Red Eco Alternativo ***

Alegatos en el juicio por el derrame en Caleta Córdova

El fiscal general Teodoro Nürnberg dio por probado que el petróleo derramado en diciembre de 2007 salió del buque tanque Presidente Illia y que el capitán de la embarcación Ricardo Ávalos, el superintendente de seguridad de la empresa Antares Naviera, Raúl Gemini, y el primer oficial Rubén Valle intentaron ocultar lo sucedido. En la audiencia de este jueves, será el turno de las defensas de los imputados.

En su alegato, Nürnberg solicitó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Comodoro Rivadavia una condena de 5 años de prisión para Ricardo Ávalos, como coautor del delito de contaminar de modo peligroso para la salud, el suelo, el agua y el ambiente general; 4 años para Raúl Gemini, como coautor de mismo delito; y 3 años y 8 meses para Rubén Valle, como partícipe necesario. No presentó cargos contra Raúl Pascual y Mariano Giordano, integrantes de la tripulación.

Durante la audiencia también tuvieron intervención Mirta Calvo, vecina de Caleta Córdova; y los amicus curiae, María José Quintana, Andrea Burucúa, Silvia Leanza y Hernán Scandizzo por Fundación Ecosur y Observatorio Petrolero Sur; y Santiago Cané por Fundación Ambiente y Recursos Naturales.

Para el Observatorio Petrolero Sur, a pesar de la excesiva demora para llegar a juicio, debido a que transcurrieron casi 13 años del derrame, este juicio marca un hito en la historia ambiental de Comodoro Rivadavia y de Argentina, ya que por primera vez se dirime la responsabilidad penal por la contaminación generada a partir de un derrame de crudo en el mar.

“Se está juzgando un modelo desaprensivo frente a la naturaleza y la vida misma. El modelo del contamino y abandono o del contamino y pago, sin tomar en cuenta los daños irreversibles y acumulativos que provoca esa contaminación sobre el ambiente costero y sobre la vida misma”, afirmaron; al tiempo que señalaron que el vertido de crudo al mar, a pesar de la sanción de la Ley 24.051 que lo tipifica como un delito, ha sido una práctica habitual que fluctuó de acuerdo al ritmo de las exportaciones de petróleo que, en el Golfo San Jorge, se realizan desde las monoboyas de la empresa Termap ubicadas en Caleta Córdova y Caleta Olivia.

“Por lo inconmensurable, no tenemos certezas del daño producido por el derrame ocurrido en Caleta Córdova en diciembre de 2007. Un derrame que fue el tiro de gracia para la pesca artesanal en ese lugar, y que sin embargo fue minimizado, reducido a una ‘oleosidad en el agua’, lo que pone de manifiesto la desaprensión frente a la naturaleza y la vida misma. Esa desaprensión es la naturalización de una conducta delictiva: contamino y abandono. Lo que se está juzgando en esta causa es ese modelo”, finalizaron desde el Observatorio.

Fuente: Observatorio Petrolero Sur.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd