“Me parece importante que todos tengamos acceso a la lectura del autor que nos interesa”

En el programa de Radio FLIA del 29 de abril, desde los estudios de FM La Tribu, profundizamos el debate acerca de los derechos de autor. Nos preguntamos ¿hasta dónde llega la propiedad intelectual de lx herederx de la obra de unx autorx? y ¿cuánto de esa obra nos pertenece como patrimonio a la humanidad? Realizamos una charla telefónica con el editor de una editorial pirata marplatense, con quien repasamos los tipos de ediciones piratas que existen, la manera en que estas editoriales recuperan autores que estaban olvidados, la persecución que sufren por los supuestos perjudicados y los distintos escenarios por donde circulan. Radio FLIA – Red Eco.
(Radio FLIA – Red Eco) Buenos Aires - RF (Radio FLIA): ¿De qué forma una editorial se convierte en “pirata”?
EP (Editorial Pirata): Eso depende de si existe la posibilidad o no de conseguir los derechos de autor. Hay dos tipos de ediciones piratas: por un lado, encontramos a personas que deciden editar algo que no está en circulación y, por el otro, existen editoriales que hacen réplicas de lo que ya está editado; este segundo es el que más le molesta a las grandes editoriales.

RF: ¿Por qué decidiste inclinarte por esta forma de editar?
EP: Mi intensión es compartir autores que no circulan, que no le interesan prácticamente a nadie y que no tienen un aparato de prensa que los difunda. Me parece que es importante que todos tengamos  acceso a la lectura del autor que nos interesa.

RF: ¿A quién perjudica la edición pirata de un autor que está perdido u olvidado?
EP: A los familiares. Si el escritor está vivo el perjudicado es él, igualmente  todos los escritores cobran el 10% del precio de la tapa del libro, el 90% queda en otras manos. Fogwill, por ejemplo, le hizo juicio a El cuenco de plata porque imprimieron 5000 libros más que los que él había pedido; este es el negocio que hacen las editoriales que realizan grandes tiradas.

RF: ¿Existe una lógica de doble piratería al editar en papel y al liberar contenido en internet?
EP: Liberar contenido en internet es sin costo y se necesita menos tiempo. Es la misma lógica, pero nadie toma como un regalo cuando el contenido es subido y se toma el trabajo de tipearlo y compartirlo.

RF: ¿Cuántas editoriales piratas hay?
EP: Creo que por suerte cada vez hay más. Digo por suerte porque nadie se hace millonario trabajando de esto.

RF: ¿Cuáles son los textos a los que apostas editar?
EP: Son textos que me gustaron, me recomendaron o son afines. El mismo trayecto que realizamos va marcando distintos lugares donde uno para y se nutre de estas cosas.

RF: ¿Es tu misión seguir apostando por este tipo de ediciones?
EP: No sé, uno no sabe por qué hace las cosas ya que son decisiones de vida. Creo que todo crece en algún momento y va tomando forma. Yo empecé sólo compartiendo un texto y la respuesta fue amplia, entonces decidí seguir y sumar textos nuevos.

RF: ¿Cuál es el lugar que ocupan las ediciones piratas en la escena editorial o del libro y cuál es el circuito qué realizan?
EP: Para que los libros que están por fuera del mercado sean difundidos es necesaria la presencia de los libreros amigos. En espacios como la FLIA o distintos tipos de feria también los podemos encontrar. Las ediciones piratas que realizan réplicas, generalmente, las encontrás en kioscos y estaciones de servicios.

RF: La obra de Sbarra nos llega desde ediciones piratas. Su obra estaba a punto de perderse porque no era tan conocido y actualmente hay un círculo grande activando para que no quede en el olvido… ¿Sabes quién tiene sus derechos o quién los tendrá?
EP: Los tiene la hermana. Cuando un autor se muere tienen que pasar 72 años para que los derechos sean liberados. Hay un documental español muy interesante que se llama “¡Copiad, malditos!” que  trata sobre los nuevos retos éticos y morales sobre la propiedad intelectual que plantea la revolución digital. Sbarra tenía “La rata, edición subterránea” que era su propia editorial. La primera publicación de su libro dice: “La rata no tiene editor responsable ni tampoco registro de la propiedad intelectual. Los libros de la rata no se venden en librerías, se consiguen en nuestros puestos clandestinos y en las casas de la gente que pagó diez dólares el ejemplar”. Editar a Sbarra es continuar con el legado de la autoedición y realmente estar al margen del mercado y de todos los grandes aparatos que generan millones y millones.

RF: ¿La situación legal es complicada para este tipo de ediciones o simplemente es el incordio de no poner datos reales o no poder circular libremente?
EP: Me parece que sí hay persecución. Hay una lucha constante sobre quién se queda con los derechos de los escritores muertos. Muchas de las personas que editaron réplicas estuvieron presas y sus libros fueron quemados. Katchadjian, por ejemplo, sólo realizó su ejercicio literario sin alterar la obra de Borges pero casi lo sentencian a varios años de prisión. Actualmente, me parece que va a cambiar la situación porque el ministro de Cultura era un CEO de Penguin Random House...

Adjuntamos además un manifiesto escrito en 2006 por Matias Reck, editor de Milena Caserola:
ISBN
¿Y ese B/N?

¿Y ese B/N? Es una pregunta que muchos nos hacemos, autores, editores, impren(teros), libreros, distrubuideros, autoediimprenlibreros, traductores, correctores, diagramadores, poetas, bohemios, verseros, cocineros, autoayuderos, bibliotecarios, becarios, profesores, estudiantes, estudiantes a estudiar.

¿Y ese B/N? ¿para qué sirve? Es el numerito que te indica el código internacional, del derecho legal que se utiliza para verificar el registro común de propiedad intelectual que te otorga la cámara del libro y que debe estar impreso en la sección de créditos con la catalogación correspondiente, así es reconocido en el respectivo código de barras que te envían en un archivo o diskette que cuesta cincuentamil australes según la cotización interespacial acompañado del bit alfanumérico JJCC123probando cuya razón social es verde.

¿Y ese B/N? a qué te suena, - International Social Bono Namber, Identifai Social Berret Namber, Identikit Seguriti Boston Nau, Inconformados Solos Borrachos Negadores de toda realidad posible, Isla Subdesarrollada Bana Nera, e infinidad de acepciones más, incluso la verdadera.

Todo está regulado, legalizado, informatizado, re-caro, auspiciado, subvencionado, estandarizado, normalizado, normatizado, verificado, corroborado, institucionalizado, aplastado, asentado y aprobado por las normas ISO 9002, y so?
A sí que ¿Y ese B/N? que pensaba ser la Catorseaba Vigésimosegunda XIV XXII contra-anti-no-alter-ilegal-sucia-trucha-paralela-obsecuente-cabezadura-izquierda-infantiloide Feria Internacional del broli Independiente, va a ir por el camino del Señor.

Nos portaremos bien, del 20 de abril al 8 de mayo de 2006 estaremos en la vereda de enfrente, en la de la sombra, abajo del techito, con nuestros estans, brolis, autores y editores independientes, viejos libreros, imprenteros copados, ratas de biblioteca, libros nuevos, usados, prestados, subrayados, fotocopiados, a mano, hasta las manos.

No quemaremos libros como en la feria de enfrente, los autores firmarán libros de otros, se imprimirán libros en el acto (sexual), no habrá presentaciones de libros sin vino, y muchas sorpresas más. A 400 años de la primera edición del Quijote, editaremos una versión trilingue del Libro gordo de Petete.

¿Y ese B/N? es una pregunta que todos nos hacemos, pero que nadie ha sabido responder, desde Gutemberg que nos venimos cuestionando lo mismo. Encontraremos respuesta algún día?, derrocaremos al mal?, el e-book es el nuevo Fahrenheit?, Planeta es la editorial más grande del Planeta?, Eudeba sigue siendo de la UBA?, los premios Alfaguara siguen siendo truchos?, Sudamericana la pegó con García Márquez?, La fundación El Libro no será La Fundición del Libro?, Si te pegás en la cabeza con un libro de tapa dura ¿duele?, La biblia sigue siendo el mayor best seler de la historia del libro?, Dios ¿cobra derechos de autor, o los cedió al Vaticano?

Our website is protected by DMC Firewall!