“Vamos a resistir hasta que esto se revierta”

Las topadoras de la empresa EIDICO destruyeron parte del sitio sagrado y arqueológico en el Canal Villanueva del Delta del Tigre. Organizaciones de vecinos y pueblos originarios resisten en el lugar para intentar frenar la desaparición de una zona rica medioambientalmente, mediante “Miamización” de la naturaleza.
(Celeste Neyra- Red Eco) Buenos Aires- Una gran parte de la arboleda, la flora y la fauna natural fueron destrozados, el jueves por la tarde, en el lugar de unas dos hectáreas ubicado en el margen del Canal Villanueva, entre la calle Brasil y el arroyo Garín. Desde entonces distintas organizaciones acampan en el lugar para impedir el avance de las topadoras, “vamos a resistir hasta que esto se revierta, así sea dentro de 20 años”, afirma Graciela Satalic, desde el acampe, con su voz difónica por el frío y la lluvia que soportó esta semana.
La empresa EIDICO está en manos de Jorge O'Reilly, ex asesor de Sergio Massa, cuando estuvo a cargo de la Jefatura de Gabinete de la Nación y actual intendente de Tigre. Desde su página web promociona desarrollo de proyectos “para transformar en realidades concretas aquellas necesidades, deseos y -por qué no- también sueños, de quienes nos acompañan”. Para ello ofrece emprendimientos inmobiliarios y de forestación. Siempre desde la perspectiva de la foto feliz, más parecida a una publicidad de un cementerio privado o una gaseosa yanqui que a lo que el Delta del Tigre es.
En este contexto, llevan adelante proyectos en la zona de Cuyo, en la Provincia de Buenos Aires, la Patagonia, en otros países, el Delta y El Tigre, donde tienen suficientes problemas con las poblaciones del lugar como para admitir que “quienes los acompañan” son un grupo muy reducido de personas.
Sus metodologías parecen no tener limitaciones, ni cumplir con la justicia. “EIDICO violó dos cautelares, que le impedía acceder a los terraplenes, ahora éstos son canales y la empresa se metió ahí”, relató Graciela, integrante del Movimiento en Defensa del Patrimonio Sagrado y Natural del Delta bonaerense.
Las topadoras no están trabajando desde que llegaron al lugar las organizaciones de vecinos y las comunidades de originarios, que están acampando allí. Sin embargo, “todavía está la draga de manera ilegal. Está chupando la tierra del fondo del lago, generando una importante contaminación”, agregó Satalic.
Además, la empresa se está ocupando de presionar a los vecinos que no quieren vender sus propiedades, les cercan las casas, como le sucedió a Carlos Arrambide, quién quedó adentro del barrio privado San Benito. Una anciana de 93 años, Sara Espinosa, vio cómo le alambraron la casa y quedaba sin posibilidad de salir más que por una pequeña zona alta.
El lugar es sumamente rico no sólo medioambientalmente sino también porque alberga restos arqueológicos de comunidades pre hispánicas, por ejemplo Punta Canal que tiene 1060 años.
Allí todo está siendo devastado por los barrios privados y los mega emprendimientos en general. Se urbaniza sobre humedales, sitios únicos para el equilibrio de la naturaleza, a lo que se suma la deforestación de los árboles naturales de la zona y la reforestación con especies exógenas.
“Debajo del terraplén hay restos de fauna, huesos, utensilios, piedras, era un lugar de intercambio. Hace 8 años que estamos haciendo ceremonias acompañando a las comunidades originarias” contó Graciela.
Es muy común que al realizar excavaciones previas a la construcción de los barrios privados se encuentren este tipo de elementos arqueológicos, ya que todos los sitios sagrados de la zona, donde las comunidades realizaban las ceremonias, cuentan con enterratorios. Al retirarse del lugar las comunidades no se llevaban consigo los utensillos, así que los enterraban.
Por eso, Graciela dice que cada vez que las topadoras dan vuelta la tierra “nosotros vamos corriendo a retirar y salvar los restos arqueológicos”.
Quienes están defendiendo el lugar, que pertenece al ADIF (ex ONABE) recibieron el apoyo de organizaciones de todo el país y del Uruguay. También los escuchó el INADI, quienes se comprometieron a presentar una denuncia por discriminación cultural y ambiental. Reclaman que se termine la amenaza de destrucción de la zona y para ello debe definirse también en qué términos el organismo oficial vendió las tierras que son un cementerio indígena. “Para nosotros es un lugar sagrado y ha sido declarado por el Senado de la Provincia de Buenos Aires como patrimonio arqueológico de interés y para la preservación del lugar” declaró Julio del Movimiento en Defensa del Patrimonio Sagrado y Cultural del Delta del Tigre bonaerense, en el programa Los Locos de Buenos Aires.
Como en otros casos vinculados a la defensa de la tierra de las comunidades originarias, el organismo que debería velar por estos derechos, el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas), se muestra ausente e indiferente.
Los originarios y vecinos interesado en mantener este lugar, van a seguir acampando hasta tener la certeza que se deje de destruir. “Queremos un predio para el pueblo, un espacio público, para las ceremonias, pero también para que vengan a visitar las escuelas, la gente, donde vivían los Querandíes. Nos estamos quedando sin lugar de esparcimiento para la gente que no puede ir a Mar del Plata, que se tomaba el colectivo y venía a pasar unos días acá”, dijo Graciela y agregó “Hay muchas contradicciones, hay gente que viene acá porque le gusta la naturaleza, pero para construir esas casas la arrasan, destruyen lo que hay y ponen una palmera”.

Más información: http://argentina.indymedia.org/news/2010/02/720067.php

Escuchar entrevista realizada en el programa Los Locos de Buenos Aires : {audio}http://www.redeco.com.ar/Documentos/Vecinos Tigre en Defensa Cementerio Indigena.mp3{/audio}
Descargar:Entrevista a Julio, vecino de Tigre en defensa del cementerio indígena
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd