Red Eco Alternativo ***

Greta ya no les gusta

El discurso que Greta Thunberg acaba de pronunciar en las Naciones Unidas, apasionado y amenazador con la energía y sinceridad de quien padece el síndrome de Asperger, ya ha levantado algunas cejas.

(José Bembibre - El Salto) Mundo - No pasa día sin que nos recuerden la debilidad del crecimiento de la economía mundial y, como consecuencia, la amenaza de un nueva recesión.

Por otro lado, las señales del cambio climático, debido a la sobre explotación de los recursos naturales y las emisiones de CO2, son cada vez más evidentes y alarmantes. El éxito de las últimas manifestaciones del movimiento Fridays for the Future es una señal clara de la preocupación de la sociedad, en especial los jóvenes, por el futuro del planeta.

La reacción de las élites neoliberales ante estas dos crisis: una de falta de crecimiento y otra debida a los excesos consecuencia de un crecimiento económico desaforado, ha sido simplemente anestesiarlas.

Por una parte, los bancos centrales activan la emisión de dinero como si no hubiera mañana para evitar otro colapso como el de 2008, aunque ello signifique, por un lado, la destrucción de los ahorros de una generación de clases medias con intereses negativos y otros artefactos financieros y, por otro, el drenaje, gracias las redes financieras globales, de los fondos inyectados y la acumulación de cantidades astronómicas de dinero en muy pocas manos que pueden actuar, en la práctica, al margen de los Estados, imponiendo su agenda. Hoy disponen de la capacidad económica para planear e invertir en un proyecto de asentamiento humano en Marte mientras la Tierra cruje por los cuatro costados.

Por otro lado, en los países desarrollados de Occidente, donde la inquietud con el cambio climático es más aguda, los gobiernos emiten propaganda y programas de ahorro energético y más renovables con miles de millones para combatir los excesos de emisiones que provoca una actividad económica que desean mantener. Alemania, que lidera este movimiento, ha insistido y logrado, incrementar los límites de emisiones para vehículos diesel. Desean, como no, salvar su industria automovilística. Cuando Polonia, que es un taller de Alemania gracias a energía barata quemando carbón, pide compensaciones a Alemania para acelerar la parada de sus centrales de carbón, la respuesta de Alemania fue una negativa rotunda y Polonia continúa con el carbón como principal fuente de energía, sin planes concretos para cambiar.

Toda esta actividad aparentemente contradictoria oculta que las crisis económicas —cada vez mas frecuentes y destructivas— y el cambio climático son, en realidad, dos caras de una misma moneda: la globalización de la cadena productiva y de los flujos financieros que son la expresión del capitalismo en el siglo XXI.

Es la globalización la que origina que la disputa entre China y EE UU tenga repercusiones planetarias en el crecimiento.

Es la globalización la que permite calmar la ansiedad y preocupación de la sociedad con las consecuencias del cambio climático transfiriendo los procesos manufactureros más contaminantes, en términos de emisiones de CO2 y destrucción del medio ambiente, a China o India entre otros, como es el caso, por poner solo un ejemplo, del refino en China de las denominadas tierras raras. Un proceso que crea gigantescas balsas de residuos altamente venenosos para producir materias primas imprescindibles para la fabricación de productos de alta tecnología, entre ellos los generadores eólicos.

Un proceso de deslocalización totalmente inútil en lo que al clima se refiere ya que poco importa donde se producen las emisiones de CO2. El impacto real sobre el clima se produce en factorías globales como China o India o en el gran sumidero energético que es EE UU y lo ridículo e insuficiente de nuestros esfuerzos se entiende mejor si observamos las magnitudes en juego.

Solamente China emite 9.839 millones de toneladas de CO2 al año e India 2.467 millones. Entre las dos doblan las emisiones del tercero EE UU con 5.270 millones, mientras Alemania, que con 800 millones de toneladas de CO2 es el principal emisor de la UE, se va a gastar 53.000 millones de euros en reducir, en 12 años, sus emisiones en 300 millones de toneladas/año. Es decir, lo que emiten China más India en ¡10 días! Las emisiones de España, 281 millones de toneladas de CO2/año, equivalen a la emisión solo de China de 10 días.

Y no solo esto, China, en su programa de expansión global Road and Belt destina, según The Economist, dos tercios de sus inversiones energéticas en países en desarrollo a centrales eléctricas a partir de carbón. Una tecnología que China domina y una materia prima abundante en muchos de esos países para producir energía barata y, con ella, la fabricación de los productos más básicos que ya no compensa producir en China. Cuando estos países —y ya está ocurriendo— se conviertan en factorías delegadas de China el proceso será imparable. Al intentar detenerlo, millones de africanos saldrían a las calles en una revuelta inimaginable.

Sin poner freno de manera urgente al consumo desenfrenado que permita detener estas factorías globales —o lo que es lo mismo, la globalización— todos los esfuerzos están condenados al fracaso. Es necesario un movimiento a escala planetaria para limitar la globalización y su expresión ideológica el capitalismo neoliberal.

Los que han salido masivamente a las calles de Berlín, Nueva York, Madrid o Islamabad para exigir cambios y darle un futuro al planeta están en realidad cuestionando la globalización y el gapitalismo financiero que la hace posible. No deberíamos fiarnos de los que dicen que se conmueven con los discursos de Greta Thunberg pero defienden el posibilismo, la transversalidad y la inevitabilidad de la globalización en sus programas y acción política.

Los mismos que se acaban de manifestar masivamente contra el cambio climático y son jaleados solo como jóvenes alegres, coloristas y preocupados por la Madre Tierra llenado de álbumes fotográficos la prensa “progresista” como El Pais o el New York Times serían tratados como terroristas, acorralados y apaleados por antidisturbios si protestaran contra el capitalismo y su expresión la globalización. Ahí están las marchas en cada reunión del G7.

No tengo la menor idea de la profundidad del pensamiento de Greta Thunberg ni del activismo juvenil que la rodea, ni si son conscientes de las implicaciones para el orden mundial de su demandas. El discurso que Greta acaba de pronunciar en las Naciones Unidas, apasionado y amenazador con la energía y sinceridad de quien padece el síndrome de Asperger, ya ha levantado algunas cejas. También en España. Es una niña que no se debería meter en estas cosas, sus padres deberían protegerla, afirman. Creo que esperaban convertir a Greta y las manifestaciones juveniles en una feature más, para entretenimiento y desahogo, del circuito mundial de noticias y ahora temen que el personaje y su mensaje sincero y descarnado se les escape de las manos.

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!