Red Eco Alternativo ***

"Estoy feliz. Estoy plena”

“No solamente es una ficha, se armó todo el rompecabezas. Se me completó la vida", dijo Adriana, la nieta recuperada 126 durante la conferencia de prensa realizada este martes 5 de diciembre al mediodía en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo.

 

Adriana es la hija de Violeta Graciela Ortolani y Edgardo Roberto Garnier. Nació en enero de 1977 durante el cautiverio de su madre.

"Tengo una familia hermosa. Tengo una Abuela, no lo puedo creer, con 40 años tengo una abuela, pude hablar con ella. Es una genia, ya la quiero. Se nota que es hermosa por fuera y por dentro", afirmó la nieta 126 en la conferencia de prensa en la que se dieron detalles de la recuperación de su identidad y de la historia de sus padres.

"Primero lo hago por mí, para compartir esta felicidad con todos ustedes. Y segundo, si puedo ayudar a quien tiene dudas, bienvenido sea", aseguró al explicar por qué participaba de la convocatoria en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo.

Ahora Adriana sabe que tiene una abuela paterna, Blanca Díaz de Garnier, que vive en la localidad entrerriana de Concepción del Uruguay donde nació su padre el 7 de agosto de 1955.

De chico Edgardo fue un excelente alumno, leía historietas y prefería las materias humanísticas. Le interesaba todo lo relacionado con la conquista del espacio. Luego de terminar el secundario se mudó a La Plata para estudiar Ingeniería Electromecánica.

Violeta nació en la Ciudad de Buenos Aires el 11 de octubre de 1953. A los tres años murió su mamá y fue criada por una tía, en Bolívar, Provincia de Buenos Aires. Siendo niña le gustaba la matemática y el futbol, y le apasionaba la investigación espacial. Era católica practicante. También se fue a La Plata, pero para estudiar Ingeniería Química. Trabajaba como mucama en el Hospital de Niños. Al comenzar a militar en la facultad, conoció a Edgardo.

Ambos militaron en la Federación de Agrupaciones Eva Perón, Edgardo también en la JP y Violeta en la JUP. Luego, ambos formaron parte de Montoneros. Para sus compañeros, ella era "La Viole", y él "La Vieja Bordolino" o "El Viejo".

Violeta fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976 en el Barrio La Granja de La Plata, con un embarazo de 8 meses. La pareja pensaba llamar a su bebé Vanesa, si era nena; Marcos o Enrique, si era varón.

Edgardo buscó incansablemente a Violeta y luego regresó a su pueblo en Entre Ríos. Cerca de la fecha probable de parto, reinició la búsqueda. Se despidió de su ciudad natal diciendo que iba a buscar a su hijo, pero al poco tiempo, el 8 de febrero de 1977, también fue secuestrado en La Plata.

Hace poco, Adriana supo que no era hija biológica de quienes la habían criado. Como su año de nacimiento coincidía con la época de la dictadura cívico-militar, se acercó al área de Presentación Espontánea de Abuelas de Plaza de Mayo.

Su partida de nacimiento falsa está firmada por la médica Juana Franicevich, quien ya había fraguado las partidas de tres nietos que fueron restituidos recientemente.

Adriana supo su verdadera identidad este lunes 4 de diciembre e inmediatamente accedió a acercarse a Abuelas para encontrarse con su familia y compañeros de militancia de sus padres.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!