Juicio oral por gatillo fácil

Es por el homicidio de Luis Maidana cometido en 2004 por un grupo de calle de la comisaría de Pacheco.
Las audiencias comenzaron ayer en el Tribunal Oral número 4 de San Isidro. Allí se juzga a Sergio Daniel Romero, Hugo Carranza y Carlos Rivero, quienes el 27 de octubre de 2004 asesinaron a Maidana de tan solo 20 años. Los efectivos también son acusados de apremios ilegales y hechos de corrupción
Según los testigos, los policías circulaban sin uniforme y en un auto particular. Frenaron en la puerta de la casa de Luis, quien estaba junto a primos, hermanos y amigos en la vereda. Desde la ventana del vehículo, los policías comenzaron a disparar. Luego se bajaron y corrieron a Luis hasta los fondos de la viviendo en donde lo mataron delante de sus hermanos más pequeños.
Los policías, encubiertos por personal de la comisaría, no dejaron ingresar a la ambulancia, ni permitieron que Luis fuera atendido mientras aún estaba con vida. Además, intentaron borrar todas las huellas, omitiendo información en los peritajes. Como si esto fuera poco iniciaron una persecución hacia la familia, deteniendo por averiguación de antecedentes y maltratando a los hermanos menores de la víctima en decenas de oportunidades y amedrentando a otros testigos.
Los policías, encubiertos por personal de la comisaría, no dejaron ingresar a la ambulancia no permitiendo que Luis fuera atendido mientras aún estaba con vida. Además, intentaron borrar todas las huellas, omitiendo información en los peritajes. Como si esto fuera poco iniciaron una persecución hacia la familia, deteniendo por averiguación de antecedentes y maltratando a los hermanos menores de la víctima en decenas de oportunidades y amedrentando a otros testigos.
Las persecuciones se incrementaron al acercarse el inicio del juicio, ya que pese a las pruebas contundentes existentes en la causa, los efectivos siguen activos en la zona, no han sido detenidos, ni siquiera dados de baja.
Se espera que en este proceso declaren catorce testigos directos. La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos patrocina a Silvia Mabel Fernández, madre de la víctima.
Our website is protected by DMC Firewall!