El veneno agroquímico

Vecinos marplatenses se movilizaron para denunciar la fumigación con agrotóxicos en áreas urbanas. La Asociación Civil para la Defensa del Ambiente BIOS realizó un el pedido formal de fortalecimiento del área de fiscalización del Ministerio de Asuntos Agrarios.
(Débora Sayanes -  Red Eco) Mar del Plata – Vecinos de los barrios San Jorge, La Herradura e Hipódromo, ubicados en la ciudad costera, se concentraron este sábado en la avenida Colón, para denunciar el uso de agroquímicos a menos de 20 metros de sus casas.
La fumigación con agrotóxicos no tiene límites estipulables, los vecinos marplatenses se suman a las miles de víctimas del modelo agropecuario. Hace tiempo que se encuentran en lucha para preservar la salud de la población, ya que en lotes linderos a sus hogares se fumiga con los plaguicidas que se utilizan en cultivos de soja y trigo.
Existen además otras zonas afectadas, como el barrio 2 de abril, Parque Peña, Félix U. Camet, Parque Palermo, Parque Hermoso, Santa Isabel, El Boquerón, La Peregrina, entre otros. “Todavía no hay respuestas por parte de la justicia y mucho menos de las autoridades municipales que en lugar de garantizar que se cumpla nuestro derecho a un ambiente sano y a una vida digna, privilegian el lucro de algunos”, manifestaron los vecinos.
Preocupados por la falta de acción en términos de fiscalización, integrantes de la Asociación Civil para la Defensa del Ambiente BIOS, se reunieron en la sede SENASA, para manifestar que se fortalezca el área de fiscalización en la delegación zonal. En este sentido, desde BIOS insistieron: “Nuestra inquietud tiene dos variantes: una, el mero cumplimiento de la ley de agroquímicos de la provincia. Y otra, la adecuación a la normativa vigente municipal, que agrega el principio precautorio de 1000 metros sin fumigaciones a la hoy cuestionada ley de agroquímicos debido a los avances en el conocimiento de los efectos a la salud provocados por la exposición a las fumigaciones. En nuestro municipio existe dicha normativa, pero constatamos en reiteradas oportunidades que no hay fiscalización alguna de su cumplimiento y hay que subsanar este problema”.
En la reunión estaban presentes las autoridades de SENASA (Director, abogados, asistentes, talleristas), el responsable municipal de Medio Ambiente, el Secretario de Salud de la comuna con dos asistentes sociales de zonas fumigadas, directores de Bromatología y el Jefe de Fiscalización del Ministerio de Asuntos Agrarios. 
Cada uno explicó las acciones que habían realizado desde marzo hasta ahora.
La Licenciada Silvana Bujan, integrante de Bios contó a Red Eco: “Se tomó el tema a partir de nuestra denuncia. Hace dos años no estaba en agenda ni tenían idea de tratarlo. Empezaron por primera vez a articular posibles soluciones interinstitucionales”. Entre las acciones que realizaron los diferentes sectores en cuestión se pueden destacar: desde el Senasa realizaron este año una campaña hacia el productor acerca de períodos de carencia a respetar, necesidad de agrónomos que haga las recetas, uso preventivo laboral de los agroquímicos y  precauciones a través de afiches, cursos, talleres y capacitaciones. Nunca antes se había hecho una acción similar. Desde Salud se hicieron capacitaciones y se confeccionó la ficha epidemiológica distribuida en las salas de salud de la periferia. Desde Bios manifestaron la inquietud de hacer también encuestas en el centro de la ciudad para evaluar diferencias entre los pacientes expuestos y los no expuestos. El Ministerio de Asuntos Agrarios asumió que el área de sede local es absolutamente deficiente porque una sola persona no puede asumir tamaña tarea. “Dijeron que estaban trabajando en la modificación del decreto reglamentario de la ley de agroquímicos, en un colectivo formado fundamentalmente por cámaras, aplicadores y empresarios. Eso fue cuestionado por nosotros, en ese colectivo hay un solo representante de productores orgánicos, y las demás eran cámaras empresarias, empresas, vendedores, a los que se sumaba el Instituto del Agua, defensoría del pueblo de provincia, en una discusión bastante desigual”, sostuvo Silvana Bujan y agregó: “Las autoridades están al tanto de que se adulteran y falsifican registros del RENSPA y están viendo como evitarlo, saben que se vende cualquier cosa, y asumen que hay que controlar. Creemos que es solo el comienzo y que deberemos estar atentos y movilizados para que las cosas avancen en algún sentido”.
Por su parte, los vecinos marplatenses aseguran que seguirán con el reclamo hasta que dejen de aplicar venenos para enriquecerse a costa de la salud de la población.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!