Red Eco Alternativo ***

"Rezábamos para que mi papá se muriera"

Este es el título de la carta que Mariana Dopazo, ex hija del represor Miguel Etchecolatz, publicó en el portal La Garganta Poderosa, en respuesta a la decisión del tribunal que le otorgó la prisión domiciliaria a su progenitor, que ha sido condenado en seis juicios, cuatro veces a prisión perpetua, y tiene varios procesos abiertos por crímenes cometidos durante la última dictadura cívico militar empresarial (1976-1983). La compartimos

 

"Rezábamos para que mi papá se muriera"

Crear una vida propia, a las sombras de mi progenitor, uno de los genocidas más siniestros de nuestra historia, fue muy difícil. Siempre rodeados de armas, acompañados de custodia policial y metidos en una burbuja. Por Mariana Dopazo, ex hija de Miguel Etchecolatz.

Mi vieja hacía lo que podía, amenazada recurrentemente por él: “Si te vas, te pego un tiro a vos y a los chicos”. De hecho, mi recuerdo más crudo de la infancia da cuenta del sufrimiento permanente: cada vez que él volvía de la Jefatura de Policía de La Plata, nos encerrábamos a rezar en el armario con mi hermano Juan, para pedir que se muriera en el viaje.

Sí, eso sentíamos, todos los días de nuestras vidas.

Crecí entre situaciones traumáticas, en plena soledad, porque vivir con Etchecolatz significaba no tener paz, hacer lo que decía y acostumbrarse al miedo de abrir la boca, porque podría venirse la respuesta más terrible. Aun así, desde chiquita fui bastante rebelde, tanto que mi familia me apodó “estrellita roja”. Lo desobedecía, sí, tanto como era posible. Y a ese ritmo, se repetían sus golpes. Era cruel, castigaba muy fuerte y después se preocupaba: "Mirá lo que me hacés hacerte", decía. Cuando oía sus pasos, sentía el perfume del terror. Y sí, haber convivido con un genocida me permitió conocer su esencia, su faz más verdadera.

Siempre fue narcisista, una persona sin bondad, impenetrable, que nunca dio lugar para que sus hijos pudieran preguntar. Nunca nos explicó nada. Hay asesinos que le han contado algo a su círculo íntimo, pero Etchecolatz no. Y es un contrapunto interesante: no habló con su familia ni frente a la Justicia, sosteniendo un doble silencio. O sea, corporizó lo más terrible en todo momento, sin importarle jamás el otro y convirtiéndose en el símbolo más cruento del aparato represivo.

Cuando el Juzgado de Familia autorizó a deshacerme del apellido teñido de sangre, en 2016, para suplantarlo por el de mi abuelo materno, creí que había terminado una etapa. Sin embargo, la intención de beneficiar a los genocidas con el 2x1 me angustió y me impulsó a marchar por primera vez. Sentí que la Justicia había dejado de ser justa en materia de crímenes de lesa humanidad y empezaba a desampararnos. Pero incluso podía ser peor… Días atrás, mientras visitaba a mi familia me enteré que ahora tendrá el privilegio de irse a su casa. “Es imposible que le den la domiciliaria”, me aseguraba mi mamá, para tranquilizarme. Hasta que nos llamaron para avisarnos. Todo se convirtió en silencio. No pude pensar, ni hablar más. Así estuve la noche entera, tratando de salir de la oscuridad.

Ante semejante noticia, no puedo imaginarme lo que sentirán quienes lo sufrieron y menos todavía quienes deberán convivir con él, en el mismo barrio marplatense. Sólo dos tipos de personas conocen verdaderamente a un sujeto como él: sus víctimas y sus hijos. Por eso, a mí que no me lo vengan a contar. Nadie puede venderme el discurso de la reconciliación, ni el cuento del viejito enfermo que merece irse a su casa. Quienes conocemos su mirada, sabemos de qué se trata. Hay centenares de genocidas con prisión domiciliaria, pero él nos hierve la sangre porque representa lo peor de esa época, tras haber sido la cabeza de 21 centros clandestinos y no haberse arrepentido ni un centímetro de sus acciones, fiel e incondicional a las mentes que planificaron ideológicamente la masacre.

Justo y reparador sería que Miguel Osvaldo Etchecolatz estuviera para siempre en una cárcel común, hasta el final de sus días. Pues las marcas en el cuerpo, las marcas en la memoria, las marcas del espanto, las marcas del no saber, no se borran nunca, pero nunca más... Como sociedad, debemos luchar para que vuelvan atrás con esta decisión inadmisible y, aún en el sufrimiento, celebro que sigamos saliendo a la calle, aunque nos lo quieran prohibir. A mis 47 años, jamás creí que sufriríamos tal retroceso en Derechos Humanos, pero la fortaleza popular es enorme y debe seguir creciendo hasta meter a cada una de las bestias tras las rejas.

No se tranza con el dolor, ni se silencia el horror.

No pudieron vernos retroceder. Y tampoco van a poder.

 

 

Más del pais...

Hallaron muerto a Silverio Enriquez

Pueblos Originarios * 19-09-2018

Desde la Comisión de Recuperación Territorial, confirmaron que el cuerpo sin vida del miembro del Pueblo Wichí de Chaco fue encontrado alrededor del mediodía de este miércoles 19 de septiembre en el lote 44, parte de los territorios recuperados en el...

Leer más...

Mujeres presas denuncian peores condiciones de vida

DDHH * 19-09-2018

Se trata de mujeres alojadas en la Unidad Penal 33 de Los Hornos, que difundieron un comunicado donde detallan la difícil situación que están atravesando como consecuencia del ajuste económico en la Provincia de Buenos Aires. Esperan la intervención ...

Leer más...

El Directorio de Télam lanza un blog amateur

Trabajadores * 19-09-2018

El Directorio de la agencia Télam renovó hoy las evidencias que existen sobre su incapacidad para conducir una redacción periodística: realizó una convocatoria selectiva a trabajadores de la agencia, los invitó a romper el paro que se sostiene desde ...

Leer más...

El conflcito de Télam otra vez en la ONU

Trabajadores * 19-09-2018

La organización Amnistía Internacional, que acogió a fines de junio el reclamo por los despidos en Telam, envió al Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU un informe que será entregado a la representación argentina ante las Nac...

Leer más...

Trabajadores de Astilleros permanecerán en el Ministerio de Economía

Trabajadores * 18-09-2018

ATE Ensenada irrumpió en las instalaciones del Ministerio, luego de que la Provincia cancelara unilateralmente una reunión pautada e incumpliera los términos del acuerdo firmada el viernes para proveer de insumos. La decisión de tomar pacíficamente e...

Leer más...

Huelga de hambre en la Cárcel 33 de mujeres de Los Hornos

DDHH * 17-09-2018

Fue iniciada este lunes 17 de septiembre para visibilizar varios pedidos sin respuesta, como la oferta de cursos con salida laboral y capacitación profesional cortados. Denuncian además falta de atención medica a internas mayores de edad y con H.I.V...

Leer más...

A 12 años de la desaparición de Jorge Julio López

DDHH * 17-09-2018

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia convoca a manifestarse al cumplirse un nuevo aniversario de la segunda desaparición de Jorge Julio López, en la ciudad de La Plata el martes 18 de septiembre, a las 18, en Plaza Moreno; y en la Ciudad de Buenos ...

Leer más...

Amenazaron a una docente en Ramallo

Trabajadores * 17-09-2018

"Acordate de Corina", es el mensaje que encontró Amanda González, secretaria gremial de Suteba Ramallo (provincia de Buenos Aires) este domingo en su auto. En repudio a estas amenazas, este lunes 17 de septiembre, a las 19, se hará un abrazo a la sed...

Leer más...

Trabajadores de Astilleros Río Santiago lograron la firma de un acta

Trabajadores * 14-09-2018

Luego que más de 3000 trabajadores permanecieran en el astillero durante la tarde de ayer jueves, lograron la firma de un Acta Acuerdo entre el gremio y las autoridades de la empresa por la cual los funcionarios se comprometieron a entregar el gas, o...

Leer más...
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd