Red Eco Alternativo ***

Táser

"No creo que una fuerza policial pueda portar indiscriminadamente un arma de electrochoque como las Táser", afirma Gustavo Lahoud, integrante  del Instituto del Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP)

(Mario Hernandez) Argentina- El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con el mayor presupuesto en Seguridad y con el despliegue de fuerzas represivas más importante del país, casi tres veces los 300 efectivos recomendados por la ONU cada 100.000 habitantes, no pierde la oportunidad para volver a la carga con la necesidad de dar curso a la utilización de las pistolas Taser. En este caso aprovechó la muerte del policía federal, Juan Carlos Roldán, utilizada por los medios de comunicación para lograr consenso y por el gobierno de Larreta que hace más de diez años insiste con esto y sin contar que la compra de estas armas ya fue realizada y espera poder ponerlas en uso. El gobierno nacional por otra parte, volvió a dar un paso al costado al limitarse a decir que el permitir utilizar estos instrumentos de tortura es jurisdicción local, por lo que no tiene injerencia. Para saber qué opina al respecto, entrevistamos a Gustavo Laouhd y esto nos dijo

"Es muy complejo este tema. La idea de utilizar una pistola de electrochoque, que da una descarga, que a una persona por más que estuviera cometiendo un delito, si llega a tener una dificultad física importante, en función a la distancia en la que se hace ese disparo podría matarla.

Tiene dificultades obvias con el tipo de uso desproporcionado que podría hacerse en caso de no saber utilizarla adecuadamente. Por otro lado, hay un debate mundial en los últimos años sobre este tipo de elementos para ser utilizados en el ámbito de la seguridad pública. Hay visiones de un lado y del otro, pero lo que en un Estado democrático no debería faltar, que es lo que falta en la Argentina, es que esta situación debería ser discutida como una política de seguridad que rigiera a nivel federal y que estableciera en qué condiciones y marcos podría hacerse uso excepcional de armas de ese tipo que es lo que trató de definir la ministra Frederick cuando habló. Porque en diciembre del año pasado derogó el procedimiento que había dejado Patricia Bullrich para su uso indiscriminado. Ella decidió las pocas armas que hoy hay a disposición de las fuerzas federales, destinarlas a las fuerzas de elite. Con eso sacó las Taser de la posibilidad de que cualquier tipo de agente que esté haciendo tareas de calle porte las mismas. Por otro lado, hasta donde pude ver, y lo dijo el secretario de Seguridad, Eduardo Villlalba, hay alrededor de 90 pistolas de este tipo. No es que estamos ante miles de pistolas y se tuvo que tomar una decisión al respecto.

A mí lo que me preocupa es que falte claridad ante esto, debería discutirse entre todos los ministerios de Seguridad del país seriamente si esto debería ser o no utilizado de manera excepcional y en qué condiciones para la represión de un delito.

El problema es que las condiciones en las que el gobierno de la Ciudad pretendía universalizar su uso en CABA tienen que ver con situaciones muy peligrosas, porque no solo estaba vinculado al uso rutinario de las mismas y al despliegue de estos armamentos entre los oficiales de calle, sino además estaría vinculado a normas muy parecidas a los que Bullrich había dejado como herencia a nivel nacional para las fuerzas federales.

Lo preocupante es una fuerza como la de CABA que triplica la cantidad de efectivos por habitante. Yo dudo de cuáles son las condiciones de preparación de esta fuerza de seguridad  para hacer un uso proporcionado. Estoy hablando en términos técnicos de seguridad, “racional y proporcionado” y creo en definitiva que lo que está pasando hoy es que estamos en el peor de los mundos.

Berni le responde a la ministra de Seguridad, directa o indirectamente este señor que viene de una serie de registros lamentables en los últimos meses, en medio de la toma de Guernica, la situación de Facundo Astudillo Castro, etc. Por citar solo algunas cuestiones. Y está Berni generando una escalada declaratoria en conjunto con el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro. Esto habla de un escenario de irresponsabilidad absoluta en donde parecen estar jugando en contra de la ministra Frederick con estas declaraciones y nosotros en el peor de los mundos porque vienen los medios que te dicen que estamos vulnerables ante los delincuentes que pueden hacer lo que quieran.

Entonces, otra vez estamos ante escenarios favorables a este punitivismo populista que sabemos en qué termina, con lo cual yo creo que habría que desensillar hasta que aclare y poner en marcha una discusión institucional de alto nivel para resolverlo.

Yo no creo que una fuerza policial pueda portar indiscriminadamente un arma de electrochoque. De ninguna manera creo que eso sea viable en un Estado democrático. En todo caso habría que determinar en qué situaciones y en función de represión de qué tipos de delitos. Me parece que allí debería instalarse la discusión y no lo veo.

De los dos lados se están tirando con declaraciones, más desde Berni y D’Alessandro. Eso es muy preocupante porque sabemos que las cuestiones de inseguridad en cuanto a cómo son relatadas por los medios y por políticos irresponsables nos dejan después en escenarios muy complejos de levantar en términos democráticos."

 
Our website is protected by DMC Firewall!