Riesgo a desaparecer

Empresarios privados insisten en la implementación del proyecto de la represa en arroyo Ayuí.
(Débora Sayanes – Red Eco) Corrientes – El proyecto impulsado por las empresas Adeco Agro – propiedad del financista húngaro George Soros – y Copra, cuyo titular es José Antonio Aranda, vicepresidente del grupo Clarín, busca construir una represa en el Arroyo Ayuí para crear un lago artificial de 8 mil hectáreas que le permita el riego de unas 18 mil para el cultivo de soja y arroz.
“Tan grande como El Palmar de Colón, Entre Ríos, mayor que la cercana y famosa Laguna del Iberá y 12 veces más extenso que el casco urbano de la cercana ciudad de Mercedes”, dice el biólogo Aníbal Parera en referencia a las proporciones que tendría el lago.
El Ayuí está en el corazón de la provincia de Corrientes, a 50 kilómetros de los Esteros del Iberá, y es el principal afluente del río Miriñay, que desagua en el río Uruguay.
Hace varios años que a través de diferentes acciones, organizaciones ambientalistas vienen denunciando este polémico proyecto de inversión privada que pretende adueñarse del ecosistema con el objetivo “de ampliar sus márgenes productivos o su renta”.
Guillermo Cardozo, coordinador de la Fundación Iberá de la provincia de Corrientes, afirma que “están preparados para empezar en septiembre las obras de la represa sobre el arroyo Ayuí”. Además, explicó las consecuencias ambientales que traería la implementación de dicho proyecto: “Biológicamente va a desaparecer el arroyo. En 55 kilómetros, todos los bosques en galería como pajonales y obviamente toda la fauna del lugar, como el lobito del lago, el aguará guazú desaparecerán o correrán un serio peligro”.
Varias entidades y ambientalistas resaltaron la ilegalidad que significa que un grupo privado “se adueñe de un río para hacerlo desaparecer junto a sus bosques y sus especies animales y vegetales”.
Muchos ganaderos y arroceros ubicados aguas abajo temen por posibles accidentes como roturas del dique; falta de agua, ya que no confían en que la empresa deje de retenerla en tiempos de sequía; y daños ecológicos irreversibles.
En el Ayuí viven especies amenazadas, como el ciervo de los pantanos, el aguará guazú y el lobito de río –las tres protegidas como Monumento Natural Provincial – que se verían desplazadas de su hábitat.
Si bien el Código de Aguas dice que un Estado provincial no puede permitir que se altere un cauce de agua público, la Legislatura correntina aprobó el proyecto de reordenamiento territorial de la ley de bosques que habilita el desmonte. “Esto implica aceptar la posibilidad de cualquier actividad productiva sin tener en cuenta el riesgo ambiental como la erosión que sufrirán estos suelos quedando sin cobertura protectora”, agrega Cardozo.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd