Red Eco Alternativo ***

El sistema de la crueldad en Magdalena

La Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires realizó recientemente una inspección a la Unidad Penitenciaria Nº 36 de Magdalena, en la que constató – una vez más – prácticas generalizadas de tortura. Tras este relevamiento se efectuó una denuncia penal ante la Unidad Funcional Nº 6 de La Plata, en la que se reclamó un mayor compromiso y activismo por parte de la Justicia para terminar con estas graves violaciones a los derechos humanos.

El penal tiene capacidad para 684 personas, pero al momento de la inspección, realizada el 7 de julio pasado, había 890 detenidos, lo que indica un grado de hacinamiento del 30% en relación al cupo fijado por el Servicio Penitenciario Bonaerense. Sin embargo, un informe del Consejo de Defensores Públicos de la Provincia de 2010 había delimitado un cupo de 294 personas para este Penal no solo por su infraestructura sino también a partir de su capacidad para garantizar el acceso a derechos como salud, educación y alimentación, entre otros. Según estos parámetros, la sobrepoblación constatada por el Comité contra la Tortura de la Comisión por la Memoria (CCT-CPM) supera el 200%.
El día anterior a la inspección, un grupo de agentes penitenciarios accionó un matafuego desde una ventana que da al interior del sector de admisión de la Unidad, y diez minutos después desalojaron violentamente a las personas alojadas, que estaban ahogadas y cubiertas de polvo blanco. Se las sacó a los golpes hacia un patio interno, donde los penitenciarios, entre burlas, amenazas y humillaciones, los fotografiaban con sus teléfonos celulares. Según relataron las víctimas, esto ocurrió tras haber reclamado insistentemente una ración de comida. La Comisión pudo verificar este faltante de alimentos ya que los depósitos estaban completamente vacíos al momento de la inspección.
A esta situación, se agregan condiciones de aislamiento completo, sin acceso a duchas ni a recreación en el patio; celdas destruidas, con humedad y sin calefacción, que son ocupadas por cuatro personas.
De acuerdo al libro de guardia, se observó que no hay presencia permanente de médicos y enfermeros y que las historias clínicas no registran los distintos tratamientos de los pacientes.
Durante la visita de la Comisión se verificó además falta de agua potable, cañerías rotas, humedad y fuertes olores por el estado de las letrinas, conexiones eléctricas precarias y peligrosas e inexistencia de calefacción.
Esta situación llevó a la CPM a presentar una denuncia penal el 10 de julio ante la Unidad Funcional 6 del Departamento Judicial de La Plata, a cargo del fiscal Marcelo Romero. Además, se realizó una ampliación del habeas corpus colectivo que se tramita en el juzgado de Garantías 5 de La Plata desde setiembre de 2014. Según explicaron desde la CMP, “esta acción incorporó no sólo los registros de la inspección a la UP 36 de Magdalena sino también testimonios de familiares de detenidos de esa misma unidad penal: según dicen, en el pabellón 12 no se entregó ningún tipo de alimento entre el 10 y el 13 de julio pasado, es decir, inmediatamente después de la inspección del CCT-CPM”.
Sin duda, lo que sucede en la Unidad Penal Nº 36 no es una excepción sino una muestra de una práctica generalizada de tortura y malos tratos que se reproducen en los lugares de encierro de la Provincia de Buenos Aires.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!