La siniestra idea de convertir alimentos en combustible

El pasado viernes 18 de enero, el Secretario de la producción, Hector Motta, recibió la visita del intendente de la ciudad entrerriana de La Paz, José Nogueira, quién fue acompañado por dos empresarios de la zona, interesados en dar impulso a un proyecto para instalar una planta de agrocombustibles en la zona portuaria de esa ciudad.

La comitiva fue encabezada por el intendente, Nogueira, quién se encontraba acompañado por José Angelino y Héctor Gervasoni, dos empresarios que hace un tiempo vienen trabajando en un proyecto para instalar una planta de biodiesel y etanol en la zona portuaria de La Paz, adaptando las instalaciones de un predio que pertenecía a una empresa de combustibles.

En declaraciones a medios provinciales Gervasoni dijo que “lo que se viene para el futuro” es el “biodiesel y el etanol”.

En este sentido indicó que “los privados estamos dispuestos a hacer el esfuerzo, pero necesitamos el aval de la provincia para algunos temas”, dejando bien claro que precisaran de la mano del estado.

Los empresarios mencionaron que la inversión inicial del proyecto es superior a los 8 millones de dólares, de los cuales el 50% serían reunidos por los empresarios, solicitando el acompañamiento del gobierno provincial para lograr financiar el resto de la inversión. De allí se desprende que el estado provincial (endeudado y reticente a responder en tiempo y forma las demandas gremiales de recomposición salarial de todos los estamentos de los trabajadores estatales) debería aportar nada menos que 4 millones de dólares para tal emprendimiento.

La idea es utilizar la infraestructura existente en la zona portuaria de La Paz que perteneciera a una empresa de combustibles y, realizando los acondicionamientos del caso, producir en una primera etapa 30.000 litros diarios del llamado biodiesel. Este volumen de producción permitiría abastecer a los productores del norte entrerriano y el sur de la provincia de Corrientes.

En tanto, Nogueira agradeció “la disponibilidad” de los funcionarios para tratar este tema. En función de ello estaban presentes en la reunión el Subsecretario de Producción agrícola, Recursos naturales y Desarrollo rural, Oscar Montero; el Coordinador de Gestión, Horacio Javier Soldini; Subsecretario de Industria, Pymes y Fomento de cadenas de calor, Mauro Alem y el Director de vinculación institucional, Danilo Brizuela, lo cual desnudaría toda una política ya anunciada por Sergio Urribarri antes de ser gobernador de Entre Ríos, bajo la mascarada del estadista del progreso que viene prefabricando desde hace un tiempo.

Para mayor claridad de esta problemática hay que releer la nota “Condenados a muerte prematura por hambre y sed mas de 3 mil millones de personas en el mundo”, de un tal Fidel Castro Ruz, fechada un 29 de marzo de 2007

Dice allí Fidel “la idea siniestra de convertir los alimentos en combustible quedó definitivamente establecida como línea económica de la política exterior de Estados Unidos el pasado lunes 26 de marzo. La tragedia no consiste en reducir gastos de energía, sino en la idea de convertir los alimentos en combustible”.

Fidel nos apunta que “una tonelada de maíz sólo puede producir 413 litros de etanol como promedio, de acuerdo con densidades, lo que equivale a 109 galones”.

“Otros países del mundo rico tienen programado usar no sólo maíz, sino también trigo, semillas de girasol, de colza y otros alimentos para dedicarlos a la producción de combustible”, informa con aguda precisión el Presidente cubano.

Siguiendo aquella ecuación arribamos a una sombría conclusión:

Si Entre Ríos destinara toda su producción de cereales y oleaginosas para producir los 30.000 litros diarios en un año; si imagináramos semejante esfuerzo, no sería suficiente: se precisarían casi 11 millones de toneladas de tales productos, cuando la producción entrerriana no llega a los 6 millones de toneladas, y hay indicios ratificados por especialistas en la materia que anuncian una baja en la producción ¿de donde saldrían los otros 5 millones? Todo estos números son registro oficial de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

Entonces ¿Qué estarán pensando los empresarios y funcionarios  de primera línea, detrás de los cuales esta el propio gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri?

Volvamos a Fidel: "Aplíquese esta receta a los países del Tercer Mundo y verán cuántas personas dejarán de consumir maíz entre las masas hambrientas de nuestro planeta. O algo peor; présteseles financiamiento a los países pobres para producir etanol del maíz o de cualquier otro tipo de alimento y no quedará un árbol para defender la humanidad del cambio climático."

Es hora que intelectuales, campesinos, pequeños y medianos productores, periodistas, pymes y el conjunto de las organizaciones populares de todo tipo, de la ciudad y el campo, comiencen a debatir y articular seriamente acerca de esta problemática, desde un sentido de soberanía y auténtica defensa del medio ambiente. Todo ello de la mano de la construcción de un mundo diferente: posible, urgente y necesario.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!