Marcha atrás con la incineración de residuos en la Ciudad de Buenos Aires

La jueza Elena Liberatori, del Juzgado de 1° en lo Contencioso y Administrativo porteño, ordenó la suspensión inmediata de los efectos de la Ley N° 5.966, que autorizaba al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta a llevar adelante esta práctica.
La norma había sido aprobada el 3 de mayo pasado por la Legislatura de la Ciudad y modificaba la Ley N°1.854 de Basura Cero, con el objetivo de autorizar la combustión de residuos sólidos urbanos con recuperación de energía (termovalorización) con independencia del grado de reducción de la cantidad de residuos que son destinados a disposición final a los rellenos sanitarios.

La Ley modificaba además, sin decirlo de manera explícita, la Ordenanza N° 39.025, “Código de Prevención de la Contaminación Ambiental”, que prohíbe la instalación de incineradores por parte del gobierno porteño.

Al considerar la gravedad que implicaba esta norma tanto el ambiente, la salud de los porteños, y el trabajo de las cooperativas de cartoneros y recicladores, la Federación de Cooperativas de Reciclado Limitada, las cooperativas El Ceibo, El Álamo, las Madreselvas, Reciclando Trabajo y Dignidad, del Sur, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, la Asociación por la Justicia Ambiental y la Fundación Greenpeace Argentina, con el patrocinio del equipo del Observatorio del Derecho a la Ciudad, presentaron una acción de amparo colectivo ambiental.

En su fallo, la magistrada determinó que el Plan Urbano Ambiental dispone que debe aprobarse un Código Ambiental para poner en marcha las acciones ordenadas en dicho Plan. Sobre la base de esta obligación constitucional incumplida desde el año 1996 –dictar el Código Ambiental-  tanto por el gobierno como la Legislatura de la Ciudad, se ha construido la costumbre de que los proyectos que involucran materia o asuntos medioambientales, se legislan por procedimiento común, cuando en realidad las cuestiones ambientales deben tratarse en el parlamento porteño a través del método de doble lectura.

El legislador por el Frente de Izquierda Gabriel Solano expresó que “la ley de incineración de basura es inválida porque ha violado la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, que establece que en materia ambiental se requiere atravesar el procedimiento de doble lectura (votación en primera instancia, audiencia pública y nueva votación) y una mayoría especial de 40 votos. Nada de esto ocurrió, ya que la ley fue votada por mayoría simple y sin pasar por audiencia pública y doble lectura. Este procedimiento ilegal convierte a la misma ley en ilegal y por ende no puede ser aplicada”.

Solano además explicó: “La incineración de basura implica un retroceso en materia ambiental de enormes proporciones, ya que autoriza la utilización de un procedimiento altamente contaminante que estaba expresamente prohibido en la Ciudad. Ocurre otro tanto a nivel internacional: en los países donde aún se utiliza la incineración existe planes para dejar de usarla en los próximos años, como sucede por ejemplo en la Unión Europea. Está probado que la construcción de los hornos incineradores va en detrimento del reciclado, dado que las empresas reclaman más basura para amortizar la inversión. Así, el gobierno terminará importando material en desuso a precios astronómicos, en vez de utilizar esos recursos económicos en cumplir con los objetivos establecidos en la ley de basura cero”.

Contactos: Alejandro Valiente (Federación de Cooperativas de Reciclado Limitada) 15-5413-4296 / María Cristina Lescano (Cooperativa El Ceibo) 15-6970-5893 / Alicia Montoya (Cooperativa de Trabajo El Álamo) 15-6399-0265 / Luis Alberto Díaz (Cooperativa de Trabajo Reciclando Trabajo y Dignidad) 15-6466-3029.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!