Red Eco Alternativo ***

"Rezábamos para que mi papá se muriera"

Este es el título de la carta que Mariana Dopazo, ex hija del represor Miguel Etchecolatz, publicó en el portal La Garganta Poderosa, en respuesta a la decisión del tribunal que le otorgó la prisión domiciliaria a su progenitor, que ha sido condenado en seis juicios, cuatro veces a prisión perpetua, y tiene varios procesos abiertos por crímenes cometidos durante la última dictadura cívico militar empresarial (1976-1983). La compartimos

 

"Rezábamos para que mi papá se muriera"

Crear una vida propia, a las sombras de mi progenitor, uno de los genocidas más siniestros de nuestra historia, fue muy difícil. Siempre rodeados de armas, acompañados de custodia policial y metidos en una burbuja. Por Mariana Dopazo, ex hija de Miguel Etchecolatz.

Mi vieja hacía lo que podía, amenazada recurrentemente por él: “Si te vas, te pego un tiro a vos y a los chicos”. De hecho, mi recuerdo más crudo de la infancia da cuenta del sufrimiento permanente: cada vez que él volvía de la Jefatura de Policía de La Plata, nos encerrábamos a rezar en el armario con mi hermano Juan, para pedir que se muriera en el viaje.

Sí, eso sentíamos, todos los días de nuestras vidas.

Crecí entre situaciones traumáticas, en plena soledad, porque vivir con Etchecolatz significaba no tener paz, hacer lo que decía y acostumbrarse al miedo de abrir la boca, porque podría venirse la respuesta más terrible. Aun así, desde chiquita fui bastante rebelde, tanto que mi familia me apodó “estrellita roja”. Lo desobedecía, sí, tanto como era posible. Y a ese ritmo, se repetían sus golpes. Era cruel, castigaba muy fuerte y después se preocupaba: "Mirá lo que me hacés hacerte", decía. Cuando oía sus pasos, sentía el perfume del terror. Y sí, haber convivido con un genocida me permitió conocer su esencia, su faz más verdadera.

Siempre fue narcisista, una persona sin bondad, impenetrable, que nunca dio lugar para que sus hijos pudieran preguntar. Nunca nos explicó nada. Hay asesinos que le han contado algo a su círculo íntimo, pero Etchecolatz no. Y es un contrapunto interesante: no habló con su familia ni frente a la Justicia, sosteniendo un doble silencio. O sea, corporizó lo más terrible en todo momento, sin importarle jamás el otro y convirtiéndose en el símbolo más cruento del aparato represivo.

Cuando el Juzgado de Familia autorizó a deshacerme del apellido teñido de sangre, en 2016, para suplantarlo por el de mi abuelo materno, creí que había terminado una etapa. Sin embargo, la intención de beneficiar a los genocidas con el 2x1 me angustió y me impulsó a marchar por primera vez. Sentí que la Justicia había dejado de ser justa en materia de crímenes de lesa humanidad y empezaba a desampararnos. Pero incluso podía ser peor… Días atrás, mientras visitaba a mi familia me enteré que ahora tendrá el privilegio de irse a su casa. “Es imposible que le den la domiciliaria”, me aseguraba mi mamá, para tranquilizarme. Hasta que nos llamaron para avisarnos. Todo se convirtió en silencio. No pude pensar, ni hablar más. Así estuve la noche entera, tratando de salir de la oscuridad.

Ante semejante noticia, no puedo imaginarme lo que sentirán quienes lo sufrieron y menos todavía quienes deberán convivir con él, en el mismo barrio marplatense. Sólo dos tipos de personas conocen verdaderamente a un sujeto como él: sus víctimas y sus hijos. Por eso, a mí que no me lo vengan a contar. Nadie puede venderme el discurso de la reconciliación, ni el cuento del viejito enfermo que merece irse a su casa. Quienes conocemos su mirada, sabemos de qué se trata. Hay centenares de genocidas con prisión domiciliaria, pero él nos hierve la sangre porque representa lo peor de esa época, tras haber sido la cabeza de 21 centros clandestinos y no haberse arrepentido ni un centímetro de sus acciones, fiel e incondicional a las mentes que planificaron ideológicamente la masacre.

Justo y reparador sería que Miguel Osvaldo Etchecolatz estuviera para siempre en una cárcel común, hasta el final de sus días. Pues las marcas en el cuerpo, las marcas en la memoria, las marcas del espanto, las marcas del no saber, no se borran nunca, pero nunca más... Como sociedad, debemos luchar para que vuelvan atrás con esta decisión inadmisible y, aún en el sufrimiento, celebro que sigamos saliendo a la calle, aunque nos lo quieran prohibir. A mis 47 años, jamás creí que sufriríamos tal retroceso en Derechos Humanos, pero la fortaleza popular es enorme y debe seguir creciendo hasta meter a cada una de las bestias tras las rejas.

No se tranza con el dolor, ni se silencia el horror.

No pudieron vernos retroceder. Y tampoco van a poder.

 

 

Más del pais...

Detuvieron a Sofía Gatica

Ambiente * 20-01-2018

La policia de Alta Gracia detuvo a la compañera Sofia E Gatica quien junto a vecinos y vecinas de la localidad de Dique Chico (Córdoba) intentaban impedir que el productor Dalmasso fumigara ilegalmente sus campos. Sofia fue golpeada mientras se negab...

Leer más...

Actos de intimidación y persecución a los mapuche

Pueblos Originarios * 20-01-2018

En la madrugada del 17 y  19 de enero se produjeron ataques incendiarios a la Comunidad Mapuche Las Huaytekas (Río Negro). También el 17, en la portada de ingreso a la ciudad de Esquel (Chubut), efectivos policiales bajaron del micro y requisaro...

Leer más...

“Van a morir pacientes en el hospital posadas si no reincorporan en sus pue…

Trabajadores * 19-01-2018

Así lo alertaron los delegados de los gremios CICOP y FESPROSA en una reunión que mantuvieron este  jueves 18 con funcionarios del ministro de Salud a quienes les advirtieron que “a raíz de los recientes 120 despidos en el hospital posadas puede...

Leer más...

La Plata: trabajadores votan permanencia en el Diario Hoy tras anuncio de d…

Trabajadores * 18-01-2018

Miryam Renée Chávez de Balcedo volvió a hacerse cargo del medio y anunció que el diario no saldrá hasta el martes además de presentar una lista con 45 despedidos. La izquierda Diario

Leer más...

Solidaridad con lxs trabajadorxs del Hospital Posadas

Trabajadores * 18-01-2018

Ante los recientes despidos en el Hospital Posadas, el Consejo Ejecutivo del gremio docente SUTEBA de Quilmes manifestó su solidaridad. Denuncia que una situación similar se vive en ese municipio del sur del conurbano bonaerense, con 400 despidos, en...

Leer más...

Observan al ENACOM por reiteradas negativas al fomento de medios comunitari…

Comunicación * 16-01-2018

La Defensoría del Público emitió un dictamen solicitando al Ente limitar su “discrecionalidad administrativa” frente a sucesivos rechazos a los proyectos de fomento que establece la ley. Las razones van desde una fotocopia mal cortada hasta que no se...

Leer más...

Comunidades y Lov Lavkenche en Resistencia ocupan Fundo Peleco

Pueblos Originarios * 16-01-2018

Asi lo dieron a conocer este martes en una declaración pública . El Fundo Peleco de Cañete es un terreno de 70 hectáreas que, afirman, fue "usurpado al pueblo mapuche por la Iglesia Católica y hoy bajo administración en comodato por la Universidad Ca...

Leer más...

Arbitrariedades manifiestas

DDHH * 16-01-2018

La Cámara Federal de Apelaciones rechazó el pedido de excarcelación presentado a favor de César Arakaki, militante del Partido Obrero detenido por haber participado de la movilización del 18 de diciembre pasado contra la reforma previsional. Reproduc...

Leer más...

TV Pública: La austeridad de Lombardi es solo para los trabajadores

Trabajadores * 16-01-2018

 Por primera vez en décadas, este fin de semana no hubo noticias el sábado ni el domingo en la Televisión Pública. Se trata de un nuevo capítulo del vaciamiento de los medios públicos que lleva adelante la gestión de Hernán Lombardi. No conforme...

Leer más...
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 

 
Our website is protected by DMC Firewall!