Red Eco Alternativo ***

Tribu Carrizo lucha contra el muro fronterizo

Las tribus nativas buscan proteger sus árboles, ríos y cementerios sagrados. En nuestro viaje a Texas, visitamos a la Tribu Carrizo Comecrudo, llegamos a casa de Juan Mancías cerca de las 22 hs. Para llegar pasamos por carreteras llenas de árboles donde pudimos ver algunos venados.

(Amalia Vargas Inca - Pukio Sonqo) México - Al llegar Laura nuestra guía nos presentaron a Juan Mancías líder nativo que hoy está luchando junto a un grupo de hermanos nativos indígenas y vecinos contra la construcción del muro fronterizo, para proteger sus tierras. Esta lucha viene desde el 2019, y los Carrizos comecrudo en Octubre del año pasado se presentaron en la corte federal para entablar una demanda contra el gobierno, a quien acusan de mantener los detalles del proyecto en secreto, destruir árboles y ríos.

Mancías aseguró “nosotros protegemos nuestras tierras porque vinimos de ellas”. Nuestros territorios son sagrados y este proyecto del muro va en contra de varias leyes establecidas constitucionalmente que no se están respetando.

“Somos educados y podemos entender, muchas cosas, pero no podemos entender cómo se quieren tomar territorios nuestros donde en realidad no es el límite original, están entrando en nuestras tierras, que está muy alejada del límite.” comentó Juan Mancías, líder la Tribu Carrizo Come crudo.

El año pasado en Octubre la tribu presento una demanda en la que cuestionan la inconstitucionalidad de los decretos de Trump que desviaron dinero para el muro. Los expertos aseguran que el muro afectaría al Río Grande, que divide ambos países y no permitiría el acceso a las actividades recreativas de los ciudadanos de la zona

El muro además perturbaría los enterramientos de los nativos y los sitios sagrados situados a lo largo el delta del río. Es en esta zona donde los clanes tribales vivían, comerciaban y enterraban a sus muertos durante siglos antes de la colonización. La última fortaleza de la nación Carrizo/Comecrudo, una tribu original de Texas cuyos antepasados han habitado el Valle del Río Grande.

En declaraciones a The Guardian desde el campamento de la Aldea Yalui (Mariposa), Juan Mancías, de 65 años, jefe de la tribu, señala que "la frontera con México dividió a nuestra gente y ahora, este nuevo muro no muestra ningún respeto por nuestros ancestros, creencias o cultura que están ligados a estas tierras". Los agentes de la patrulla fronteriza vigilan el campamento de forma constante.

"Están tratando de borrar lo que somos, y eso es genocidio. La guerra con los pueblos indígenas no ha terminado, sólo han cambiado los campos de batalla. Ahora la batalla se libra en los tribunales", puntualiza.

De hecho, hasta la fecha no han trascendido muchos detalles sobre el proyecto de construcción del muro, ya que el gobierno, con el fin de poder agilizar el proyecto, dejó sin efecto 28 leyes de protección y supervisión, vinculadas con la calidad del aire y del agua, las especies en peligro de extinción, las tierras públicas y los derechos de los pueblos indígenas estadounidenses. La exención incluye la Ley de Preservación Arqueológica e Histórica y la Ley de Protección y Repatriación de Tumbas de Nativos Americanos.

La tribu ha presentado peticiones oficiales ante agencias gubernamentales y contratistas privados para que cesen las obras y se cancele el proyecto. Señalan que no quieren que este proyecto cause "más división, ni que se desentierren a nuestros ancestros. Los humanos no somos dueños de la tierra, la tierra nos posee, por eso la reclamamos. Nos identifica".

Es importante ir a la historia y crónicas para conocer porque las tribus están en esos lugares. Estas tribus vivieron por años en estos territorios. El primer contacto documentado de los exploradores coloniales con los clanes Carrizo/Comecrudo se remonta a principios del siglo XVI, o sea ellos ya estaban es sus territorios el cual hoy quieren dividirlo y quitarle parte de sus tierras sagradas donde ellos tienen sus Cementerios y lugares sagrado.

Por otro lado la década de 1840, la nación Carrizo comecrudo estuvo presente y luchó junto a los tejanos contra México, en un desafortunado intento de establecer la frontera a unos 160 kilómetros al sur del Río Grande. La lengua comecrudiana solo sigue existiendo a través de las canciones tradicionales, continúan haciendo sus ceremonias y trabajo en estas tierras. Sin embargo, para el gobierno, que se ha valido de distintos criterios y condiciones para reconocer oficialmente a 573 naciones indias, esto no es suficiente.

"Necesitaríamos un millón de dólares para contratar a consultores que pudieran encontrar los documentos necesarios para que las autoridades federales nos reconozcan como pueblo indígena, y habida cuenta de la violencia y los desplazamientos que hemos sufrido a lo largo de los siglos, es una carga casi imposible", lamenta Gussie Lord, abogada de asuntos tribales de la organización legal sin fines de lucro EarthJustice.

"Los colonizadores nos cortaron las manos y los pies, nos mataron y tomaron nuestra tierra, y ahora recae sobre nosotros la carga de probar que somos una tribu. Es la conexión constante con nuestra tierra y nuestros antepasados lo que sostiene y fortalece nuestra identidad y cultura, no lo que decide el gobierno federal de los Estados Unidos, y eso es lo que estamos intentando defender".

Destrucción ecológica

Los expertos en medioambiente advierten de las consecuencias potencialmente devastadoras que podría tener la construcción del muro a lo largo del Río Grande; un río internacional que divide a Estados Unidos y México. Se extiende a lo largo de 3.000 kilómetros y proporciona agua potable a cerca de 6 millones de personas, y es el hábitat para cientos de especies de aves, mamíferos, peces e insectos.

Tanto la Tribu que hoy sigue acampando en el territorio, al igual que muchos vecinos todos dicen "Todo el río se vería afectado por el muro, causaría destrucción ecológica, rompería a comunidades enteras y destruiría a muchas especies salvajes.”

Ya casi más de media noche Juan Macías líder, muestra su indignación por tanta invisibilizacion, han presentado papeles y no hay respuesta. La gente no comprende que en estos Territorios están también nuestras medicinas. Con respecto a esto nos comentó lo siguiente. "Están destruyendo todos los elementos nativos y de la naturaleza", lamenta. "Hemos acampado en el sitio para concienciar a la población y demostrar que no claudicaremos seguimos aquí, no nos iremos, y tenemos el derecho a expresar nuestra opinión. Es nuestra tierra".

Mancías es originario nativo de estas tierras, y siente una fuerte conexión con ese territorio ya que, dice, la historia y la identidad espiritual de su pueblo están arraigadas en todo el valle. Nos ha contado como viven sus ceremonias, como curan con sus plantas medicinales como el peyote y la relación con el universo y la madre tierra, que compartiremos en la próxima entrega

Creo que falta mucho por descolonizar, el hombre no comprende que el Planeta Tierra está necesitando de la protección no de la explotación, debemos comprender que está en nuestras manos hacer nuestra parte como hijos de la tierra, despertemos hoy.

 

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd