Red Eco Alternativo ***

Solidaridad ante el desalojo del Centro Cultural El Birri de Santa Fe

no_desalojo_birri.jpg
Desde los territorios de la ciudad de Rosario, nos solidarizamos con los compañeros y compañeras del Centro Cultural (CC) El Birri ante el intempestivo y violento desalojo llevado adelante por funcionarios de la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe y de la Policía provincial.
Resulta inentendible que en medio de la crisis de violencia que vive la provincia, no se tenga el más mínimo reparo y se avance contra los proyectos alternativos que se vienen desarrollando en las ciudades de Rosario y de Santa Fe que buscan, justamente, encontrar alternativas al modelo de exclusión y violencia que se viene imponiendo.



Un decreto que pone fin al comodato sin anuncio alguno, un desalojo inmediato que no respeta tiempos judiciales, que no da oportunidad de defensa a quienes legítimamente proyectan sobre aquellos espacios de la ciudad abandonados por ese mismo Estado que hoy pretende reutilizarlos sin ningún tipo de concertación o propuesta.
Asistimos hoy a la clausura y desalojo de un Centro Cultural históricamente referenciado por sus actividades comunitarias como La Birrilata, una formación popular infantil de Carnaval compuesta por niños y niñas de cuatro barrios de la ciudad de Santa Fe (San Lorenzo, Arenales, Santa Rosa y Chalet).
Un dato sobradamente figurativo reviste en la decisión de rescindir el comodato a dos semanas del tradicional Carnaval que se realiza todos los años en la Av. Gral. López, donde participan numerosos pibes y pibas de todas las barriadas populares de Santa Fe. Sí, los mismos pibes cuyos domicilios constan en la larga lista de desatinos que el Elenco Ejecutivo Provincial ha dispuesto para arrancar a los pibes de las garras del narcotráfico. Esos mismos pibes que seguramente sentirán una orfandad innecesaria –pero lastimosamente sistemática– al ver superpoblado por agentes de la Policía de Santa Fe lo que hasta ayer era territorio donde emplazar proyectos colectivos; es decir, otro tipo de vínculos e identidades, bien lejos de la violencia y la mezquindad.
Una muestra, en definitiva, de la separación absoluta que existe entre las cabezas que, supuestamente, “piensan” la ciudad y los pies que, realmente, la pisan, la viven y la construyen.
Este hecho pone en evidencia las sostenidas trabas y falta de apoyo a espacios gestionados de forma independiente y autónoma,  como CC El Birri, que ha sido un pilar fundamental en la revitalización de la cultura santafesina en los últimos años.
La provincia de Santa Fe atraviesa hoy una situación donde la violencia, el narcotráfico, la especulación, la corrupción policial, los espurios acuerdos publico-privados, son la cara que emerge a la luz pública sin que ningún funcionario político pueda articular una solución concreta, un proyecto que dignifique la vida de muchos sectores que gritan YA BASTA!. Un proyecto de los que construyen allí donde otros ven solo territorios inviables, por mas que el poder privado y las corporaciones pretendan instalar ese discurso para destruirlos. Que las ciudades pueden ser otra cosa. Que hay alternativas.
Así, las organizaciones sociales o los colectivos culturales, como el caso del CC El Birri, forman parte de una búsqueda distinta, de poner el cuerpo en la vida política, en lo público, lo común. De trazar puentes con otras realidades, de la integración entre distintos territorios que se unen bajo un mismo techo y sueñan otras realidades.
Si existe un consenso social amplio que pide a gritos soluciones de fondo al actual estado de cosas en las dos principales ciudades de la provincia; si esas soluciones de fondo no son otra cosa que los proyectos realmente inclusivos, autoorganizados, con participación popular, que trabajan mas allá de las coyunturas politiqueras; entonces no existe el más mínimo argumento para seguir promoviendo desalojos, justamente a este tipo de proyectos.
Y mucho menos cuando el principal desalojador no es una Empresa, sino el mismo Estado Municipal. Es decir, quienes deberían promover el valor de lo público, se comportan como el peor de los privados.
Desde Rosario, apoyamos con todas nuestras fuerzas a las organizaciones que dan vida al CC El Birri, deseando que este conflicto se resuelva en favor de quienes vienen habitándolo hace 10 años, promoviendo un espacio distinto en la ciudad, una utopia que se materializa.
Estamos alerta ante cualquier hecho violento promovido por el municipio y la policía, y enviando un abrazo fraterno a todos y todas las que conforman la asamblea permanente del CC El Birri en este difícil momento, que seguramente abrira nuevas perspectivas para consolidar la organización en la ciudad de santa fe.

Desde los territorios inviables de Rosario,
Movimiento 26 de Junio - Frente Popular Darío Santillán (FPDS)
Movimiento Giros - Partido para la Ciudad Futura (PCF)

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!