Red Eco Alternativo ***

Comienza el juicio por la Masacre de Pergamino

A partir del lunes 2 de septiembre serán juzgados seis ex agentes de la Policía Bonaerense, acusados de abandono de personas seguido de muerte con multiplicidad de víctimas, 7 fatales y 12 sobrevivientes, por los hechos ocurridos en la Comisaría Primera de esa ciudad en marzo de 2017. “Esperamos un fallo ejemplar, condenas con cárcel común y efectiva, y que la Masacre marque un precedente”, afirmaron los familiares de las víctimas. Red Eco Alternativo.

(Red Eco) Buenos Aires - El 2 de marzo de 2017, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Sergio Filiberto, Juan José Cabrera, Jhon Mario Claros, Fernando Latorre y Franco Pizarro murieron asfixiados y quemados en la Comisaría Primera de Pergamino, donde se encontraban privados de su libertad. Se había iniciado un incendio en uno de los calabozos, los testimonios de los sobrevivientes y las pericias indicaron que los agentes policiales no intervinieron para prevenir el siniestro ni para auxiliar a los detenidos una vez que el fuego se desató. Tampoco colaboraron con los bomberos que se acercaron al lugar.

A partir de este lunes 2 de septiembre, a las 10, César Brian Carrizo, Matías Ezequiel Giullieti, Carolina Denise Guevara, Alexis Miguel Eva, Sergio Ramón Rodas y Alberto Sebastián Donza (ex comisario que estuvo un año prófugo de la Justicia) serán juzgados en la sede del Tribunal Oral Criminal Nro 1 de Pergamino (ubicada en Pinto 1251).

“Hace 2 años y medio que marchamos por las calles de Pergamino, que nos organizamos como colectivo, que nos abrazamos con otras luchas, que organizamos jornadas, que gritamos justicia. En este camino, logramos destrabar la versión oficial y de algunos medios y tuvimos que tomarnos el trabajo de humanizar a las víctimas y defender la memoria de los pibes, que fue muy pisoteada. En medio de todo esto, la Justicia caratuló la causa como abandono de persona seguido de muerte, imputó y exoneró a los 6 policías. El camino fue largo, pero todavía no termina”, afirmaron desde  el Colectivo "Justicia x los 7", que nuclea a los familiares de las víctimas.

“Destacamos como positivo que a dos años y medio podamos celebrar un juicio, a pesar de las muchas maniobras de parte de la defensa de los imputados para seguir dilatando el tiempo”, aseguró Cristina Gramajo, mamá de Sergio Filiberto, en diálogo con Red Eco. En cuanto a sus expectativas ante el inicio de las audiencias, Gramajo señaló: “Esperamos un fallo ejemplar, que sean condenados con cárcel común y efectiva, que la Masacre marque un precedente, ya que los seis imputados responsables materiales tomaron la decisión de dejarlos librados a su suerte, no utilizaron los matafuegos que había en la dependencia, además de obstruir las tareas de rescate de los bomberos ocultando las llaves que les permitieran el ángulo para derribar el fuego y salvar a nuestros hijos, y evitar la masacre (…). Otra expectativa que tenemos es que nuestros vecinos y la sociedad toda entienda que no podemos naturalizar la VIOLENCIA de las fuerzas de seguridad, la represión del ESTADO en cualquiera de sus formas”.

“Creemos que la IMPUNIDAD de la que gozan las fuerzas de SEGURIDAD con éstas políticas de mano dura, les da el derecho de discernir quién debe o no vivir y/o morir. A nuestros hijos le dieron pena de muerte, son tan perversos que desde el patio observaban y escuchaban los gritos desesperados de auxilio y ni se inmutaron. Sabemos que no son los únicos responsables, pero sí fueron los necesarios para que se perpetre tamaña vulneración de los derechos de nuestros hijos. Eran los garantes de la vida de todos los detenidos. El ESTADO es responsable”, remarcó Gramajo.

Red Eco también le consultó a Gramajo qué cosas siente que faltaron en este camino hacia la realización del juicio oral y público: “Ser tratados con mayor igualdad entre los imputados y nuestros hijos –aseguró–, nuestros hijos procesados por delitos menores no fueron beneficiados con la morigeración del arresto domiciliario como cuatro de los imputados que gozan en el seno de su hogar. Otra cosa que creemos que nos falta es el seguimiento espontáneo de la gente, el prejuicio y la estigma del lugar donde encontraron su muerte, los condenó antes que la JUSTICIA”.

Los familiares y sobrevivientes de la Masacre saben que durante el juicio deberán enfrentarse a situaciones difíciles y dolorosas. Una de ellas será la estrategia de la defensa de los policías que buscará colocar en el lugar de víctimas a los propios victimarios: “Nosotros sabemos muy bien que esto no hubiese sucedido si no facilitaban las cosas, porque tuvieron la capacidad humana para decidir con libertad y decidieron: no abrieron el candado, no habilitaron el agua de la celda, cerraron las puertas que deberían estar abiertas, no usaron los matafuegos, no llamaron a los bomberos de inmediato, ocultaron las llaves, impidieron el trabajo de los bombero. Hubo una clara intencionalidad, tuvieron la voluntad y disfrutaron verlos morir. No fue un accidente, ni un hecho inesperado”, manifestaron desde el Colectivo.

En este sentido, cabe recordar que antes de 2017 ya habían sucedido otros tres incendios similares en la Comisaría como consecuencia de las condiciones de detención que nunca fueron modificadas. Esto es, hacinamiento y sobrepoblación, falta de agua, falta de ventilación, falta de colchones ignífugos.

Además, en la Comisaría Primera funcionó un Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio durante la última dictadura cívico militar. Es por esto que el edificio fue señalizado como Sitio de Memoria, y luego cedido como Espacio de Memoria. A través de la Comisión Provincial por la Memoria se consiguió un comodato por 20 años. Los familiares de las víctimas de la Masacre serán parte del Consejo de Gestión de este espacio junto a otras organizaciones de Derechos Humanos. Para Gramajo esta es otra manera de reparación de la memoria de sus hijos. El año pasado, al cumplirse el primer aniversario de la Masacre se colocó una placa con los nombres y las edades de las siete víctimas. Allí puede leerse: Sergio Filiberto, 27 años; Federico Perrota, 22 años; Alan Córdoba, 18 años; Franco Pizarro, 27 años; Jhon Claros, 25 años; Juan José Cabrera, 23 años y Fernando Latorre, 24 años.

Sus familias y amigos, y los sobrevivientes de la Masacre esperan que los responsables materiales de sus muertes empiecen a recibir las condenas que les corresponden a partir de este lunes cuando se desarrolle la primera audiencia del juicio en la sede del Tribunal Oral Criminal Nro 1 de Pergamino.

“Somos 7 familias que desde el 2 de marzo del 2017, nos cambió por completo la vida. Cada una pudo procesar como pudo y llegar al juicio con más o menos esperanza, tenemos un colectivo de amigos que nos respalda y ayuda en esta lucha tan desigual (…). Deberemos enfrentarnos nuevamente a todo el dolor que será revivir cada instante de esa tarde noche del 2 de marzo del 2017 dónde 7 jóvenes entre 18 y 27 años perdieron la vida en manos de la bonaerense, y la desidia de otros actores”, finalizó Gramajo.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!