Red Eco Alternativo ***

Inundaciones en Chaco: “El cambio climático es causado por el hombre, no por la naturaleza”

El presidente de la Fundación Mandela de Chaco, Rolando Núñez, describió la situación en la provincia a raíz de las impresionantes inundaciones que arrasaron campos y pueblos y afirmó que “todo el territorio agrícola de la provincia está inundado y en situación de desastre, con campos que tienen dos metros de agua encima”. Por Análisis Digital.

Explicó que ello se debe “al desarrollo del desmonte para la instalación de la soja, el girasol y el maíz –todo transgénico- rompiendo el equilibrio o balance ambiental que nos someten a inundaciones más inundaciones, sequías, inundaciones y sequías, en una serie que permite contemplar que estamos en un ciclo, no en una situación de contingencia”. Al respecto, aseveró que “se está dando un avance mayúsculo en territorios donde no se debe desmontar ni hacer agricultura industrial, pero sin embargo el gobierno chaqueño cedió el territorio a los grandes intereses de grandes empresarios sojeros, girasoleros y maiceros de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe”. “No entendieron ni el gobierno provincial, ni el gobierno nacional ni los productores que en la medida en que avanzaban desmontando iban generaban las causas para el cambio climático localizado en la provincia, que se asocia y combina con los factores generales que determinan esta situación. Esto no es la naturaleza sino que es el hombre que atacó a la naturaleza”, analizó.
En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza)Núñez indicó que “hay un planteo que preocupa y que se instaló en los medios de comunicación porque o es un error o es un enfoque que tiene una orientación para desinformar porque se habla de las consecuencias del cambio climático cuando en realidad hay que analizar las causas del cambio climático”.

Aseveró que “las consecuencias las estamos viendo, todo el territorio agrícola de la provincia de Chaco está inundado y en situación de desastre, con campos que tienen dos metros de agua encima” y analizó que “si se mira el viejo domo algonodonero con epicentro en Sáenz Peña y analizamos el sudoeste chaqueño donde se desarrolló el desmonte para la instalación de la soja, el girasol y el maíz –todo transgénico y con el paquete agrotecnológico que todos conocemos- terminamos rompiendo el equilibrio o balance ambiental en función de las características históricas –con algunas contingencias- que nos someten a inundaciones más inundaciones, sequías, inundaciones y sequías, en una serie que permite contemplar que estamos en un ciclo, no en una situación de contingencia”.

Al respecto, explicó que “en todo el sudoeste chaqueño se terminó de eliminar el monte nativo de la vieja cuña boscosa chaqueña y ahora van por más, van por El Impenetrable, y en el norte de Pampa del Infierno, Los Frentones, Río Muerto y hasta el límite con Santiago del Estero que es zona protegida, se está dando un avance mayúsculo, en territorios donde no se debe desmontar ni hacer agricultura industrial, pero sin embargo el gobierno chaqueño cedió el territorio a los grandes intereses de grandes empresarios sojeros, girasoleros y maiceros de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe fundamentalmente”.

“Esto permitió que de 2012 en adelante comenzaran a desmontar la zona protegida de bosques, y así estamos en este momento: con más de la mitad de Chaco inundado que coincide perfectamente con la zona donde se hacía monte y donde ahora se desarrolla la agricultura”, apuntó Núñez, que también planteó que “no entendieron ni el gobierno provincial, ni el gobierno nacional ni los productores que en la medida en que avanzaban desmontando iban generaban las causas para el cambio climático localizado en la provincia, que se asocia y combina con los factores generales que determinan esta situación. Lo mismo ocurre en Santiago del Estero, Formosa y Salta que todavía conservan retazos de esa vieja cuña boscosa del monte chaqueño”.

Ante ello, se preguntó: “¿Por qué no terminamos de reconocer los problemas, y que esto no es la naturaleza sino que es el hombre que atacó a la naturaleza, que hemos descarrilado y por eso estamos en esta situación”.

En el marco de su argumentación, mencionó que “si se analiza el régimen de lluvias 50 años para atrás vemos los marcadores en isohietas que se corrieron hacia el Chaco seco, y si se mira que allí se desmontó y hay chacras transgénicas, lo que no contemplaron es que si bien avanzó hacia el norte-oeste profundo del Chaco que es El Impenetrable, luego retrocedió y se están moviendo constantemente producto de que hemos atacado el monte que se sintetiza en lo que hoy se conoce como cambio climático, que es causado por el obrar humano y no por la naturaleza”. (N.R. La isoyeta o isohieta es una isolínea que une los puntos en un plano cartográfico que presentan la misma precipitación en la unidad de tiempo considerada. Así, para una misma área, se puede diseñar un gran número de planos con isoyetas, como las isoyetas de la precipitación media de largo periodo del mes o las isoyetas de las precipitaciones anuales”).

Aseveró que esto “ya no es una contingencia, es un ciclo y no se sabe cuándo vamos a salir del mismo” y mencionó que “la paradoja es que los grandes productores piden ser indemnizados o compensados en sus pérdidas, pero cuando tienen ganancias no las comparten”.

“Porque ese modelo de desmonte, quema de restos forestales, pasar la rastra y habilitar la charca en un corto periodo ha generado grandes dividendos y beneficios para muy pocos sectores productivos, que son los mega productores, pero cuando se les inunda el campo quieren reparaciones con plata publica que administran los gobiernos. Es un negocio completo: anti-ambiental, de naturaleza netamente económica, productivista y además asociados con los gobiernos cuando tienen pérdidas”.

Consultado por las comunidades originarias de la zona, afirmó que “el avance de la frontera agrícola transgénica significó el avance del desmonte contra la población rural, y la mayoría de los criollos pobres, pequeños productores minifundistas terminaron viviendo en asentamientos de localidades cercana o se trasladaron a Resistencia o Sáenz Peña”.

Describió que “del total de la población metropolitana de Chaco un tercio está en situación de indigencia, en asentamientos sin la mínima urbanización y eso no responde al crecimiento vegetativo de la población propia del área metropolitana sino al éxodo de la población rural de distintos puntos de la provincia para encontrar oportunidades de trabajo y sobrevivir. En ese sentido están muy afectados los criollos pobres y las comunidades indígenas que fueron desplazadas a lo más profundo de El Impenetrable, dejando las tierras fértiles o productivas cuyas poblaciones ya no existen”.

Por último, advirtió que “ahora hay otro problema porque como ya no hay capacidad de escurrimiento ni de absorción en el territorio agrícola los pueblos están siendo inundados y cuando pase este ciclo de inundación y se retiren las aguas, nos vamos a encontrar con las consecuencias propias de un pequeño tsunami de largo plazo, y veremos las consecuencias sanitarias, económicas, ambientales, sociales, educativas de los sectores más pobres”.

Fuente: Análisis Digital

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd