fila para ingresar, dos personas intentaron robar la cafetería “Me Piace”, a una cuadra de allí, y escaparon. En la huida pasaron por la vereda del bar, el policía Aguilera que los estaba persiguiendo les disparó, pero la bala pegó en el tórax de Soledad y la mató.

Tras cinco años de espera la familia de Soledad, que vive en el barrio Tolosa, al norte de La Plata, logró llevar la causa a juicio oral, en el que declararon la hermana de Soledad, dos mujeres que fueron víctimas del robo en el local, un empleado de la confitería y dos mujeres que pasaban por el lugar, todos confirmaron los hechos. Además, el fiscal Martín Chiorazzi dio por probado con la autopsia que Soledad recibió el disparo en la axila izquierda, con recorrido desde adelante hacia atrás y ligeramente de arriba hacia abajo, y que el disparo salió por su costado derecho y podría haber lesionado a otra persona.

Para Chiorazzi, el agente tuvo “obrar despreciable” que configura dolo eventual, porque ya había logrado que los delincuentes se retiraran del local sin efectuar disparos y una vez afuera, habiendo cesado el peligro para él y para terceros, disparó sin motivo a un objetivo lejano, sin importarle las consecuencias.

En este sentido, el fiscal afirmó que si la intención era detener a los delincuentes Aguilera estaba en funciones, a pocos metros de la Comisaría 1ra, por lo que podría haber dado aviso por handy o  celular para que se los capturara. Finalmente, Chiorazzi consideró que no hay justificativos en la figura de la “legítima defensa”, ni propia ni de terceros, y calificó el hecho como homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

Los abogados de la familia Bowers, Germán Oviedo y Ariel Dor, coincidieron con el planteo del fiscal, pero agregaron a la pena el pedido de 10 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Explicaron que la utilización del arma reglamentaria policial es una medida extrema que no fue contemplada por Aguilera, y agregaron que su disparo no fue “certero”, es decir con el blanco asegurado, ni disuasivo ya que Soledad recibió el impacto en una zona letal, esto es por encima de la cintura.

El lunes 21 de octubre cerca del mediodía, se expedarán los jueces Hernán Decastelli, Cecilia Sanucci y Ramiro Fernández Lorenzo, integrantes del Tribunal Oral Criminal 1 de La Plata, en la audiencia que se desarrollará en los Tribunales Penales de la Calle 8, entre 56 y 57. Previamente, este jueves 17 de octubre, a las 17, habrá una conferencia de prensa en el Auditorio de la Comisión Provincial por la Memoria, ubicada en calle 54, entre 4 y 5, convocada por la familia de Soledad.

Our website is protected by DMC Firewall!